saltar al contenido principal

Los exhibidores de cine andan tan a la gresca con Netflix, como los taxistas con Uber, lo que ha producido una enorme polémica en el Festival de Cannes. El último capítulo había sido la disparidad de criterios entre el presidente del Jurado, Pedro Almodóvar, en contra de que las películas no se estrenen en salas, y Will Smith, que cree que “son dos formas distintas de ver películas”.

No todo el mundo ha recibido bien que en la cita francesa se proyecten dos títulos de Netflix, Okja, de Bong Joon-ho, y The Meyerowitz Stories, de Noah Baumbach. Para colmo de males, la primera proyección de prensa de la primera ha sufrido un problema técnico, la imagen aparecía cortada por la parte superior y por abajo en la pantalla. Los periodistas de todo el mundo reunidos en la sala se pusieron a silbar, hasta que se interrumpió el pase.

A continuación, los presentes tuvieron que esperar 15 minutos, antes de que se repitiera la película desde el principio. Cuando volvió a aparecer el logotipo de Netflix, la mitad de la concurrencia lo abucheó, mientras que el resto aplaudía. Al final, todo el mundo especulaba con que podía tratarse de una conspiración para sabotear a la plataforma de ‘streaming’. La organización del Festival de Cannes ha emitido un comunicado en el que pide disculpas y aclara que se ha tratado de un error casual.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto