saltar al contenido principal

Arabia Saudí acaba de autorizar la apertura de salas de cine, prohibidas desde hace casi cuatro décadas.

El Ministerio de Cultura e Información concederá desde este momento licencias. Se estima que los primeros multicines abran al público en marzo. La medida, se enmarca en el programa de reformas lanzado por Mohamed Bin Salman, el príncipe heredero, que pretende modernizar el país, a la sombra de su padre, el rey Salman. 

Está previsto que el primer cine de Riad se inaugure con la proyección de Nacido rey, la primera superproducción rodada en el país, que está dirigida por el español Agustí Villaronga. Reconstruye la historia del príncipe Faisal, centrándose en sus primeros años de adolescentcia. Con un presupuesto de más de dieciocho millones de euros, la filmación acaba de concluir. El reparto, mayoritariamente británico, está encabezado por Ed Skrein.

Las salas fueron cerradas a principios de los 80, porque la monarquía saudí siguió los dictados del estamento religioso wahabí, al que concedió enormes poderes, de cara a evitar que se reprodujera en el país la revolución islámica vivida en Irán. Los wahabí no permitían la mayor parte de espectáculos públicos. Además de reabrir los cines, las nuevas leyes de Salman prevén acabar con otras normas anacrónicas, como la que impide conducir a las mujeres. 

“Esto marca un antes y un después en el desarrollo de la economía cultural en el reino”, ha declarado Awwad Alawwad,ministro de Cultura e Información. 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE