saltar al contenido principal

new banner app decine21 PEQUE

Nota decine21
estrella
Armageddon
Tienda amazon Tienda fnac

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
4
Llega la hora del juicio final
Llega la hora del juicio final

Un asteroide se dirige hacia la Tierra. En pocos días podría acabar con todo rastro del ser humano, como ocurrió muchos años atrás con los dinosaurios. ¿Qué hacer? Expertos de la NASA, consejeros presidenciales y estrategas militares se devanan los sesos. La única idea que podría funcionar es enviar una nave tripulada hasta el meteorito. Allí habría que hacer un agujero a una profundidad adecuada, e introducir en su interior un explosivo nuclear. La explosión debería romper el asteroide en mil pedazos, que tomaran una trayectoria no mortífera.

¿Pero quién es capaz de hacer un agujero lo bastante profundo para que la misión tenga éxito? ¡Está clarísimo! Expertos perforadores que buscan petróleo en los fondos oceánicos. Y el mejor es Harry S. Stamper (un Bruce Willlis tan duro como siempre) y su equipo. El problemas es que, aunque son muy buenos en su trabajo, son algo "bruticos". No en vano, el director Michael Bay ha definido la película como una especie de Doce del patíbulo del espacio, en referencia al célebre film sobre un grupo de reclusos que realizan una importante misión, enmarcada en la Segunda Guerra Mundial.

Acción trepidante desde el minuto uno. El inconfundible estilo de Michael Bay (un bombardeo de planos que apenas duran más de dos segundos cada uno) ayuda a crear ese ritmo apabullante, que deja sin aliento. Así es esta película. Desde la furia incontenida de Bruce Willis al descubrir a su hija líada con uno de sus hombres, pasando por la secuencia en la estación espacial rusa, hasta llegar al asteroide. Y por supuesto que no faltan algunos fragmentos de asteroide, que destruyen ciudades y monumentos emblemáticos de todo el mundo. Si la reciente Deep Impact se centraba en los sentimientos de los personajes, los responsables de Armageddon apuestan sin dudarlo por el espectáculo con enormes dosis de adrenalina. Eso no implica que hayan descuidado el argumento, que ha contado con todo un batallón de prestigiosos guionistas: Jonathan Hensleigh y Scott Rosenberg (Con Air (Convictos en el aire)), Robert Towne (Chinatown, Marea roja), Tony Gilroy (Medidas desesperadas), J.J. Abrams (A propósito de Henry) y Ann Biderman (Las dos caras de la verdad).

En el reparto tampoco se han regateado esfuerzos. Al imprescindible Willis hay que añadir a Ben Affleck (coganador de un Oscar por el guión de El indomable Will Hunting), Liv Tyler, Billy Bob Thornton, Steve Buscemi, Will Patton... Un reparto atractivo y a la vez arriesgado, que funciona perfectamente.

La película en tres frases

Michael Bay, director de la película, se entrevistó con el guionista, Jonathan Hensleigh, que acababa de conocer las mieles del éxito gracias al film de acción trepidante Con Air. Cuando Bay pidió a Hensleigh que le resumiera Armageddon en tres frases, ésta fue su respuesta:

1) Tienes un asteroide.

2) Tienes a unos tipos duros, prospectores de petróleo, a los que recluta la NASA. Vuelan allá arriba, y aterrizan sobre el meteorito.

3) Y entonces, todo empieza a salir mal.

Dice el director que le gustó mucho esta explicación. Especialmente la parte final: "todo empieza a salir mal". Porque no sólo era una película catastrófica: "para mí era una película sobre una misión".

En busca del título perfecto
En busca del título perfecto

En plena fase de preproducción de la película. Están charlando Michael Bay, Jonathan Hensleigh y Joe Roth (presidente del estudio Disney), diversos aspectos de la producción. Entonces uno exclama: "Es como el fin del mundo. ¡Es como Armageddon!." Se refería al lugar citado en el apocalipsis como punto de encuentro para el juicio final. Roth no lo duda un instante: "Armageddon, ése es el título de la película".

La cosa no acabó ahí. Resultó que, a pesar de ser un título tan poco convencional, estaba registrado por Warner. Entonces Roth hizo un intercambio: cedió los títulos de Conspiración y Un lío padre, de los que ostentaba los derechos, a cambio del de Armageddon. Ante las dudas de sus colegas, acerca de si una palabra tan rara calaría entre el público, Roth afirmó con rotundidad: "Confiad en mí. A partir del 1 de julio [la fecha de estreno del film en Estados Unidos], estaréis tan acostumbrados a Armageddon como a Häagan-Dazs, la famosa marca de helados". Y acertó como demuestran los más de 200 millones de dólares recaudados, sólo en Estados Unidos.

¡Acción!

Michael Bay se ha convertido en uno de los reyes del cine de acción. Recordamos, junto a Armageddon, los otros 2 populares títulos de Bay:

Dos policías rebeldes

Dos policías de carácter muy distinto: uno serio y tranquilo, el otro un cachondo mental. Por una serie de casualidades se ven obligados a intercambiar su identidad mientras investigan el robo de un alijo de heroína por valor de 100 millones dólares. Acción y enredo se combinan al estilo de Arma letal; sólo que en este caso los dos detectives protagonistas son negros.

La roca

Un militar, muy cabreado por el trato que reciben algunos soldados veteranos, especializados en guerra sucia, amenaza con usar armas químicas contra la población civil. Atrincherado en la antigua prisión de Alcatraz, un experto biólogo (Nicolas Cage) y el único preso que logró escapar de la mítica cárcel (Sean Connery) deben anular la terrible amenaza. Emoción a raudales.

Con la ayuda de la NASA
Con la ayuda de la NASA

Los responsables de Armageddon querían el máximo realismo posible en lo que se refiere a astronautas y naves espaciales. Para conseguirlo acudieron a los profesionales. Es decir, a la NASA. Michael Bay les convenció con una frase: "Esta película va a ser como un póster para reclutar astronautas". El hecho de que Jerry Bruckheimer, productor del film, hubiera hecho antes Top Gun (que cautivó al público con la posibilidad de ser piloto) ayudó sin duda a vender la idea.

El film contó con la participación del astrofísico Joseph P. Allen, astronauta en las misiones Apolo 15 y Apolo 17. Y con el asesoramiento de un experto en asteroides: Ivan Bekey, que formó parte del Consejo Nacional del Espacio de la Casa Blanca. El equipo de rodaje pudo acceder a las instalaciones menos conocidas de la NASA en Cabo Cañaveral y filmar el despegue auténtico de una lanzadera espacial. En el film se pueden ver imágenes del avión espía supersecreto SR 71 y trajes espaciales usados realmente por los astronautas, que pesan más de 30 kilos cada uno.

DVD
Distribuye: Walt Disney
Extras: Español e inglés 5.1. Remasterizada digitalmente. Comentarios. Escenas eliminadas. Storyboards. Diseños. Efectos especiales. Tráiler. Vídeo musical.
Cómpralo en... Tienda amazon Tienda fnac
CALENDARIO ESTRENOS DE CINE