saltar al contenido principal
inav
Nota decine21
estrella
Buscando a Nemo
Tienda amazon Tienda fnac

Buscando a Nemo

Finding Nemo

Crítica decine21.com

estrella
8
Evasión en la pecera
Evasión en la pecera

El pez payaso Marlin pierde a su esposa y a sus futuros hijos por el ataque de un enorme pez. Poco después, eclosiona el único huevo que ha podido salvar, dando lugar al nacimiento de Nemo. Temeroso de que la tragedia se repita, Marlin prácticamente no deja que su vástago se aleje del arrecife que sirve de hogar familiar, y no es capaz de dejarle solo ni siquiera en su primer día de clase. Para probar su libertad, en un tonto ataque de rabia, Nemo le desobedece y se aventura mar adentro, con tan mala suerte que es capturado por un submarinista.

Aunque el barco en el que viaja es más rápido que él, Marlin sigue su estela hasta que desaparece, y luego trata de recuperar unas gafas de buceo que se le han caído, con su dirección. Aunque Marlin lo ignora, se trata de la consulta de un dentista en Sidney, a cuya pecera va a parar Nemo junto con un grupo de peces desquiciados. Si no consigue escapar, acabará siendo un regalo para la nerviosa sobrina de su nuevo dueño. Mientras tanto, Marlin emprende una desesperada búsqueda de su hijo. En su camino le ayuda Dory, una simpática pez que a pesar de sus buenas intenciones sufre síndrome de Korsakov, lo que le provoca que olvide con rapidez los sucesos recientes. Juntos encontrarán inesperados aliados, pero también grandes peligros.

El último trabajo de Pixar, pioneros de la animación por ordenador, y creadores de cintas tan memorables como Toy Story y Monstruos, S.A., se ha convertido con toda justicia en la cinta de animación más taquillera de la historia, desbancando a El rey león. Y esto se explica, como es habitual en la compañía, por un guión redondo que combina un tono humorístico a base de diálogos que parecen sacados de la alta comedia clásica, con un trasfondo muy serio que exalta la paternidad. De hecho, el tema central, la sobreprotección de los hijos, proviene del miedo a ser un mal padre del propio director, Andrew Stanton, impulsor del proyecto, y hasta ahora colaborador habitual del máximo responsable de Pixar, John Lasseter, que esta vez ejerce como productor ejecutivo. A mediados de los 90, Stanton pasaba la mayor parte del día en la oficina, dedicando poco tiempo a su hijo, lo que produjo cierto sentimiento de culpa. “Cuando íbamos al parque me pasaba todo el tiempo diciendo: ¡No toques eso! ¡No te metas ahí!”, explica. “Así que al final me di cuenta de que iba a echar todo a perder, y que el miedo puede hacer que la gente se convierta en malos padres”. El guión, dirigido también a los más pequeños, intenta justificar este tipo de comportamientos de los padres, haciéndoles entender que si alguna vez se exceden, es por su propio bien.

La parte de la evasión de la pecera se basa en la realidad, exactamente en las visitas infantiles al dentista de Stanton. Cuando el director veía los peces de la consulta, imaginaba que al final idearían un método para salir de allí. Un día le propuso hacer una película sobre esto a John Lasseter, pensando que no le haría demasiado caso. Pero éste le respondió: “Tranquilo, desde que pronunciaste la palabra peces he dado luz verde al proyecto”.

Otro de los puntos fuertes de cualquier trabajo de Pixar es la calidad de la animación, de estilo realista. La compañía vuelve a demostrar que es insuperable en su tratamiento de texturas casi reales, aunque quizás les quede por mejorar en las figuras humanas. Además, esta cinta supone un gran avance en cuanto a recreación de líquidos, que por lo visto hasta ahora era la asignatura pendiente de la animación digital, pues no conseguían ser lo suficientemente convincentes.

Un título que da juego

La cinta ha sido tan popular que el título ha dado mucho juego a todo tipo de bromas. En Looney Tunes, un personaje que sufre un chapuzón involuntario asegura que bajo el agua ha encontrado a Nemo. En la entrega de los Oscar, Billy Crystal dijo que el famoso pececillo por fin había aparecido, en los canapés de pescado del aperitivo de la gala. Tras el estreno de la cinta gran número de chavales excesivamente sentimentales de Estados Unidos tiraban a sus peces por el retrete para que así llegaran al mar, como ocurre en la cinta.

Una empresa fabricante de peceras advirtió que en la realidad nunca llegarían al océano, pues existen máquinas que machacan los residuos sólidos al final de las tuberías de desagüe. Según esta entidad, la cinta debería haberse titulado Grinding Nemo (Triturando a Nemo).

Animadores bajo el mar
Animadores bajo el mar

Aunque viendo la película nadie lo diría, conseguir que los peces de una película de dibujos resulten expresivos es una misión complicada. Recordemos, por ejemplo, que no tienen manos ni piernas para expresarse. Buscando inspiración, los imaginativos animadores de Pixar instalaron una pecera gigante en los estudios, vieron todos los vídeos de documentales acuáticos que había en el mercado, y algunos llegaron a sacarse licencia de buzo, para poder comprobar cómo era la fauna submarina por sí mismos. Todo este esfuerzo se nota en el resultado final.

La madre de Nemo

La primera secuencia es una de las más duras, pues muestra la muerte de la madre del protagonista. Fue una de las partes del guión más discutidas por los responsables de Pixar, que recordaron que Disney en su día fue muy criticado por hacer llorar a los niños de todo el mundo con la muerte de la madre de Bambi. Pero el director y guionista Andrew Stanton se defiende muy bien.

“La muerte es algo que el cine y muchas culturas tienden a arrinconar, pero los niños no son tontos, no viven en una burbuja de plástico aislados. El cine no debe ocultarles temas tan importantes como la pérdida de un ser querido, la enfermedad y el sacrificio. La película trata de enseñarnos que el miedo no ha de condicionarnos la vida. Que los defectos, obstáculos y dificultades se superan con empeño”.

Reflejo de la sociedad
Reflejo de la sociedad

Leyendo entre líneas, lo que en cine se denomina “subtexto”, no resulta difícil encontrar en esta cinta un estremecedor y realista retrato de la sociedad moderna. En un mundo repleto de gente variopinta, todos nos hemos sentido alguna vez diferentes, como Nemo, que tiene una aleta más pequeña de lo normal, aunque esto no le causa tremendos problemas. Abundan las familias desestructuradas por diversas causas, como la del pececillo.

También los individuos que no pueden abandonar sus adicciones, aunque éstas afecten negativamente a su vida, como Bruce y el resto de tiburones, que se reúnen en un grupo de “depredadores anónimos”. Los trastornos mentales afectan incluso a la gente de buen corazón, como Dory. El film se muestra optimista sobre la convivencia, a pesar de que cada día nos encontremos con obsesivos, como las gaviotas; con tipos que van por la vida a toda velocidad, como las tortugas; o incluso con psicópatas en potencia como la sobrina del dentista.

Parte de la crítica estadounidense interpretó las taras psicológicas y físicas de los personajes como una alegoría del trauma que supuso el 11 S, aunque en realidad el guión estaba escrito antes.

Homenajes varipintos

Se han convertido en marca de fábrica de Pixar las continuas referencias a películas, para los espectadores adultos más cinéfilos. El ataque de las gaviotas imita planos de Los pájaros, el clásico de Alfred Hitchcock. La música de Psicosis se escucha al aparecer la temible sobrina. Cuando el tiburón Bruce persigue a los protagonistas, abre un boquete en el barco hundido y dice “aquí está Bruce”. Los apasionados del terror verán claramente que imita a El resplandor, y al famoso “aquí está Jack”, que dice Jack Nicholson por el agujero que ha abierto en una puerta. La canción que canturrea Ray, la manta, el profesor, es la que entonaba Kirk Douglas, en 20.000 leguas de viaje submarino, donde también había otro Nemo. Además, aparece en la consulta del dentista un muñeco de Buzz Lightyear (coprotagonista de Toy Story), mientras que un niño que está esperando lee un tebeo de The Incredibles, la próxima cinta de Pixar.

DVD, Blu-ray
Distribuye: Walt Disney
Extras: Español 5.1 e inglés 5.1. Explorando el arrecife con Jean-Michael Cousteau. Acuario virtual. Corto: Knick Knack. Vídeo musical. Juego. Enciclopedia del maestro Raya. Cuento. Así se hizo.
Cómpralo en... Tienda amazon Tienda fnac
CALENDARIO ESTRENOS DE CINE