saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Los lunes al sol
Tienda amazon Tienda fnac

Los lunes al sol

Los lunes al sol

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
6
Cuando no hay tajo
Cuando no hay tajo

Una ciudad portuaria innombrada, en Galicia. Tiempos de recesión. Los astilleros que daban trabajo a un buen número de gente han cerrado. Un grupo de amigos se vio afectado. Uno de ellos se apaña bastante bien regentando un bar. Otro trabaja de guardia jurado. El resto ha pasado a engrosar las listas de parados. Y con ese panorama a cuestas sobreviven y se reúnen con frecuencia en el bar, y allí ríen y lloran, tratan de llevar la situación lo mejor posible. Lo que a veces no es fácil.

Fernando León de Aranoa maneja junto a Ignacio del Moral un guión aparentemente invertebrado, con diálogos plenos de naturalidad, dichos por un reparto perfecto, en el que destaca Javier Bardem, uno de los grandes del actual cine español. Y consigue transmitir emociones sencillas con enorme fuerza. Como el mismo León decía recientemente, hablando de sus hábitos de espectador, (“Veo de todo, producciones de fuera, de aquí. Al final, con lo que me quedo, es con la sensación de que me han echado un poco de luz sobre algo, sobre la vida, sobre el amor, la sociedad... Me gusta la sensación de montaña rusa en el cine, sentarme y que me manejen.”), él procura hacer lo mismo contando historias con las que el espectador conecta inmediatamente.

Apenas ocurre nada en esta película galardonada con 5 Goyas, incluidos los de mejor película, director y actor principal. Pero tras la aparente levedad de una vida cotidiana y reconocible se nos habla de los rígidos mecanismos de una sociedad insolidaria, incapaz de dar trabajo a las personas de cierta edad, que socava los lazos más sagrados, que aboca a los más débiles a la salida en falso. Nadie tiene la culpa y todos tienen la culpa. La falta de ocupación laboral se revela mal gravísimo, no sólo por las carencias económicas que comporta, sino porque el hombre que no trabaja deja de ser hombre: su dignidad se ve gravemente afectada. Elevando la reflexión, se llega a decir que “Dios no cree en los hombres”. Esa culpabilización divina conduce sin remedio a la desesperación. Evita León los didactismos fáciles que llevan a condenar a personas e instituciones, pero deja su film un regusto de amargura y derrotismo, como si el actual estado de cosas fuera inalterable. Al final queda sólo un vago sentido de la lealtad para jugarlo todo a la carta de la supervivencia.

Cine con contenido

Decididamente Fernando León se aleja en Los lunes al sol del “hallazgo de guión”, que tan buen resultado le dio en Familia, al presentar a un personaje que, para cubrir sus carencia afectivas, contrata a un grupo de actores para que ejerzan como su familia en el día en que cumple años. Prefiere ensayar de nuevo el cine social de Barrio, donde mostraba a tres adolescentes dando tumbos durante un verano en una barriada de Madrid; y lo hace ampliando el campo, con más personajes y el tema del paro, que a tantas personas castiga.

Su cine va en la línea del británico Ken Loach, pero presentado con más inteligencia, sin poner nombres y apellidos a los causantes de las situaciones que critica; y procurando aligerar la indudable carga ideológica, a través de la humanidad de los personajes.

Quién es quién
Quién es quién

Los lunes al sol es una película eminentemente coral, con múltiples personajes, cada uno con sus propias circunstancias. He aquí una guía para no perderse:

SANTA (Javier Bardem): Un tipo que dice lo que piensa. Brusco y brutote, pero divertido. Añora las luchas sindicales de antaño, pero las considera agua pasada. Inefable su punto de vista acerca del célebre cuento de “La cigarra y la hormiga”.

JOSE (Luis Tosar): La falta de empleo le ha agriado el carácter. Cada vez está más malhumorado. Y en su cabeza rondan ideas que le corroen el alma: como que su mujer, que trabaja en la industria conservera, se la está pegando con su jefe. No se atrave a hablar con ella, aunque se confía a Santa.

LINO (José Ángel Egido): No ceja en sus esfuerzos por conseguir empleo. Prepara con empeño entrevistas. Pero sus esfuerzos por vestir con elegancia, teñirse el pelo para que no se adivine que ya tiene una cierta edad, o aprender un poco de informática con ayuda de su hijo, revelan su esencial impotencia.

ANA (Nieve de Medina): La esposa de Jose. Tiene trabajo, pero le machaca por dentro y por fuera. Le toca currar de noche, y apenas ve a su marido. Siente que éste tiene celos y vergüenza, porque ella trabaja y él no. Su inevitable olor a pescado –trabaja en una conservera–, es como un recordatorio del daño involuntario que inflige a su esposo.

REINA (Enrique Villén): Ha conseguido un trabajo de vigilante jurado. Su presencia en el grupo de amigos es como un silencioso reproche: se puede trabajar si uno lo desea, aunque las condiciones no sean las mejores del mundo. Esto crea distancias.

RICO (Joaquín Climent): Consiguió una buena indemnización, antes de que cerraran los astilleros. Y abrió un bar, que frecuentan sobre todo Santa y sus amigos, donde ahogan sus penas en una caña de cerveza.

NATA (Aida Folch): Quinceañera, hija de Rico. Representa el interrogante acerca de qué espera a las nuevas generaciones, laboral y afectivamente. La chica, mona, hace tilín a Santa, aunque se resiste, por sentido común y lealtad a Rico.

AMADOR (Celso Bugallo): Es el mayor del grupo. Amargado y un poco filósofo, sus amigos no saben interpretar sus silencios. En realidad la amistad en el grupo es algo superficial, no acaban de conocerse a fondo; hasta que es demasiado tarde.

SERGUEI (Serge Riaboukine): Ruso, inmigrante. Vino a España con deseos de trabajar, pero pronto descubrió que en todas partes cuecen habas. Y ahí está, engrosando las cifras del paro.

Domingos de fútbol

Si a Santa y a su grupo de amigos parados les toca pasar “los lunes al sol”, al menos los domingos pueden entretenerse viendo el fútbol en vivo y en directo. Todo gracias a Reina, que ha conseguido trabajo como vigilante jurado en un edificio en construcción cercano al estadio del equipo local. Así que para allá va todo el grupo el domingo, y aunque –como puede verse en el storyboard–,la visibilidad de las evoluciones del juego no es lo que se dice “perfecta”, al menos pasan el rato. Y conceden al espectador un rato divertido, dentro de la tragedia cotidiana de sus vidas.

Corazón de León
Corazón de León

Así, a corazón abierto, explica Fernando León su compromiso con la narración de historias cotidianas:

“Que por una vez los protagonistas sean ellos, los que hasta ahora protagonizaban sucesos de barrio, pequeñas columnas locales. Los que viven en los barrios, los que leen la vida en las revistas, los que tienen problemas para llegar a fin de mes, y a mitad, los que tienen problemas para comenzarlo.

(…) Que el género lo ponga la vida y escriba para nosotros los dramas que ocultan las puertas cerradas de sus dormitorios. Que cuente también sus comedias, sus buenos y malos humores y sus mejores momentos, los que suceden a diario en los billares, en las plazas, en los bancos de los parques, apasionados romances de patio interior, de pinzas y ropa tendida, esperanzadas crónicas del desempleo.

(…) Que el cine se ocupe de lo que tiene cerca, de lo que olvida porque no lo ve claro, porque no lo quiere ver. De sus historias cercanas, habituales, prodigiosas.”

DVD
Distribuye: Manga Films
Extras: Español 5.1. Tráiler. Así se hizo. Biofilmografías.
Cómpralo en... Tienda amazon Tienda fnac
También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE