saltar al contenido principal

apps

Nota decine21
estrella
Memorias de una geisha
Tienda amazon Tienda fnac

Memorias de una geisha

Memoirs of a Geisha

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
7
Amor prohibido
Amor prohibido

Adaptación de la célebre novela de Arthur Golden, que nos introduce en el misterioso mundo de las geishas japonesas. El film arranca cuando una humilde familia de campesinos coloca a sus dos pequeñas hijas en una casa de geishas, como modo de asegurar su supervivencia ante la acuciante pobreza. Las dos hermanas se separan, primero temporalmente, colocadas en pabellones diferentes, y luego definitivamente.

La pequeña Chiyo, que luego trocará su nombre por el de Sayuri, más adecuado para una geisha, se verá sumergida a su pesar en el mundo de esas extrañas mujeres de compañía. El desconocimiento que la niña tiene acerca de ese modo de vida les sirve, a Golden, a la guionista Robin Swicord y al director Rob Marshall, como excusa perfecta para describir de modo pedagógico en qué consiste eso de ser geisha.

A modo de película río, vemos a Sayuri crecer. Y siempre mantendrá en su recuerdo el gesto amable de un hombre cuando era pequeña. Un gesto que le devolvió las ganas de vivir y la esperanza, y que alimenta un amor hacia ese hombre, conocido como `El presidente', y con el que volverá a encontrarse una vez convertida en adulta.

El film muy bien un mundo predominantemente femenino. La rivalidad que se establece entre una Sayuri joven y hermosa, y una madura Hatsumono que fue, por así decir, la reina de las geishas, pero que empieza a hacerse mayor, tiene una enorme fuerza. Y sirve para mostrar cómo los sucesos de infancia marcaron a las dos mujeres, al tiempo que se señala el mayor peso del oficio de geisha, que es el de no poder tener un amor verdadero, exclusivo, para siempre. Precisamente ambas mujeres tratan de desafiar esta regla, con resultados desiguales.

Seguramente el principal logro del film de Marshall es no dejarse seducir por el exotismo de lo que se cuenta, hasta olvidar la historia. Sí, hay momentos que se prestan al esteticismo, y que están muy bien aprovechados (la primera danza de Sayuri como geisha es de una belleza deslumbrante, bien coreografiada por el director de Chicago, que aquí parece encontrarse a sus anchas), pero no se sacrifica a ellos la línea argumental, la construcción de los personajes. Además de los ya señalados, Sayuri y Hatsumono (estupendas Zhang Ziyi y Gong Li), destacan también Mameha (Michelle Yeoh), una geisha experimentada que guía personalmente el aprendizaje de la protagonista, el presidente, un personaje no tan sencillo de interpretar como podría parecer a primera vista, y que requiere una sutileza que Ken Watanabe sabe imprimirle a la perfección.

Es cierto que hay brusquedad en el momento en que la guerra hace que el mundo de las geishas se tambalee, y que hay momento en la historia pierde fuelle. Pero en líneas generales debemos decir que se trata de una buena adaptación de la novela de Golden, estupenda introducción a un mundo, el de las geishas, que muchas películas niponas dan por sentado que conocemos.

Un proyecto para Spielberg

Al poco de editarse la novela de Golden, Steven Spielberg se hizo con los derechos cinematográficos, y durante bastante tiempo se dijo que él mismo iba a dirigir la adaptación a la pantalla. Al final, el cineasta se ha conformado con producirla, tan apretada es su agenda de proyectos. Lo cierto es que la película conecta plenamente con su filmografía, especialmente con El imperio del sol. Al igual que en ese film, ambientado en Oriente, seguimos los pasos de una niña separada sin que ella lo quiera de sus padres, y que se ve forzada a entrar en el mundo de los adultos antes de tiempo. Se trata en ambos casos de describir, el final de la inocencia.

¿Qué es una geisha?
¿Qué es una geisha?

La geisha no es ni una esposa ni una amante ni una prostituta sino una especie de artista que se gana la vida entreteniendo a hombres poderosos. La palabra `gei´ en japonés significa `arte´. Una geisha recibe formación en baile, canto y música y es a la vez una brillante conversadora. Ríe las bromas de su cliente y nunca revela las confidencias de que es objeto. Parte del encanto de una geisha proviene de gestos tan sencillos como sus andares o un discreto movimiento de abanico.

Formarse como geisha supone años de esfuerzo y disciplina. Pero no hay que olvidar que bajo su máscara de maquillaje, aparentemente inexpresivo, se esconde una mujer de carne y hueso, con sus vivencias personales y secretos del corazón.

Un barrio en estudio

El barrio de las geishas se construyó en un enorme rancho a una hora de Los Angeles. Eran cinco manzanas de calles adoquinadas y callejuelas, que incluyen un río de 75 metros de largo, 6,5 de ancho y 2,5 de profundidad, con circuito cerrado de agua. Como materiales se utilizaron cedro, bambú y abeto blanco, los dos primeros importados de, Japón junto a unas vallas de paja entrelazada. La mayoría de los edificios del plató de Ventura Farms sólo tenían la fachada, aunque también había algunos con interiores increíblemente elaborados en los platós de Sony. Además se recrearon cerezos artesanales que marcaran las estaciones del año. Para el diseño de la luz, también se tuvo en cuenta de qué época del año se trataba: mediante un toldo retráctil de ¡8.000 metros cuadrados, en seis piezas! y focos diversos a gran altura, se consiguieron las diversas tonalidades.

Chinas japonesas
Chinas japonesas

Zhang Ziyi nació en Pekín, China. Gong Li, en Shenyang, en la provincia de Lioning, también en China. Y Michelle Yeoh procede de Ipoh, Malasia. ¿Por qué tres actrices no japonesas, para encarnar a figuras tan autóctonas como las geishas? Cosas de Hollywood, que necesitaban actrices capaces de hablar en inglés, y preferentemente conocidas por el público occidental, destinatario principal del film. De este modo, actrices que han trabajado con Zhang Yimou y Ang Lee eran candidatas naturales para estos papeles.

Lo paradójico es que ni en China ni en Japón la cosa ha caído en gracia. En el primer país consideran poco menos que un ultraje el que dos de sus principales actrices deban encarnar a mujeres con un oficio que a su entender no está muy lejos de la prostitución. De hecho, las autoridades se plantearon prohibir el estreno de la película. Mientras que los nipones no entienden cómo, para encarnar a geishas, se ha podido acudir a actrices no nacidas en Japón. Así, el único consuelo que les queda es ver a cuatro actores japones en papeles menores: Ken Watanabe, Koji Yakusho, Youki Kudoh y Kaori Momoi.

Vocabulario básico

En el mundo de las geishas hay algunas palabras que conviene conocer, para no perderse demasiado:

- hanamachi: barrio donde viven las geishas

- kaburenjo: en el hanamachi, el edificio que alberga la escuela, el teatro y la secretaría donde se forman las geishas

- okiya: casa de geishas

- okasan: dueña de la casa de geishas, a la que se suele llamar `madre´ o `mamita´

- onesan: `hermana´ mayor de una geisha

- danna: protector especial de una geisha

- maiko: aprendiz de geisha

- kabuki: teatro tradicional japonés

- shamisen: instrumento musical de tres cuerdas, asociado a las geishas

- kimono: prenda de vestir bastante simple, de unos siete metros de tela, pero que en el caso de las geishas conlleva toda una técnica en el modo en que cae y se forman sus pliegues y repliegues

- obi: fajín del kimono

- tabi: calcetines blancos de algodón, que cierran a un lado cuatro dedos del pie, separando el dedo gordo

- shibori: técnica de teñido del kimono

- sake: licor típico japonés

- kampai: brindis

- sumo: deporte de lucha muy popular en Japón

- rickshaw: carrito tirado por personas, medio de transporte típico en el Extremo Oriente

- shoji: puertas de papel propias de Japón.

- ranma: rejillas de madera labrada situadas sobre las shoji

DVD
Distribuye: Sony
Extras: Español e inglés 5.1. Banda sonora. Así se hizo. Documentales. Galería de fotos.
Cómpralo en... Tienda amazon Tienda fnac
CALENDARIO ESTRENOS DE CINE