saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Sky Captain y el mundo del mañana

Sky Captain y el mundo del mañana

Sky Captain And The World Of Tomorrow

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
7
Aventuras de siempre
Aventuras de siempre

Los buenos y los malos. El chico, la chica, la rival y el amigo. Y todos, dispuestos a salvar al mundo de cuantos villanos haga falta. Aventuras de toda la vida, vaya. Las típicas de los seriales, que se proyectaban en las animadas sesiones matinales de los sábados, destinadas a un público joven ávido de ser entrenido con imágenes en movimiento. Eso sí, las de este film están servidas con un ‘look’ diferente, y recurriendo a técnicas digitales usadas a una escala nunca abordada hasta la fecha. He aquí la original propuesta de Sky Captain y el mundo del mañana.

El film arranca en un estilizado Nueva York, en el año 1939. Una seria amenaza se cierne sobre el mundo mundial: los científicos más prestigiosos del planeta están desapareciendo misteriosamente. A lo que poco después sigue una invasión de la Gran Manzana por parte de enormes robots, y extraños fenómenos climáticos. A la hora de enfrentarse al peligro, y desvelar el alcance de la conspiración, juega papel principal un prestigioso piloto de avión: Joseph H. Sullivan, más popularmente conocido como ‘Sky Captain’. Y éste no tiene más remedio que asociarse con un antiguo amor: la intrépida Polly Perkins, reportera del Chronicle, quien cree que tiene aquí el 'scoop' de su vida, si se pega a los talones de Sky. Porque ella tiene algo que interesa a su ex novio, y que podría conducirles hasta el misterioso Dr. Totenkopft; y si quiere su colaboración, le debe dejar estar junto a él.

Como se ve, la trama se inscribe plenamente en el género de aventuras. Tenemos un ritmo trepidante, con un montón de situaciones límite, un enigma por aclarar, y unos personajes algo elementales, pero con diálogos ingeniosos, no exentos de humor. ¿El peligro de este esquema de juego? Que la parafernalia tecnológica que ha rodeado la producción del film saca al espectador un poquito de la historia. Ese mismo aspecto visual, de imágenes como desvaídas, parece que obligan al espectador a contemplar la historia un poco desde fuera. Estamos en un mundo de nebulosa, lejos de la realidad, pero tampoco completamente inmerso en la pura fantasía. Pero a cambio vemos tanto mimo en la composición de cada plano, que el resultado sólo puede ser descrito con un adjetivo: deslumbrante. Hay mucha cinefilia detrás de cada imagen, e influencias del cine negro, del expresionismo, del mundo del cómic, de las novelas conocidas como 'pulp fiction'…

Los hermanos Kerry y Kevin Conran son tan forofos del mundo imaginario que han creado, que han plagado todo el film de detalles primorosos, como el zeppelín que atraca en el Empire State Building. Eso sí, se han obligado a no descuidar la historia. Como dice Kevin, “la gente puede quedarse impresionada por el solo hecho de que se haya realizado la película, pero no van a cambiar ese quedarse impresionados por entretenerse.” Algo muy sencillo da idea de lo convencidos que están los Conran de esta afirmación: aunque usan en cada fotograma el ordenador, han escogido una historia de aventuras que bien podían haber disfrutado nuestros abuelos, y los abuelos de nuestros abuelos. Y al fin y al cabo, ¿no está haciendo lo mismo Peter Jackson con su nueva versión de King Kong, o con su trilogía de El Señor de los Anillos?

A fondo con los fondos

Antes de rodar, y de componer las imágenes de los actores con los escenarios digitales, era necesario concebir los mencionados escenarios. Kerry y Kevin emplearon meses en la preparación de bocetos. Fueron cientos los fondos creados a partir de esos fondos, que a su vez requerían miles de fotografías que sirvieron de referencia. Y en muchos planos, hay varias capas de esos fondos, hasta que los artistas lograban el aspecto apetecido. Eso sí, los ordenadores tuvieron que trabajar a fondo: piénsese que combinar los distintos fondos para crear una imagen, y unir esto a la escena rodada con los actores, supone consumo de tiempo del ordenador, que tiene que dedicarse a esa tarea. Con el peligro de que después de ese tiempo lo obtenido no sea lo deseado, y haya que volver a empezar. Para optimizar el tiempo disponible, se recurrió también a animáticas, diseños de escenas con aspecto elemental, casi de videojuego primitivo, que ofrecen una previsualización antes de acometer lo que se espera sea la escena en su aspecto definitivo.

Sensaciones de antaño
Sensaciones de antaño

Una historia situada en el pasado, pero de tintes futuristas y estilo retro. Destilando nostalgia de los viejos seriales y las historias de Flash Gordon y pilotos de hazañas bélicas por todos sus poros. Sin duda que Kerry Conran, director y guionista, tiene gustos muy semejantes a los de un tal George Lucas, que devoraba productos muy similares, que inspiraron las sagas de La guerra de las galaxias e Indiana Jones. De hecho el film homenaje a los títulos de Lucas en muchos aspectos: esa guerra de sexos que mantienen Sky Captain y Polly recuerda a la que mantiene Han Solo con la princesa Leia. La presencia de ciudades en una nube, o los paisajes selváticas, retrotraen a los planetas de Star Wars. Algunos pasajes de los aviones circulando entre estrechas paredes recuerdan a las naves que se dirigen a destruir la Estrella de la Muerte. Y ese puente colgante, que da a un abismo interminable, también recuerda a otros vistos en los filmes de Lucas. Y se pueden citar muchos más homenajes fílmicos: los más claros son a los dinosaurios de Parque Jurásico, al idílico refugio de Shangri-La en Horizontes perdidos, a los edificios y robots de Metrópolis, y a lo se esconde detrás de El mago de Oz (lo que, por cierto, propicia la muy graciosa intervención de un inesperado Laurence Olivier).

Un proyecto de 10 años

El caso de Kerry Conran (1967, Flint, Michigan) es de ésos que parecen de cuento de hadas. El cineasta creció con su hermano Kevin filmando películas con una cámara de aficionado en el patio de su casa. Y estudió cine en CalArts. Pero la película que cambió su vida fue Parque Jurásico. Cuando vio los dinosaurios de Spielberg, generados por ordenador e insertos en la trama con un increíble aspecto realista, decidió que él rodaría una película usando todas las posibilidades de la nueva técnica. Su idea fue una aproximación doméstica: con un pequeño presupuesto, empapeló su apartamento convirtiéndolo en un improvidado plató de ‘pantalla azul’ y empezó a filmar a sus amigos, improvisados actores. La imagen la pasaba a su Macintosh, y con herramientas digitales creaba los escenarios. De este modo llegó a rodar, después de varios años, un corto para enseñar, que tituló El mundo del mañana, y que duraba seis minutos. Lo que parecía una fantasía dio resultado. A través de un amigo llegó hasta el productor y director Jon Avnet (Tomates verdes fritos), que le encantó la idea, y que logró embarcar en el proyecto a Gwyneth Paltrow y Jude Law, a este segundo también como coproductor. Kerry, un completo desconocido hasta la fecha en Hollywood, y al parecer bastante tímido, ha visto hecho realidad su sueño; y su hermanito, compañero de los juegos de la niñez, se ha encargado de la importante tarea del diseño de producción.

Creando de la nada
Creando de la nada

Creando de la nada, o casi. Y sin salir de casa. O del plató. Porque uno de los aspectos más llamativos del film de Kerry Conran es que la mayor parte de los decorados son virtuales, o sea, creados con herramientas digitales. Con el consiguiente ahorro en búsqueda de localizaciones y construcción de escenarios. Todos los planos contienen efectos especiales, y han pasado por el ordenador. Y no debemos pensar sólo en robots, explosiones y grandes edificios. O en selvas, montañas y fondos submarinos. Otros elementos más comunes como las paredes, los cuadros que cuelgan de ellas, ventanas, estanterías, lámparas, tuberías, etcétera, no existen en la realidad. Los actores han rodado prácticamente todo el metraje de vídeo digital de alta definición ante una pantalla azul, imaginando lo que había a su alrededor, y utilizando muy pocos objetos ‘que se puedan tocar’. Asegura Conran que “la meta era hacer una película de acción real, pero usando las convenciones de la animación tradicional”.

El productor Jon Avnet gastó 250.000 dólares en convertir la nave de una vieja imprenta en los cuarteles generales del film, lo que incluía montones de ordenadores, manejados por modeladores, creadores de texturas, iluminadores… O sea, una auténtica empresa de efectos especiales digitales, que incluía un plató de pantalla azul. La idea era ser autosuficientes en la creación de los efectos, pero al final hubo que recurrir a otras empresas para terminar el film a tiempo y así llevarlo a buen puerto.

DVD
Distribuye: DeAPlaneta
Extras: Español 5.1 e inglés 5.1. Fichas.
También te pueden interesar
  • Últimos comentarios de los lectores (2)

    2506 | edison cabrera - 2016-10-03 01:56:32
    esa muy buena la pelicula me gusto
    940 | Leo - 2015-05-15 15:57:09
    Esta película no debería ni estar en la lista de las 100 películas de ciencia ficción notable, ni siquiera en las de "quiero y no puedo", es infumable, un guion obtuso y sin gancho, la fotografía, fondos, actores....todo es penoso, lo único bueno de toda la película son las palabras que ponen fin a la misma y eso dice muy poco en su favor...lamentable que la pongan codeándose con obras maestras como 2001, Akira o THX por decir algunas...
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto