saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Annabelle

Annabelle

Annabelle

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

Annabelle

John Form ha encontrado el regalo perfecto para su esposa embarazada, Mia: una muñeca antigua ataviada con un reluciente vestido de boda; sin embargo, Mia no podrá disfrutar mucho de su regalo. Una noche aterradora, los miembros de una secta satánica invaden su hogar y atacan a la pareja. Además de sembrar el terror y derramar sangre a su paso, invocan a un ente maligno que provocará desgracias aún mayores y que ha poseído el cuerpo de... Annabelle.

Galería de imágenes

Annabelle
Annabelle
Annabelle
Annabelle
Annabelle
Annabelle
Annabelle
Annabelle

Crítica decine21.com

estrella
5
La muñeca diabólica
La muñeca diabólica

Spin-off de Expediente Warren centrado en Annabelle, uno de los hallazgos más escalofriantes del film de James Wan, que ahora ejerce como productor. El director de fotografía de la exitosa cinta, John R. Leonetti, se ocupa de la realización del que supone su tercer largometraje, tras Mortal Kombat: Aniquilación y El efecto mariposa 2, cuyos títulos hablan por sí solos.

En Annabelle, John Form le regala una antigua muñeca de porcelana a Mia, su esposa embarazada, que colecciona piezas similares. Una noche, ésta sufre el ataque de la enloquecida hija de los vecinos, junto al líder de la secta satánica a la que pertenece. Aunque la policía evita una tragedia mayor, la sangre de la joven sectaria se derrama sobre la muñeca...

Leonetti carece del dominio de los mecanismos del terror de Wan, y ni siquiera se luce como cabía esperar en su terreno fotográfico, pues aquí la iluminación resulta tan convencional como el resto de la película. La embarazada acosada por sectarios y las alusiones a Charles Manson recordarán inevitablemente a La semilla del diablo, pero el film trae también a la mente otros muchos títulos, como La profecía, y las numerosas cintas en las que han aparecido juguetes aterradores, como Poltergeist, Puppet Master, Juguetes asesinos, May, Muñeco diabólico, y hasta Silencio desde el mal, del propio Wan.

El presupuesto no da para grandes estrellas, y ni siquiera permite recuperar a Luke Wilson y Vera Farmiga, protagonistas del original, que en este tipo de explotaciones suelen aparecer al menos en un cameo. Pero los prácticamente desconocidos Annabelle Wallis y Ward Horton realizan un esforzado trabajo. Trata de maquillar un poco la falta de un prestigioso reparto la presencia de la nominada al Oscar en 1984 Alfre Woodard, que sin embargo no logra la empatía esperada de su personaje por un problema de guión.

A pesar de todo esto, lo cierto es que Annabelle cumple su objetivo de mantener enganchado al espectador, gracias a que se ciñe al esquema clásico del relato de fantasmas, inquietando por ambientación y algún susto efectivo, en lugar de excederse en truculencia. Y hasta guarda algún hallazgo interesante, como la secuencia en la que la actriz principal recoge dibujos infantiles que predicen un infortunio.

DVD, Blu-ray
Distribuye: Warner
Extras: Español e inglés 5.1. Documentales. Escenas eliminadas.
También te pueden interesar
  • Últimos comentarios de los lectores (2)

    156 | Daniel Lorenzo - 2014-10-20 21:02:09
    #concursofindecine

    Cuando, a mediados de los años 60, la compañía juguetera Hasbro lanzó al mercado los muñecos G.I. Joe, los llamó “figuras de acción totalmente articuladas, con armas y accesorios intercambiables”. La compañía buscaba dotar de prestigio a lo que hasta ese momento eran simples juguetes para críos. No son muñecos, son figuras de acción; no son frikis gordos, son coleccionistas voluptuosos; no son tebeos, son novelas gráficas; and so on, qué voy a contarles.

    Cuando, con el cambio de siglo, con un mercado colapsado por slashers adolescentes y metarreferenciales post Scream, M. Night Shyamalan estrena El sexto sentido, hubo que dotar de respetabilidad al género de terror. Y llegó el thriller psicológico. TODO pasó a ser thriller psicológico: que lloviera y no encontraras taxi era thriller psicológico, que tuvieras prisa por llegar al baño y alguien retuviera el ascensor era thriller psicológico, la debacle de la carrera de M. Night Shyamalan era thriller psicológico (cuando en los años setenta hubiera sido considerada simple y llanamente como peli de catástrofes).

    Cuando, a mediados de los 2000, James Wan estrenó Saw, y el gore pasó a ser torture porn. Claro que los creadores de eufemismos no tuvieron un día acertado cuando trataron de dotar de respetabilidad a un género incluyendo la palabra porno en su denominación. Y Wan, gran director, tipo muy listo, decidió abandonar dicho género a la mayor brevedad posible, dejándoselo enterito a Eli Roth.

    Tras dar algunos tumbos, Wan llegó al thriller psicológico, a través de dos casas encantadas: las de Insidious y Expediente Warren. Esta última, una cinta tan rentable y con tanto carisma que Warner decidió dar luz verde a un spin-off: Anabelle.

    Pues bien: por mucho que la intenten disfrazar de muñeca de acción articulada y toda la pesca, Anabelle es un juguete. El único eufemismo aceptable para referirnos a ella es el de película fallida, y lo es porque sería incapaz de presentar a concurso un texto que incluya la palabra mierda.

    Resulta indignante que una película dirigida por un director de fotografía tenga tan pocas ideas visuales: un crimen visualizado a través de una ventana, una lluvia de hojas con dibujos que remiten a la narrativa cinematográfica, una amenaza sobrenatural que muta al cruzar el umbral de una puerta.

    Tres ideas. 99 minutos. Hagan las cuentas y díganme si no es realmente terrorífico.

    Y si en lo visual el balance es desolador, háganse a la idea de lo terrible que puede ser en lo literario. Un demonio, una muñeca, una niña y una hippie, el espectador nunca acaba de entender cuál es la verdadera amenaza para los protagonistas. Al guionista le da igual, al director ni se le espera, solo trabajó el encargado de subir el volumen a los efectos de sonido.

    El resultado final es que lo único que transmite Anabelle es la pereza que sintieron al realizarla. Y lo peor que le puede pasar a un espectador que desea asustarse con su juguete nuevo es aburrirse nada más abrir el paquete.
    151 | Yago Sala - 2014-10-20 15:20:12
    #concursofindecine Que el cine de terror está de capa-caída es una realidad que últimamente tenemos más que aceptada. Excepto en contadas ocasiones, léase "Paranormal Activity", "Expediente Warren" o el no tan desafortunado remake no carente de sufrimiento (y asco) para el espectador de "Posesión Infernal" (Evil Dead), las cintas de terror son efectistas en cuanto al posible salto en la butaca pero vacuas en sensaciones y, lo que es peor, guiones. Que una muñeca sea portadora del mal no es nada que nos descubra Annabelle, como tampoco nos descubre que el demonio desee apropiarse de almas. Quizá lo mejor de la película es al principio, cuando demostrando que es un spin-off de "Expediente Warren", salen las universitarias que dieron la muñeca a los Warren. No pasa absolutamente nada en él, pero crea unas expectativas al espectador que la insulsez de la trama no tarda en deshacer. Aún así, se tiene que reconocer que los nuevos métodos de filmación de las películas del género, cámaras quietas mientras el espectador espera que suceda algo, está bien utilizado. Pero saber utilizar el método no significa que el film aterrorice a la audiencia. Quizá tengan razón los psicólogos al decir que los menores de edad que vean esta película quedaran afectados de por vida. Sí, quedaran afectados porque el cine es muy caro y, a partir de ese momento, empezaran a escoger mejor qué ver y qué no ver.
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto