saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Doña Clara (Aquarius)

Doña Clara (Aquarius)

Aquarius

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

Doña Clara (Aquarius)

Clara, una ex-crítica musical de Recife (Brasil) de 65 años, vive retirada en un edificio particular, el Aquarius, construido en la década de 1940 sobre el paseo marítimo. Un importante promotor ha comprado todos los apartamentos, pero ella se niega a vender el suyo y emprende una guerra fría contra la empresa que la acosa. La estresante situación le perturba y le lleva a pensar en su vida, en su pasado y en sus seres queridos.

Galería de imágenes

Doña Clara (Aquarius)
Doña Clara (Aquarius)
Doña Clara (Aquarius)
Doña Clara (Aquarius)

Crítica decine21.com

estrella
6
Dignidad
Dignidad

Film brasileño que llama la atención, una de esas películas paradójicas por aunar frescura narrativa, la capacidad de entregar logradamente una síntesis de la vida de la protagonista, capturando armónicamente toda una serie de emociones, y las ideas que han guiado su trayectoria, y a la vez caer, por suerte esporádicamente, en resabios de ideología rancia y libertaria, incluidos momentos orgiásticos y de folleteo innecesariamente gráficos. Se trata del segundo largometraje de ficción de Kleber Mendonça Filho, director y guionista, que antes habia dirigido cortos y un documental.

Clara es musicóloga, ya jubilada, viuda desde hace 17 años, tiene 3 hijos adultos, uno casado, otra divorciada, el último con pareja homosexual. Vive en el piso donde fue feliz y sacó adelante a su familia, situado en el edificio Aquarius, muy cerca de la línea de playa de Recife. Una constructora ha logrado persuadir a todos sus vecinos para vender su vivienda, sólo Clara rehúsa ceder, a pesar de una presión creciente y sibilina que empieza a hacerse insoportable. Le ayuda a sobrellevar la situación escuchar sus discos, quedar con las amigas, ayudar a su familia, y sobre todo, conservar la dignidad, hacer lo que considera correcto, en este caso, conservar la propiedad de su casa frente a viento y marea.

La habilidad de Mendonça Filho consiste en construir escenas que se sostienen muy bien y se van entretejiendo, con un habilísimo recurso a las canciones de los discos de Clara, hasta mostrar con verismo lo que puede ser una discusión familiar, una tertulia en un bar de copas, una fiesta de cumpleaños, las veladas amenazas con una sonrisa en los labios... Y en ello es pieza clave Sonia Braga, que hace una magnífica caracterización de su personaje, que sabe mostrar un rostro pétreo, o bien atravesado de dolor, de ternura, de deseo.

También la cinta es sintomática de cierta generación que ha entrado en la vejez, que vivió la revolución sexual, y algo queda, aunque se sentara la cabeza y se formara una familia, que tenía ansias de justicia, y al final ha tenido que conformarse en conquistarla para su propio entorno. De modo sutil se apuntan los reproches por la ausencia de la madre en momentos clave de su vida por parte de algún hijo, y la seguridad del colchón burgués que facilita apuntarse a las causas sociales; quizá por ello el modo en que se carga en el último trama contra los capitalistas interesados de turno sea de trazos más gruesos, aunque justo es reconocer que algunos elementos visuales se usan de modo efectivo.

 

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine