saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Camino a la perdición

Camino a la perdición

Road To Perdition

Principales intérpretes

Premios: 1 Oscar Ver más
Oscar
2003
Ganadora de 1 premio

Crítica decine21.com

estrella
7
Una historia de padres e hijos
Una historia de padres e hijos

Años de la Depresión. Michael Sullivan es un matón de una banda de gángsters irlandeses. Reservado y concienzudo, sirve con lealtad a su jefe, el mafioso John Rooney, una figura casi paterna para él. De hecho Rooney ve más un hijo en él que en Connor, su auténtico vástago, un tipo débil, taimado y con complejos, una verdadera decepción.

Pero Michael es un tipo triste. Hace lo que le encomiendan, pero se adivina que desea una vida mejor para sus hijos. Lo cual puede que no sea posible cuando su primogénito, un chaval llamado también Michael, se convierte en testigo de un crimen. La banda de Rooney trata de eliminarlo, lo que obliga a Michael padre a replantearse el sentido de su vida. Comienza una huida hacia delante, con la persecución implacable de Harlen, un asesino despiadado al que le encanta fotografiar a sus víctimas.

Sam Mendes confiere a la historia original un aire de tragedia a lo Shakespeare. Las relaciones entre padres e hijos tienen una fuerza enorme, así como el peso del destino y el ejercicio de la libertad para intentar cambiarlo. Además, el director no firma la clásica película de gángsters. De algún modo parece como si el tiempo se hubiera detenido en su film, domina un cierto aire de irrealidad: hay planos claramente oníricos (los que abren y cierran el film, la gente leyendo el periódico en la estación…) y ambientes como de ensueño.

Mendes explica que el “corazón del film” consiste en “dos padres en el camino de la mutua destrucción. Trata del legado que los padres dejan a sus hijos. Los mundos secretos donde habitan los padres.” Y una vez más –se nota que procede del mundo del teatro– demuestra ser un gran director de actores: Hanks, Newman, Law y Craig están sensacionales, así como el adolescente Tyler Hoechlin.

No resulta habitual ver a Tom Hanks en la piel de un frío asesino, una difícil composición, firme candidata al Oscar. Para subrayar la ambigüedad moral del personaje, Sam Mendes optó por fotografiar al actor a cierta distancia. Y explica su decisión así: “Tom es un actor al que el público cree conocer muy bien. Y queríamos que tuvieran que hacer un esfuerzo para intentar penetrar en el mundo interior de los personajes, especialmente en el suyo. Quería arrastrarlos a un cierto nivel en el que no recibieran las señales acostumbradas. Así que escena tras escena Tom aparece parcialmente a oscuras, visto en el umbral de las puertas, sumergido en la sombra para luego volver a aparecer. Usamos siempre objetivos cortos y nos mantuvimos a cierta distancia de él.”

El cómic original

La película es una cuidada adaptación de la novela gráfica de Max Allan Collins (guionista) y Richard Piers Rayner (dibujante). El cómic, realizado en blanco y negro, se convirtió en una especie de elaborado "storyboard" a la hora de concebir los planos de la película. En España ha sido editado por la editorial Dolmen.

El celuloide hecho lienzo
El celuloide hecho lienzo

Para la fotografía del film, Sam Mendes ha vuelto a colaborar con el veterano director de fotografía Conrad L. Hall, que obtuvo el segundo Oscar de su carrera gracias a American Beauty (antes lo había logrado por Dos hombres y un destino). La opción visual escogida fue el claroscuro, con imágenes de mucho contraste y una paleta de colores pardos, verdes y grises. Mendes confiesa haber tenido como referencia pictórica los cuadros de Edward Hopper, y en concreto una pintura de 1939, “New York Movie”. El director afirma que “Hopper se asegura constantemente de que el ojo que ve sus cuadros es guiado fuera de sus límites. Empiezas a imaginar lo que hay fuera del cuadro. En otras palabras, lo importante es lo que no recoge la cámara.”

Escenas inéditas

Uno de los extras más atractivos del film, una auténtica sorpresa, lo constituyen las escenas que Sam Mendes decidió finalmente no incluir en el montaje definitivo. No son, como sucede en otras películas, descartes de nulo interés. Destacan una reunión de Sullivan con Al Capone (que era interpretado por Anthony LaPaglia); escenas entre Michael hijo y su madre; el interés del chico por las armas, y sus primeros contactos con el mundo adulto; Maguire husmenado en la habitación de Sullivan como un auténtico perro de presa; la trampa que tienden a Sullivan, alarde rodado en plano único; y la escena de Sullivan en la iglesia, que originalmente debía incluir el momento en que se acercaba al confesionario, en busca del perdón divino.

Un aire del Padrino
Un aire del Padrino

De cualquier película con gángsters, resulta un lugar común asegurar que está influida por El padrino de Coppola. Sin embargo, esto es cierto en el film de Mendes, sin quitar méritos ni originalidad a la trama y a las soluciones visuales. Algunos puntos en común:

1) Michael (que se llama igual que el personaje de Al Pacino) busca su redención, tema muy presente en El padrino III.

2) La escena del velatorio, motivo de una reunión familiar, sirve para presentar a muchos personajes: un recurso que Coppola usaba en la boda de Connie y en la primera comunión del hijo de Michael.

3) Rooney se divierte con sus nietos jugando a los dados, al igual que don Vito jugaba con su nieto antes de morir.

4) Abunda la imaginería católica, aunque aquí los personajes son irlandeses y allí italianos.

5) La fotografía de tonos dorados y ocres de Conrad L. Hall, y las sombras de las persianas, recuerdan a la fotografía de Gordon Willis en los filmes de los Corleone.

6) Un plano de Michael Junior, mirando cómo luce con pistola en un espejo, recuerda al joven Don Vito, Robert De Niro, en El padrino II.

Dueto al piano

Sam Mendes sabe decir visualmente muchas cosas en la película. Una de ellas, la estrecha unión paternofilial entre Newman y Hanks, la subraya en la escena en que ambos se marcan un dueto al piano, mientras el verdadero hijo contempla el hijo con envidia. Aunque la hermosa banda sonora del film la firma Thomas Newman, la música para el piano la escribió en cambio John Williams, otro monstruo del 'score' cinematográfico.

DVD
Distribuye: Fox
Extras: Español e inglés 5.1. Comentarios del director. Escenas inéditas. Así se hizo. Notas de producción y biofilmograías.
También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto