saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Colmillo blanco
Estreno en cines

Colmillo blanco

Croc-Blanc

Sinopsis oficial

Colmillo blanco

En la majestuosa y salvaje extensión del territorio del Yukón, en el noroeste canadiense, bajo los atentos cuidados de su madre, un cachorro de perro lobo pasa sus primeros meses de vida sin contacto alguno con el ser humano. No hace mucho tiempo, su madre vivía con una familia de cazadores indígenas y formaba parte de una manada de perros tiradores de trineo, pero tras un incidente se perdió y no volvió a verlos. Tras superar el invierno, logran reencontrarse con la manada y con la familia de cazadores. Su jefe, Castor Gris, se llena de alegría al volver a ver a Kiche, y reconoce el gran potencial que tiene el cachorro al que decide llamar Colmillo Blanco. El espíritu de supervivencia forjado durante su infancia salvaje, hace que sea un perro incomparable a los demás y Colmillo Blanco no tarda en convertirse en el mejor tirador de trineo. Pero la bravura y fuerza excepcionales de Colmillo Blanco atraen la atención de Beauty Smith, un hombre corrupto y violento que obtiene grandes sumas de dinero organizando crueles peleas de perros clandestinas, y que no se detendrá ante nada hasta lograr adueñarse del animal. Bajo el cruel dominio de Smith, que le obliga a pelear contra otros perros, Colmillo Blanco sacará su lado más salvaje hasta convertirse en un luchador feroz e implacable. ¿Podrá Colmillo Blanco recobrar la confianza en el ser humano? ¿Volverá algún día a correr libre y feliz por los maravillosos paisajes de la tierra que le vio nacer?

Galería de imágenes

Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco
Colmillo blanco

Crítica decine21.com

estrella
6
La aventura natural
La aventura natural

Cuidada adaptación animada de la novela de aventuras de Jack London. En la inmensidad boscosa y con frecuencia nevada del territorio de Yukón, en el Noroeste de Canadá, seguimos las evoluciones de Colmillo Blanco, un perro lobo, desde que es un cachorro hasta el momento en que alcanza una formidable madurez. La película se estructura como un largo flash-back, en el arranque le vemos obligado a combatir con otro can como perro de pelea, pero luego nos retrotraemos a su etapa infantil junto a su madre, y el modo en que va conviviendo con distintos humanos, pero también en libertad. Curiosamente este modo de narrar, en que Colmillo Blanco va pasando de un entorno a otro, con amos distintos –indios cazadores, un matrimonio de colonos, un explotador de perros de pelea…– sería usado en clásicos del western, como la magnífica Winchester 73.

La versión de Alexandre Espigares, que debuta en el largo, sobresale por su realismo. Frente a otras cintas de animación que adaptan cuentos y clásicos de aventuras, donde abundan los animales parlanchines, los personajes secundarios que sirven para introducir bromas y las canciones pegadizas con coreografía, aquí se apuesta por la aventura pura y dura, de modo que Colmillo Blanco no habla. Muestra, eso sí, rasgos que le hacen “más humano que los humanos”, a la hora de abandonar la violencia innecesaria, o la capacidad de obedecer mandatos razonables. La idea, con los villanos de la función, es subrayar que éstos muestran rasgos bestiales, mientras que el lobo feroz no lo es tanto, muestra una lealtad que conmueve.

El realismo se acentúa en la creación de los paisajes, en una violencia seca y fuera de cámara, y en la filmación de las escenas de un pueblo con humanos recreados con actores con el procedimiento de movimiento y captura digital. Incluso los movimientos de cámara, llamativos en el formato scope, y los planos cortos de las peleas, sobresalen por la sobriedad, que casa bien con los personajes humanos, buenos y malos, descritos con rasgos básicos que funcionan, nobleza, bondad y anhelo de una vida mejor en el primer caso, avaricia desmedida y crueldad en el segundo. La partitura de Bruno Coulais ayuda a subrayar con contención los planteamientos del film.

La película es una muestra extraordinaria de ecologismo del bueno. Hay un canto a la belleza de la naturaleza, pero en ésta se incluye también al hombre. En el mundo animal pueden ocurrir cosas terribles –lo natural en el lobo es que mate, y Colmillo Blanco no es la excepción con unas gallinas– y también en el humano –el engaño y la traición–, pero en ambos hay una hermosura que debe ser puesta en valor, respetada y anhelada.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE