saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
El ultimátum de Bourne

El ultimátum de Bourne

The Bourne Ultimatum

Principales intérpretes

Premios: 3 Oscar Ver más
Oscar
2008
Ganadora de 3 premios
  • Mezcla de sonido
  • Sonido
  • Edición/Montaje

Crítica decine21.com

estrella
7
La verdad te hará libre
La verdad te hará libre

Perfecto colofón a la saga del desmemoriado ex asesino profesional Jason Bourne, inspirada, bastante libremente, en las novelas de Robert Ludlum. En esta ocasión Bourne va a llegar hasta el final a la hora de averiguar cómo se convirtió en agente de la CIA, dentro de un proyecto supersecreto del gobierno estadounidense; el primer eslabón de la cadena que le guiará a la verdad es un periodista de The Guardian, que está publicando en el diario londinense un reportaje sobre el caso Bourne; sus diversas averiguaciones llevarán a Bourne desde Moscú a París, Londres, Madrid, Tánger y Nueva York. De modo que la trama se convierte en una especie de increíble y vertiginosa montaña rusa, integrada por peleas, persecuciones y explosiones, con algunas “paradas de contacto humano”, momentos no precisamente de relax. En efecto, esas “paradas”, lejos de disminuir el ritmo de la cinta, contribuyen a reforzar su atmósfera desasosegante, pues casi siempre son tensas conversaciones, telefónicas o “vis-à-vis”, donde los interlocutores tratan de averiguar las intenciones del otro, al modo de una caza del ratón y el gato, donde no se sabe exactamente quién juega qué papel.

Como ya hiciera en El mito de Bourne, Paul Greengrass imprime un tono realista –por así decir– a la historia, acudiendo a los recursos de documentalista que tan buenos resultados le dieron en Domingo sangriento. Lo que significa un vibrante montaje, que ayuda a hacer bueno el inteligente guión de Tony Gilroy y compañía, y un buen uso de la cámara en mano, que resulta especialmente eficaz, contra pronóstico, en los primeros planos, donde el temblequeo, más perceptible de lo normal, contribuye a aumentar el nerviosismo del espectador. Lo que significa al final un ritmo casi siempre excelente, con un manejo maestro del suspense, aunque alguno de los “pasajes humanos”, como la visita de Bourne al hermano de su novia muerta, poco aporten a no ser a la extensión de la humanidad del protagonista. A cambio, hay que reconocer que hay cierta capacidad de riesgo en el encuentro final entre Jason y su "creador", que habla de la responsabilidad de las personas en sus acciones, más allá de argumentos falaces como el de "la obediencia debida".

Dentro de la eficaz intriga, subyace un claro mensaje de contenido político, que se puede resumir en un “no todo vale a la hora de combatir el terrorismo”, “hay unas reglas básicas que las personas con conciencia saben que deben respetar”. Una idea claramente patente en el enfrentamiento de los personajes de David Strathairn y Joan Allen. El reparto cumple de nuevo a la hora de encarnar a sus personajes, tanto los viejos conocidos –por supuesto Matt Damon, al que le van “al pelo” estos personajes ambiguos–, como las nuevas incorporaciones, entre las que destacan, además de la del citado Strathairn, las de Albert Finney y Paddy Considine.

Bourne en España

Muchas películas presentan una imagen irreal de España, como Misión: imposible 2, con unas falleras encabezando una procesión de Semana Santa en la que se queman las imágenes como si fueran fallas. Pero Greengrass vino a filmar a Madrid, e incorpora esta ciudad a la trama, con un rigor cercano al documental. Por una vez, quienes conozcan Madrid no notarán nada extraño. Por ejemplo, parte de la acción tiene lugar en la estación de Atocha, y aparecen elementos como el movimiento urbano o los taxis, que son típicamente madrileños. Lo mismo ocurre con las imágenes de París o Londres, lo que contribuye a la veracidad de la película.

Esos locos cacharros
Esos locos cacharros

Las persecuciones de este film no tienen parangón. Destaca la que empieza en un aparcamiento neoyorquino. Para rodarla, Dan Bradley, director de la segunda unidad, tuvo que inventarse el Go Mobile, un dispositivo especial que permite llevar una cámara en un vehículo y realizar cualquier tipo de movimientos con ella. "Parece que estemos detrás de Bourne, incluso si éste se ve involucrado en un choque espectacular. Dan Bradley inventó el Go Mobile para elevar el nivel técnico de las personas a las que les gusta hacer cine", explica Matt Damon. Como se hace en otras películas, aunque parece que los actores conducen, en realidad los vehículos los dirige por control remoto un especialista.

Viaje alucinante

El film se rodó en tres continentes distintos, en 7 países. "Un gran atractivo de las novelas de Ludlum lo constituyen los escenarios donde transcurren. Lo hemos respetado en las películas llevando al público de viaje y mostrándole la realidad de esos países en lugar de las zonas turísticas", dice el productor Frank Marshall. Fue necesario el desplazamiento país por país de la práctica totalidad del equipo, integrado por más de 250 personas.

DVD
Distribuye: Universal
Extras: Español e inglés 5.1. Escenas inéditas. Así se hizo. Comentario. Reportajes.
También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto