saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Los demás días

Los demás días

Los demás días

Sinopsis oficial

Los demás días

La lucha por la vida no debe ser un combate contra la muerte, porque tarde o temprano será una batalla perdida. A través del trabajo del Dr. Pablo Iglesias, médico de cuidados paliativos, aprenderemos a ver las cosas de otra manera. No es tanto una cuestión de morir dignamente, sino de vivir bien hasta el último momento. Porque, como la vida vale la pena hasta el último segundo, hay que cuidarla hasta el final.

Galería de imágenes

Los demás días
Los demás días

Crítica decine21.com

estrella
6
Se muere como se vive
Se muere como se vive

Una delicada película documental que aborda un tema a veces muy desconocido, el de los cuidados paliativos, la atención sanitaria que se puede ofrecer a enfermos que no tienen curación, la muerte está en su horizonte más o menos próximo, y la cuestión es dar al tiempo que queda la mayor calidad de vida posible. Como asegura con inteligencia la frase promocional del film, "algún día vamos a morir, pero los demás días no".

La narración queda enmarcada por sendos combates de boxeo –la madre de un boxeador es una enferma terminal–, como símbolo de lo que a veces se plantea como una lucha con la muerte, idea errada, pues todos vamos a perder ese combate tarde o temprano. Y sigue sobre todo a un médico de la Comunidad de Madrid especializado en paliativos, el doctor Pablo Iglesias, aunque también desfilan por la pantalla sus ayudantes, enfermeras y psicólogos, que atienden en consulta, hospitalariamente o a domicilio a diversos pacientes.

Carlos Agulló, director y guionista, entrega una película de gran interés humano, que invita a mirar a la muerte de cara, con toda la seriedad y atención que requiere la cercanía del trance, pero sin aspavientos o exageraciones, se trata de algo natural que a todos llega. El film incide en la importancia del trato humano y profesional, con atención a los dolores físicos, pero también a la ayuda que se puede prestar psicológica o espiritual, para aprovechar el tiempo que queda. Y así destacan los lazos que se establecen, y las situaciones en que se recomponen familias que estaban heridas, también el sentido del humor que surge, o el modo en que se sabe disfrutar de placeres sencillos. También tiene interés como el doctor Iglesias transmite su conocimiento a una médico a la que está formando, y las conversaciones que médicos y psicólogos saben mantener con sus pacientes, siempre desde la cercanía.

Quizá la película es a ratos algo reiterativa en situaciones, pero abarca muchas cuestiones con gran realismo, y sabe combinar la dureza de lo que se cuenta con momentos de desahogo. El paciente culto con su habitación repleta de libros, al que encanta leer, pero que ha perdido el gusto, aunque le queda el carió que pone la esposa en su cuidado; la hija que restablece el trato con un padre que se ausentó demasiado tiempo; la mujer que agradece el cuidado de su hermana, pero que añora a los hijos que parecen más inquietos por cuidar a su perro; el tencontén madre-hijo por no mostrar sus lágrimas antes el sufrimiento del otro o de la otra. Hay muchos detalles humanos preciosos, que invitan a pensar que la enfermedad y la muerte forman parte de la vida, y que de este modo deben ser asumidas.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE