saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Últimos días en La Habana

Últimos días en La Habana

Últimos días en La Habana

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

Últimos días en La Habana

Centro Habana, el corazón de la Habana de hoy. Miguel (45 años) sueña con huir a New York. Mientras espera un visado que nunca llega, trabaja como lavaplatos en un restaurante particular. Diego (45 años) sueña con vivir. Postrado e inmóvil por el SIDA, libera toda su energía desde el estrecho camastro del cuarto más pequeño del solar. Mientras Miguel le da la comida a Diego, vamos descubriendo que ambos viven juntos como si fueran la noche y el día. Diego es gay, positivo, luminoso, Miguel es asexual, negativo, oscuro. Diego es el héroe, Miguel el antihéroe. Pero entre ambos existe una amistad contradictoria e indestructible, sostenida por un pasado compartido del que sólo ellos conocen sus secretos.

Galería de imágenes

Últimos días en La Habana
Últimos días en La Habana
Últimos días en La Habana
Últimos días en La Habana

Crítica decine21.com

estrella
6
Antes del final
Antes del final

Fernando Pérez, conocido principalmente por su singular sinfonía sonora Suite Habana, vuelve a arrojar una mirada a la cotidianeidad de la capital cubana, con los signos de autenticidad que definen la mayor parte de su filmografía, no en balde el cineasta ha forjado gran parte de su carrera en el terreno del documental. Lo asombroso es constatar cómo Pérez logra componer una variada y creíble galería de personajes, que afrontan situaciones de alto calado dramático, sin histerismos ni demagogias, quizá con la mirada sin ira de quien tiene una rica experiencia vital, que no ignora lo bueno y lo malo que puede ofrecer la naturaleza humana, sus esperanzas y miedos, que acaban constituyendo poliédricas existencias.

Diego es un homosexual, maduro, que se está muriendo. No sale de su habitación, necesita ayuda médica; esto no le ha hecho perder un ápice de vitalidad, trata de agarrarse al hedonismo, pide la compañía de un jovencito para el día de su cumpleaños, y muestra sensibilidad con sus vecinos y parientes. Le cuida y vive con él Miguel, un tipo misterioso y taciturno, antiguo compañero de pupitre, que le defendió ante una injusticia, y que sueña con largarse a Estados Unidos, esforzándose sin demasiados buenos resultados en aprender inglés; no es homosexual, pero se diría imposible adivinar sus sentimientos, parece un muerto viviente. En esos “últimos días” se diría que se compone una extraña familia alrededor de Diego, además de Miguel, una vecina anciana, y otra más joven, se asoma P4, el joven atractivo que se prostituye para ahorrar, y que se conmueve por la actitud vital de Diego, y una sobrina adolescente del moribundo, alegre y esperanzada, también ingenua, que está embarazada.

Últimos días en La Habana es una película triste, que da fe de que la vida se pasa en un suspiro, hoy estamos aquí, mañana ya no estamos, más allá de ideologías revolucionarias castristas o de las quimeras de una vida mejor en Gringolandia. Alguien nos ofrece esperanzas, y luego nos decepciona. Unos mueren, otros nacen. No hay espacio para la trascendencia. El logro de Pérez, con la ayuda de su coguionista Abel Rodríguez, es el equilibrio de elementos, la sensación agridulce de que se nos ofrece un retazo de la vida misma, sin tosquedades ni ajustes de cuentas. Está muy bien fotografiada y montada, los diálogos suenan naturales, abundan los sonidos cotidianos, tiene sentido la presencia del agua y la lluvia, el uso de la música está justificado. El contraste entre los dos protagonistas funciona, inmensos Jorge Martínez y Patricio Wood, como si fuera una variación en una longitud de onda diversa de la célebre Fresa y chocolate.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto