saltar al contenido principal

Aunque los datos de audiencia no han acompañado (¿por la saturación de estos últimos días en los medios de comunicación?), la ceremonia de los Oscar de 2016 se ha saldado con las mejores críticas de los últimos años. Pero no era un reto sencillo, por la polémica del racismo, que amenazaba con eclipsar a la entrega de premios.

Los productores novatos Reginald Hudlin y David Hill, en una entrevista con The Hollywood Reporter, han dado las claves de su éxito, que pueden ser muy útiles para quienes se enfrenten a los Goya, por poner un ejemplo aleatorio.

1. Abordar el problema de frente desde el primer momento. Ignorar el #OscarSoWhite habría sido peor, por lo que los responsables del show decidieron abordar el asunto en el minuto uno. "La polémica no afectó a la estructura del espectáculo, pero sí al humor de Chris Rock. Él sabía que tenía que capturar el espíritu de la época cultural, y abordar el clima racial de una manera muy directa, así que se puso a trabajar en ello", comenta Hudlin.

2. Contar con un presentador que disfrutó con su trabajo. "Una de las razones por las que a la gente le encantó el show fue Chris. Se notaba que estaba cómodo. Las ganas de vivir se transmiten más allá de la pantalla", explica Hill. "Cuando hizo la referencia a las galletas que venden las girl scouts, sabía que sus hijas estaban en Nueva York diciendo 'papá, eso es genial'. Creo que tuvimos un momento mágico gracias a él".

audiencia3. Sentido del espectáculo. Hudlin y Hill tienen muy claro lo que espera la gente de la ceremonia de los Oscar. "Representan una elegancia y una opulencia que asociamos a la época dorada de Hollywood", en palabras de Hudlin. "Queríamos que esto fuera la catedral del cine", según Hill.

4. No discriminar a ningún sector profesional. "Queríamos que fueran atractivas para el público todas las categorías, no sólo las de actuación, y demostrar respeto a todas las ramas de la Academia", comenta Hudlin.

5. Que no decaigan las ganas de marcha. "Sabíamos que queríamos un espectáculo de ritmo rápido, por supuesto". Esto tan obvio para Hudlin no lo conocen todos los organizadores de galas de premios.

6. Pensar en las reacciones que se van a generar, por ejemplo a través de las redes sociales. Muchos se sorprenden a posteriori de recibir críticas, o de que se hable mucho de ellos. Pero Hudlin y Hill ya conocían más o menos de antemano qué iba a suceder. "El cameo de la tertuliana conservadora Dash Stacey fue una broma pensada para las redes sociales, entre otros muchos momentos que tenían el mismo objetivo. Han aumentado los comentarios en redes un 20% respecto al año pasado".

7. Mezclar risas con momentos emotivos. "Lo de las galletas de las girl scouts fue un empeño de Chris Rock, pues sus hijas realmente forman parte de ellas", bromea Hudlin. "Fue un momento bonito, y también cómico. Pero además todo el mundo reaccionó muy bien, y se han puesto de moda las galletas, por lo que pienso que aumentarán las ventas este año".

8. Apoyar causas solidarias y justas. "Como el vicepresidente Joe Biden está muy involucrado en el asunto de los asaltos sexuales le inviitamos. Como padres de hijas, es algo que nos preocupa, y apoyamos al cien por cien", recuerda Hill.

9. Organizar muy bien los agradecimientos. Resulta imposible saber cuanto va a tardar la gente en sus discursos al recoger el premio. Hudlin y Hill han pedido a todos los nominados una lista de nombres de personas y los han sobreimpreso en la pantalla televisiva. "Así han podido organizar de antemano sus pensamientos", aclara Hudlin. Una idea genial, pues los ganadores pudieron ser mucho más breves.

10. Trabajárselo mucho. Quizás éste sea el secreto más importante. Nada sale porque sí. "Hay 24 premios y 24 discursos. Pero pasamos una enorme cantidad de tiempo en la sala de edición, para asegurarnos de que cada clip iba a funcionar".

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2016 Contacto