saltar al contenido principal

Sólo 26,5 millones de personas siguieron la ceremonia de los Oscar por televisión en Estados Unidos, la cifra más baja desde que se emite por televisión.

Sin embargo, Donald Trump se mofa de la noticia en redes sociales. "El problema es que ya no tenemos estrellas, excepto su presidente (¡esto es una broma, por supuesto!)”, tuiteó el mandatario

Durante la gala, Jimmy Kimmel, el presentador convirtió a Trump en objeto de varias bromas, sobre todo en el monólogo de apertura. “Donde hay luz, hay esperanza. Excepto en la Casa Blanca, espero que renuncie el miércoles”, dijo el cómico entre risas del auditorio. 

 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE