saltar al contenido principal

Algo se mueve en el mundo del cine y la televisión

¿Qué es más importante? ¿El vino Rioja Gran Reserva procedente de una excelente cosecha, o la elegante botella y el etiquetado con filigranas? ¿El hardware de un ordenador que permite velocidades increíbles, o el software de unos buenos programas de utilidades?

La mayoría responderíamos que lo importante es el vino, mientras que el recipiente ocupa un lugar decididamente secundario. Y que necesitamos programas que resuelvan nuestras necesidades, antes que una máquina veloz. Sin embargo, la cuestión no es baladí, un buen vino servido en tetrabrick o un programa de lentitud exasperante no nos agradan.

Hasta hace poco, el modo en que se distribuían las películas o las series –en las salas de cine, por ondas hertzianas o cable– tenía relativa importancia, y de hecho los márgenes de beneficios de la distribución eran menores que los de los creadores del producto distribuido.

Sin embargo, la magia del streaming, y la fuerza de los gigantes de internet de Silicon Valley, han introducido un elemento de incertidumbre. Todos somos conscientes del poderío tremendo de Netflix, ya presente en la mitad de los hogares de Estados Unidos, y que ha penetrado en el mercado mundial. Mientras que otros como Google, Apple, Facebook y Amazon han ido trazando sus estrategias para ofrecer películas y series. También HBO ofrece sus contenidos en streaming, además de en cable, y en España Movistar+ ha visto que debía espabilar por la llegada de tan potente competencia.

De la importancia de la plataforma de distribución da idea el caso Disney. La compañía ha anunciado su intención de compra del 42% del distribuidor de internet BamTech, por la cantidad nada desdeñable de 1.600 millones de dólares, con la intención de ofrecer en breve su propio servicio de streaming, que le permitirá saltarse la distribución a través de terceros como… Netflix. Se trata un movimiento que aparentemente contradice la filosofía Disney de que lo más importante es el contenido, la distribución se podría encomendar a cualquiera. Va a ser que no, ahora tomarán las riendas ellos mismos finalizando, al menos en Estados Unidos en una primera fase, el acuerdo para poner sus películas en Netflix, y que algunos analistas estiman que les reportaban unos ingresos anuales de casi 300 millones de dólares, limpios de polvo y paja.

De todos modos no conviene apresurarse en el análisis, como nos advierte James B. Stewart en el New York Times. Lo que está claro es que todas las plataformas de streaming se han lanzado a producir contenidos propios, pues la situación ideal es tener clientes interesados en ellos, y que la propiedad de tales contenidos suponga que no hay más desembolso que el de la producción inicial. Por supuesto, Netflix tiene contenido propio, películas como Okja, series como Narcos, a veces con gastos compartidos por otras compañías. Y lo mismo hace HBO con Juego de Tronos, y Amazon con American Gods o Manchester frente al mar. Telefónica en España ha sacado conclusiones, y ya tiene a punto su primera serie de producción propia, La peste, que dirige Alberto Rodríguez.

Disney, precisamente, ha podido ver a Netflix como competidor, y no sólo como cliente, porque están produciendo títulos infantiles y familiares, como Green Eggs and Ham del Dr. Seuss, con producción de Ellen DeGeneres, y ha llegado a un acuerdo con DreamWorks Animation para que les sirvan 300 horas de programación. Y no sólo esto, sino que Shonda Rhimes, que producía para ABC –canal televisivo propiedad de Disney– Anatomía de Grey, se ha pasado a Netflix tras 15 años, toda una señal de que uno no puede conformarse nunca con el estatus alcanzado.

¿Llegará la sangre al río? No parece probable, siempre hay acuerdos que a todos interesan. Por ejemplo Netflix maneja personajes Marvel propiedad de Disney y coproduce con ABC series como Defenders, que precisamente muestra cómo a veces los superhéroes trabajan mejor en equipo y no por libre. En el mundo del streaming parece razonable que se apuesta por la colaboración.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto