saltar al contenido principal

Admite su culpa y alega que se ha sometido a terapia

Según un extenso artículo de investigación publicado ayer, jueves, por “The New York Times”, el productor Harvey Weinstein lleva décadas abusando de su poder para acceder a favores sexuales a cambio de impulsar las carreras de numerosas mujeres.

Según la información, en las últimas tres décadas habría sido denunciado por al menos ocho mujeres, con las que siempre ha llegado a un acuerdo económico. Una de ellas, empleada de The Weinstein Company, asegura que en 2014 Harvey Weinstein la invitó a un lujoso hotel de Beverly Hills. Allí la presionó para que se doblegase a sus caprichos, por lo que recibiría un puesto mejor.

También está involucrada la actriz Ashley Judd, que fue a una habitación del mismo establecimiento para un almuerzo de trabajo. Cuando llegó, el ejecutivo le hizo proposiciones indecentes, que relató a la prensa hace un tiempo, si bien jamás acusó a nadie en concreto, se limitó a especificar que se trataba de alguien muy influyente. “Hasta ahora las víctimas habíamos hablado de esto entre nosotras, pero es hora de que sea público”, ha afirmado en una entrevista la actriz.

El acusado ha enviado un comunicado al “Times”, donde muestra arrepentimiento y asegura que se somete a terapia. “Acepto que mis acciones han causado gran dolor entre mis empleadas y pido disculpas”, admite. “Estoy tratando de hacer las cosas mejor, pero sé que todavía me queda un largo recorrido”.

Sin pretender justificar lo ocurrido, Weinstein también alega que cuando entró en la industria, en los 60 “las reglas sobre el comportamiento en el ambiente laboral eran muy diferentes. Así era la cultura entonces”.

El consejo de administración de Weinstein Company se reunirá al final del viernes para decidir si Harvey Weinstein permanecerá trabajando con el estudio de cine y televisión ‘indie’ que fundó con su hermano Bob. Por ahora, éste asumirá el liderazgo de la compañía junto con David Glasser, director de operaciones y presidente. No está claro si será suspendido o forzado a salir de la empresa por completo, pues su porcentaje de acciones en el estudio podría complicar cualquier movimiento para expulsarlo.

Entretanto se considera que el partido demócrata, beneficiado de sus donaciones en las campañas presidenciales de Barack Obama y Hilary Clinton, y habitual anfitrión en reuniones para recaudar fondos, también puede verse perjudicado por el caso.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto