saltar al contenido principal

Una mirada diferente y fascinante al mundo de la moda

“El hilo invisible” ha recibido 6 nominaciones a los Oscar, en las principales categorías, incluidas las de película, director, banda sonora, actor principal (Daniel Day-Lewis), actriz de reparto (Lesley Manville) y, cómo no, diseño de vestuario. Proporcionamos 5 claves para entender y saborear mejor el film.

1) El porqué de El hilo invisible

phil1Una película ambientada en el mundo de la moda, asociada a Paul Thomas Anderson, sorprende. Curiosamente, idea de hacer El hilo invisible, surge de un comentario de su compositor habitual, Jonny Greenwood, cuando se dirigían a un evento. Según Anderson albó el corte del traje con “un comentario sarcástico, algo así como: 'Ni que fueras Beau Brummell'. No sabía quién era, pero me informé inmediatamente”. Se refería, por supuesto, a George Bryan Brummell (1778-1840), que en la Inglaterra de la Regencia era considerado como el árbitro de la moda, y Curtis Bernhardt dirigió una película sobre este personaje en 1951.

2) El porqué de Daniel Day-Lewis

phil2Paul Thomas Anderson había trabajado antes con él en Pozos de ambición. “Daniel es muy atractivo, pero en la película que hicimos juntos, su personaje se ve afeado por su carácter. Fue entonces cuando pensé en escribir para él el papel de un hombre apuesto que viste de forma impecable, le encanta la ropa, se preocupa por su apariencia y le gusta hacer cosas con las manos”. El actor es bien conocido por su habilidad manual, y concretamente le gusta diseñar y fabricar zapatos, era perfecto pues para dar vida al diseñador Reynolds Woodcock.

El perfeccionista Daniel Day-Lewis leyó todo lo que encontraba sobre los grandes modistos y se documentó visitando el Centro del Traje Anna Wintour del Museo de Arte Metropolitano de Nueva York. Y aprendió a coser con Marc Happel, el director de vestuario del Ballet de la Ciudad de Nueva York. Anderson cuenta que “le enseñaron absolutamente todo, empezando con lo más básico, antes de pasar al corte, a las medidas y a las pruebas. Al final demostró lo que había aprendido copiando a la perfección un traje de Balenciaga.”

3) La referencia de Rebeca

phil3El modo receloso con que Cyril, la hermana del protagonista, acoge la llegada de Alma, nueva musa de Reynolds, evoca Rebeca, de Alfred Hitchcock, incluso el nombre podría considerarse un guiño al nombre de la esposa del mago del suspense, Alma Reville. Anderson explica que “buscaba la ambientación ideal para una historia como esta. Tenía que haber mucha clase, los personajes debían ir muy bien vestidos; o sea, un mundo que diera cabida a un romance de estilo gótico.”

El director y guionista vio que “en el mundo que descubría poco a poco, muchos diseñadores tenían una hermana que se ocupaba del negocio. Por ejemplo, Amies el siglo pasado, y Versace o Valentino actualmente”. Fue Lesley Manville la actriz elegida para el apetitoso personaje.

4) Los referentes del mundo de la moda

phil4El primero fue el español Cristóbal Balenciaga (1895-1972), del que Anderson leyó la biografía de Mary Blume. Pero también tuvo en el punto de mira al diseñador británico Charles James, al francés Christian Dior, y a Alexander McQueen, que cosía atrevidos mensajes en los trajes que diseñaba para sus clientes. También tuvo en cuenta diseñadores londinenses menos conocidos, como Digby Morton, Peter Russell, Hardy Amies, John Cavanagh y Michael Donéllan.

El guión fue todo un proceso, mano a mano con Day-Lewis, “esta vez empezamos con medio concepto, muchas ideas y ocurrencias, pero sin la menor estructura. Fue un proceso lento. Escribía durante unas cuantas semanas en Londres, se lo enseñaba a Daniel en Nueva York, escribía unas páginas más y así hasta el final”.

5) El punto débil de un perfeccionista

phil5“Reynolds es un ególatra que no necesita a nadie, se basta a sí mismo, lo controla todo", explica el realizador. “A medida que el guion y el personaje cobraban forma, me interesaba cada vez más descubrir qué clase de persona podía habitar una estructura semejante. Un personaje que alcanza tal nivel de control puede derrumbarse en cualquier momento. ¿Qué ocurre cuando descubre que tiene un punto débil, que necesita a alguien?”

El amor irrumpe en la vida de Reynolds a través de Alma, la camarera convertida en musa, un personaje que exigió un laborioso proceso de casting. Anderson tenía la idea de “encontrar a una intérprete de entre 25 y 33 años, europea, y si era posible del Este de Europa, para interpretar a una inmigrante llegada a Inglaterra durante o después de la II Guerra Mundial. Vicky [Krieps] trabajó en Das Zimmermädchen Lynn (La camarera de piso) hace unos años, estaba genial, y nos mandó una cinta. Me di cuenta inmediatamente de que podía ser perfectamente una chica que trabaja en un café y, a la vez, la musa de Reynolds luciendo sus maravillosos diseños. Es una cuestión de actitud, no tiene nada que ver con la interpretación.”

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE