saltar al contenido principal

¿Nueva fase en una nueva guerra fría?

Estos días Fox Life está emitiendo en España la sexta y última temporada de “The Americans”, una serie que imagina sobre un típico matrimonio disfrutando del sueño americano, que de modo clandestino espía para los rusos. Los rusos han contestado con “Sleepers”, la otra cara de la moneda.

The Americans es una valiosa serie creada por Joseph Weisberg, que sabe recrear las tensiones de los años de la guerra fría, imaginando a un matrimonio, Philip y Elizabeth Jennings, que tienen dos hijos, que a pesar de encarnar en apariencia todos los valores del sueño americano, en realidad tienen lazos con Rusia, y ejercen de agentes encubiertos de la KGB, la suya es la tapadera perfecta.

A lo largo de las distintas temporadas los conflictos se desarrollan en creciente complejidad, mientras llega la perestroika de Gorbachov en coincidencia con la presidencia de Reagan. A la intriga se suman problemas como el crecimiento de los chicos y el planteamiento de Peggy para seguir la “tradición” familiar, la constatación de que Estados Unidos no está tan mal, las dudas morales ante asesinatos y crímenes que cada vez parecen menos justificados. Por no hablar de la doble careta con el vecino agente del FBI, con el que se llevan genial, y que sin saberlo conscientemente, colabora en la caza de estos espías.

La serie tiene la virtud de no tomar un descarado partido por ninguno de los bandos en liza, tratando de entender en cambio el punto de vista de cada lado. Las traiciones y engaños para llevar a cabo la labor de inteligencia siguen los patrones típicos del cine de espías, no pretende justificarlos, pero tampoco cae en consideraciones moralizantes. Muestra, eso sí, las terribles consecuencias de determinadas acciones, nadie sale moralmente indemne de ellas.

La noticia que han destacado recientemente publicaciones como The Atlantic es que Rusia, desde el año pasado, ha lanzado una serie, Sleepers, que sigue patrones semejantes. Hasta el punto de que no falta quien la considera como “la respuesta” a The Americans. Quizá decirlo así sirve para conseguir un titular llamativo, pero seguramente es más exacto señalar que una serie ha podido inspirar a la otra, a la hora de imaginar, en el caso de ruso, una célula de agentes durmientes de la CIA en Moscú, que primero contribuye a una auténtica masacre del ISIS en una legación rusa en Libia, y luego empieza a poner las bases para sacar adelante en Rusia una revolución al estilo de la llamada “naranja” en Ucrania. O sea una injerencia mucho mayor de la que Rusia es acusada en la vida real, el haber tratado de influir en las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Las reacciones han sido encontradas y no es fácil hacerse una idea en un mundo donde abundan las “fake news” y la desinformación, y donde no puedes acceder a la serie en Occidente, en internet se puede encontrarse fácilmente el primer episodio en ruso. Puedes hacerte una idea de que hay valor de producción, aquello está bien hecho. No en balde en el origen del proyecto está el cineasta ruso Yuriy Bykov, cuya película Mayor ha conocido un remake en forma de serie estadounidense, Seven Seconds. Precisamente hay quien ha reprochado a Bykov haberse puesto tras Sleepers, por considerarla pura propaganda del Kremlin al cuestionar a la CIA, lo que no deja de ser irónico, pues el cineasta ruso antes ha sido muy crítico con la corrupción política de su país, y según parece la nueva serie no obvia los problemas políticos del país, y las dificultades de la oposición. De todos modos, su guionista, Sergei Minaev, es considerado pro Putin, por lo que la serie es vista con sospecha por los “liberales” rusos.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE