saltar al contenido principal

El Gran Prix va a parar a una cinta rumana sobre el holocausto

La película argentina "Sueño Florianópolis" de la realizadora Ana Katz, un film que cuestiona las convenciones sociales sobre la familia, la vida en pareja, las vacaciones o el dinero, ganó hoy el Premio Especial del Jurado de Karlovy Vary, dotado con 15.000 dólares.

La trama de esta comedia melancólica se centra en un matrimonio argentino en crisis que, en los años 90, emprende con sus dos hijos adolescentes un largo viaje por carretera hasta la ciudad costera brasileña de Florianópolis. Sueño Florianópolis describe sus vivencias allí, en una casa de vacaciones.

"La película, a través de ese viaje a Brasil se permite acercar a una zona más íntima de los personajes, donde esas convenciones se deconstruyen, se desarman, para aparecer ciertos mínimos momentos de libertad, que no es una libertad organizada, sino una especie de libertad para deambular y descubrir", explicó la realizadora argentina Ana Katz.

Además del Premio Especial del Jurado, el film ganó también el premio no oficial de los críticos de cine (Fipresci). La cinta de Katz fue triplemente galardonada, ya que obtuvo el Globo de Cristal a la mejor actriz, que recayó en Mercedes Morán, que interpreta a Lucrecia.

La coproducción rumano-checa I Do Not Care If We Go Down in History as Barbarians, del realizador rumano Radu Jude, ganó el "Grand Prix" de Karlovy Vary, dotado con 25.000 dólares. Este drama es una reflexión cargada de ironía y sarcasmo sobre la negación de la participación rumana en el Holocausto, durante una recreación de la batalla de Odesa. Decenas de miles de judíos fueron asesinados impunemente durante la batalla de Odesa, librada en 1941 entre la Unión Soviética y las fuerzas del Reino de Rumania, que recibió apoyo de la Alemania Nazi, un crimen que inicialmente se achacó al ejército alemán. A pesar de lo trágico del episodio, que en la memoria histórica del país se niega o reconoce mayoritarimamente como atentado perpetrado por fuerzas del III Reich, Jude indaga en la responsabilidad de las tropas rumanas del mariscal filonazi Ion Antonescu en la masacre.

El mejor papel masculino del certamen checo correspondió a Moshe Folenflík por su interpretación en la cinta israelí Redemption. La mejor dirección fue, según el jurado, la del realizador esloveno Olmo Omerzu en Winter Flies. Hubo además dos menciones especiales del jurado: para Jumpman, del ruso Ivan I. Tverdovskij, y History of Love, de la eslovena Sonja Prosenc.

La coproducción española-dominicana Miriam miente ganó el premio no oficial del jurado ecuménico.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE