IMG-LOGO

Biografía

Amy Vincent

Amy Vincent

Amy Vincent

Filmografía
Wayward Pines

2015 | Wayward Pines | Serie TV

Primera incursión de M. Night Shyamalan en el mundo televisivo, con una miniserie intrigante que transcurre en un pueblo de Idaho, Wayward Pines, cuyo aspecto hace pensar en Twin Peaks de David Lynch, con la que comparte cierta sensación buscada de desconcierto en el espectador, aunque el tono es claramente diferente. La trama arranca con la llegada del agente del servicio secreto Ethan Burke a Wayward Pines con magulladuras, como si hubiera sufrido un accidente, y de hecho es ingresado en un hospital; el motivo del viaje era tratar de averiguar el paradero de dos agentes, desaparecidos desde hace algún tiempo. Por otro lado, el servicio secreto y su familia tienen noticias de que el vehículo de Ethan ha ardido en un accidente, y su compañero ha muerto carbonizado, pero de él no saben nada. La impresión es que Ethan malherido se encuentra atrapado en un mundo paralelo, pues no puede contactar con el exterior, y las personas que le atienden –el psiquiatra y la enfermera del hospital, un sheriff local, etcétera– hablan con él con una extraña amabilidad, como si tuvieran algo que ocultar. Adaptación de las novelas de Blake Crouch, con un aire intrigante que hace pensar en historias tipo Cuentos asombrosos o En los límites de la realidad. Terreno por tanto muy adecuado para Shyamalan, que dirige el piloto de la serie y figura como productor ejecutivo, aunque no ha intervenido en los guiones. El principal atractivo es la atmósfera envolvente que hace que el espectador dude de en que terreno se mueve. Con un reparto muy atractivo de grandísimos secundarios (a Matt Dillon le acompañan Terrence Howard, Juliette Lewis, Toby Jones y Melissa Leo, entre otros), la producción está cuidada, y sin alcanzar cotas de máxima excelencia, es más que digna.

6/10
Sinister 2

2015 | Sinister 2

Maltratada por su adinerado marido Clint, Courtney ha puesto pies en polvorosa con sus hijos, Dylan y Zachary, pero desconoce los extraños sucesos que han ocurrido en la casa de campo donde se ha refugiado. Por otro lado, Clint tratará de recuperar a los pequeños con trucos sucios. Por suerte, la mujer recibirá la ayuda de So-and-So, antiguo policía. Desmejorada continuación de la amena y cuidada Sinister, ya sin Ethan Hawke, que cede el protagonismo al tal So-and-So, el agente que le ayudaba, aunque ahora ha dejado el cuerpo policial, y que está encarnado de nuevo por James Ransone. El arranque tiene su tirón, y se repiten las impactantes películas caseras que tanto miedo daban en la primera parte, que mantienen la misma efectividad. También conserva el tono clásico y cierta elegancia. Sin embargo, el desarrollo se queda en nada, y acumula por doquier tópicos del cine de terror. El realizador original, Scott Derrickson, se mantiene sólo como guionista, y cede la batuta al irlandés debutante en Hollywood Ciarán Foy, que está muy lejos de su altura, pese a las buenas críticas cosechadas en su país con Citadel, su ópera prima. Ni Ransone ni el resto del reparto logra sacarle ninguna tajada a unos personajes demasiado planos. Para colmo de males, los diálogos que tienen que pronunciar son bastante insulsos.

4/10
Footloose (2011)

2011 | Footloose

Tras la muerte de su madre, sin padre que le acoja, el joven Ren MacCormack llega al pueblo del sur llamado Bomont para vivir con sus tíos. Pronto se da cuenta de que en ese pueblo las cosas no funcionan de modo normal: hay toque de queda para los adolescentes, no pueden organizar bailes, escuchar música a alto volumen está prohibido... La explicación tiene que ver con un accidente trágico acaecido tres años atrás por el que perdieron la vida varios jóvenes, entre ellos el hijo del pastor de la localidad, el Sr. Moore. Desde entonces se tomaron el pueblo normas estrictas respecto al ocio de la juventud. Pero el pastor comprueba que es muy difícil dominar a su propia hija, una joven que le ha echado el ojo al recién llegado. Remake prácticamente calcado de Footloose, la versión protagonizada por Kevin Bacon y Lori Singer en 1984 y convertida en producto de culto juvenil a la manera de otros productos musicales de la época, como Grease. La presente versión está modernizada mínimamente (en los bailes, donde domina el ritmo 'breakdance', en la sexualización femenina de los movimientos, etc.), pero ni siquiera se han cambiado los nombres de los personajes, ni el del pueblo, ni prácticamente la puesta en escena... Lo mejor son los bailes, pero desgraciadamente tan sólo podemos disfrutar de apenas tres o cuatro momentos para ellos, entre los que destaca el del tema musical que da título al film. El resultado es discreto, entretiene más o menos, se mueve por derroteros amables, nostálgicos e hiper-idílicos (¡ese beso con puesta de sol!), aunque también previsibles y a veces poco creíbles (la conversación en la iglesia). Los actores, todos, están correctos, desde el desconocido y joven protagonista, Kenny Wormald, que baila como los ángeles, hasta la chica Julianne Hough (Burlesque), pasando por el veterano Dennis Quaid. Pero es una lástima que la presencia de Andie MacDowell sea completamente testimonial.

4/10
El experimento

2010 | The Experiment

Travis decide inscribirse en un experimento psicológico conductual donde se escogen 20 hombres y se les hacen representar los papeles de guardias y prisioneros en una cárcel durante 14 días. El premio por participar son 1000 dólares diarios. Una de las principales reglas del experimento es "no tener violencia física"; si alguien recibe algún daño físico, corre peligro o alguien abandona el estudio, el experimento se da por terminado y nadie obtiene su dinero. Allí Travis conoce a Barris, una persona tímida e introvertida. Después de la entrevista inicial se reparten los roles en 8 guardias y 12 prisioneros, quedando Barris como guardia y Travis como prisionero. Los primeros momentos parecen de rutina y todavía no sienten su papel plenamente, pero después de ciertos incidentes las cosas empiezan a cambiar. Barris empieza a tomar su papel muy en serio y debido a que no pueden usar violencia física adopta la tortura psicológica, en especial con Travis. En pocos días todos se dan cuenta de que las cosas se han salido de control

Black Snake Moan

2006 | Black Snake Moan

Después del éxito logrado por Hustle & Flow, el director Craig Brewer vuelve a ofrecer un film que podríamos calificar de estridente y pasado de vueltas. Igual que en la película anteriormente mencionada, aquí nos mete de lleno en una historia sórdida, de dolor y redención, ambientada en un innombrado pueblo sureño de Tennessee, en donde el sufrimiento de sus habitantes parece encontrar perfecta expresión por medio del blues. Tres personajes, tres dramas. Lazarus es un antiguo guitarrista que ha perdido la esperanza y la alegría tras el abandono de su mujer, que para más señas se ha marchado con su hermano. Rae y Ronnie están enamorados y son una verdadera tabla de salvación mutua. Él tiene un serio problema de ansiedad que le impide progresar en la vida y ella padece una enfermiza ninfomanía, derivada al parecer de los abusos que sufrió de niña. Cuando Ronnie marcha al ejército, Rae se desmorona y reemprende su vida viciosa y disoluta. Un día aparece medio muerta en una cuneta cercana a la casa de Lazarus. Es una pena que Brewer sea tan, digamos, excesivo. Cuenta las cosas con demasiada desvergüenza, sin ninguna contención al mostrar comportamientos inmorales, y el tono del film recuerda en ciertos aspectos al cine de Tarantino, por su lenguaje procaz y la rara mezcla de drama, violencia, los personajes marginales y las situaciones esperpénticas. Así, en este film lo mismo se habla con tino y buen juicio de hacer el bien al prójimo o de pedir perdón a Dios por los pecados, como se muestra hasta qué extremos de bajeza humana y desprecio personal puede llegarse. Hay en la película un sentido positivo de fondo, con un marcada frontera entre el bien y el mal –ejemplar cuando se habla del aborto–, aunque esto no evite para nada la falta de contención en otros aspectos. Destacan igualmente algunas ideas argumentales con gran sentido metafórico, como esas cadenas que sujetan la lujuria de Rae, y que en algún momento dan la ocasión al director para ofrecer planos visualmente muy impactantes. Samuel L. Jackson está en su salsa, con un personaje que recuerda al recitador de la Biblia de Pulp Fiction, y Christina Ricci hace un trabajo colosal, aunque es una pena que elija papeles tan estrafalarios, desagradables y poco ejemplares.

4/10
Hustle & Flow

2005 | Hustle & Flow

Le hemos visto en Ray, Crash, Cuatro hermanos, Get Rich or Die Tryin'… Y lo confirma sobradamente en Hustle & Flow, trabajo por el que fue nominado al Oscar. Terrence Howard es un gran actor. En este film cobra protagonismo absoluto, al dar a la vida a Djay, un tipo marginal, camello y chulo de putas, que podría encontrar un modo de redimirse con su talento para la música rap. Así contada, la trama suena a tópica. Pero el director y guionista Craig Brewer sabe sacarle punta, gracias en gran medida al trabajo del actor. Historia sórdida, que transcurre en ambientes degradados, intenta apuntar al espíritu de superación. Lo mejor es el encuentro del protagonista con Skinny, un célebre rapero, que años atrás no era nadie. En él puede ver los efectos de la fama y la riqueza mal llevadas: Skinny salió de un arroyo para caer en otro tal vez peor.

6/10
Muerte de un ángel

2001 | The Caveman's Valentine

Antaño, Romulus fue un pianista genial, que se movía en los sofisticados círculos intelectuales neoyorquinos. Ahora, es un mendigo que vive en una cueva cercana al río Hudson, que escucha voces interiores y sufre extrañas alucinaciones. Más cerca del delirio que de la cordura, Romulus, que tiene una hija policía, debe enfrentarse a la realidad del asesinato de un joven, cerca de su “casa”. Éste fue modelo de algunas sesiones fotográficas de un artista moderno, miembro de uno de esos grupos de gente decadente, aunque supuestamente culta. Romulus volverá a vestirse como una persona en busca de la verdad… y del buen juicio. Extraño thriller a cargo de la directora y actriz Kasi Lemmons, que sorprendió tras las cámaras hace unos años con la interesante Eve’s Bayou. Quien ya abordara en una ocasión el realismo mágico, repite colaboración con Samuel L. Jackson en una historia algo abstrusa, que requiere un punto de complicidad en el espectador. No falta una sorpresa final en el desenlace, que no es cuestión de desvelar aquí.

4/10
Eve's Bayou

1997 | Eve's Bayou

Una voz en off afirma “el verano en que maté a mi padre tenía 10 años”: imposible encontrar modo mejor de captar la atención durante el resto de la película. Bayou es una zona pantanosa del estado de Louisiana, metáfora de la historia que cuenta la directora y guionista Kasi Lemmons. Allí viven los Batiste, familia negra acomodada. A lo largo de un verano Eve, la hija pequeña, descubre que su padre, un conocido médico, engaña a su esposa con la mujer de un amigo. Esta súbita revelación le introduce en una espiral de sentimientos algo traumáticos (incredulidad, desprecio, deseo de venganza...), que aceleran su desembarco en la adolescencia. Película intimista y multipremiada, se aleja de films que describen problemas de afroamericanos en grandes urbes, con el crack y la violencia callejera como telón de fondo. Ni siquiera se aborda el racismo. Lemmons evita las estridencias en este emotivo drama sureño sobre la pérdida de la inocencia de una chiquilla. Cuenta para ello con sólidos actores, entre los que destaca Samuel L. Jackson. En los relatos sureños no es infrecuente la presencia de la magia. Eve's Bayou muestra las habilidades como vidente de Mozelle, mujer como tocada por una maldición, a la que se le han muerto 3 maridos (el relato de cómo murió uno, tiene una fuerza narrativa asombrosa). Y en los deseos de castigar a su padre, Eve recurre al vudú. Hay una presencia religiosa a través de estos elementos, tratada de modo original: se adivina la actuación de Dios, más allá de la superstición; y se señala la responsabilidad de las personas en sus actuaciones: las desgracias que uno vive se las suele labrar uno mismo. Así se suaviza el fatalismo del film.

6/10

Últimos tráilers y vídeos