IMG-LOGO

Biografía

Carl Franklin

Carl Franklin

Filmografía
Mindhunter (2ª temporada)

2019 | Mindhunter | Serie TV

Sigue con magnífico pulso la serie criminal sobre asesinos en serie Mindhunter en su segunda temporada. Como cabe imaginar, tras el éxito en la resolución de un caso, la unidad especial del FBI sobre comportamiento criminal empieza a ser la niña mimada de la agencia, y de hecho el recién llegado Ted Gunn ofrece al trío original –los agentes Holden Ford y Bill Tench, y la doctora Wendy Carr– más hombres y recursos, e incluso les facilita una entrevista con el asesino inductor que más despierta la curiosidad del público, Charles Manson nada menos. Mientras continúa el trabajo cotidiano de visitar a célebres asesinos, despierta su atención una serie de crímenes que están teniendo lugar en Atlanta, de jóvenes chicos negros entre 12 y 20 años, que hasta el momento se habían considerado inconexos. Un grupo de madres de las víctimas aúnan esfuerzos porque consideran que ni la policía ni las demás autoridades están prestando la debida atención por prejuicios raciales, las investigaciones de la policía local para descubrir lo ocurrido han sido con frecuencia superficiales y con importantes negligencias. La creación de Joe Penhall a partir del libro “Mindhunter: Inside the FBI's Elite Serial Crime Unit” de John Douglas y Mark Olshaker, se muestra habilidoso en combinar la investigación principal, los alrededores del FBI y la policía con las habituales rutinas, y la vida personal de los tres personajes principales. Se sabe insistir en el egocentrismo de Ford, aunque apuntando a que empieza a ser un poco más consciente de los sentimientos de los demás; tiene enorme fuerza la subtrama del terremoto padecido por la familia de Tench cuando su hijo pequeño adoptado se ve envuelto en la muerte accidental de un bebé, subtexto sobre cómo podría forjarse, o no, una anomalía psíquica que deriva en criminalidad; y resulta más convencional la subtrama amorosa lésbica de Carr con la chica de la barra de un bar, aunque proporciona la excusa de una escena brillante, un interrogatorio en que usa una experiencia personal, que sus compañeros consideran una inteligente artimaña para dar carrete a un asesino en serie. Con tres directores de nivel –al ya presente en la primera temporada, el David Fincher de Seven y Zodiac, se suman Andrew Dominik y Carl Franklin– se dibuja el tono oscuro y desasosegante propio de un tipo de comportamiento aberrante, que escapa a las explicaciones convencionales, aunque se intente dar razón del mismo con métodos científicos. Los actores vuelven a estar muy bien, sobre todo Jonathan Groff y Holt McCallany, pero también Stacey Roca como esposa sufriente de Tench.

7/10
Por trece razones

2017 | 13 Reasons Why | Serie TV

Intrigante serie "teen", que adapta un best-seller de 2009 escrito por Jay Asher. Sigue el esquema de un clásico como El crepúsculo de los dioses, o de la serie Mujeres desesperadas, de contar con un narrador fallecido en trágicas circunstancias. Aquí se trata de la joven estudiante de instituto Hannah Baker, quien antes de suicidarse grabó, en plan retro, unas cintas de cassette donde daba 13 razones para explicar su fatal decisión. Todas las personas que de algún modo la empujaron a quitarse la vida reciben un paquete con una copia de la grabación. Uno de ellos es el tímido adolescente Clay Jensen, secretamente enamorado de Hannah, que va escuchando angustiado esa voz grabada que se diría que viene de ultratumba. Esta producción de Netflix con Paramount está bien rodada, y su punto de intriga atrapa. Por supuesto, se le puede achacar una mirada bastante superficial a la adolescencia, aunque subrayándose la típica confusión de esa etapa, acrecentada en los tiempos que corren por los móviles e internet, y la omnipresencia del sexo y la ideología de género. Se señalan algunos problemas y dificultades de esta etapa, acrecentadas por el entorno de unos padres despreocupados y de las nuevas tecnologías –acoso escolar, relaciones íntimas precoces, habladurías imposibles de dementir, obsesión por el aspecto físico, friquismo...–, pero como atmósfera donde desarrollar un suspense, que en ocasiones tiene algo de artificial. Los actores son grandes desconocidos, quizá se trata de una de las ventajas de este tipo de series que se estrenan directamente y de golpe en plataformas digitales: que se puede arriesgar con rostros con los que el espectador no está familiarizado, la apuesta está en unas tramas con capacidad de suscitar interés, contar con un equipo competente de guionistas, y algún director de relumbrón. Aquí se ha contado tras la cámara nada menos que con Tom McCarthy, cuyo Spotlight ganó en 2016 el Oscar a la mejor película.

6/10
The Leftovers (3ª temporada)

2017 | The Leftovers | Serie TV

La última temporada de esta serie de tintes apocalípticos, que se basa en el libro de Tom Perrotta, creador de la misma junto a Damon Lindelof. De nuevo juega con la dialéctica entre racionalismo y fe de los personajes, tras la misteriosa partida del dos por ciento de la población mundial de modo inexplicable, cuando está a punto de cumplirse el séptimo aniversario de este hecho, y la gente espera que ocurra "algo". Como en la segunda temporada, hay un prólogo en otra época, ahora más cercano en el tiempo, buen aperitivo para entrar a servir el plato principal. En el pueblo de Milagro, Kevin sigue ejerciendo de jefe de policía, pero tras su asombrosa experiencia de pasar por la muerte, Matt, el pastor, que ha visto a su esposa Mary despertar de un coma, está convencido de que se trata de un nuevo mesías, y hasta escribe un libro sobre él de tipo bíblico. Nora, la novia de Kevin, sigue sin poder olvidar a sus hijos, y aunque se autoengaña diciéndose que está investigando un fraude según el cual, por un módico precio, se puede contactar con los que se fueron, ella tiene la secreta esperanza de poder reunirse con ellos. Esto le llevará a Australia con Kevin, donde el padre de éste, contacta con los aborígenes, guiándose por unas viejas grabaciones de cassette. Corría riesgo de darse vueltas a sí misma en exceso, con lo que Perrotta y Lindelof aciertan decidiéndose por poner punto a final a su serie cuando su capacidad de intriga y de plantear interrogantes inquietantes sobre el sentido de la vida, lo que merece la pena, etcétera, no resultan cansina, sino todo lo contrario. Hay inteligencia y contención genuinas en la narración, también en el uso medido de la partitura musical verdaderamente magistral de Max Richter, que logra evocar el sentido de pérdida y añoranza de un modo increíble.

6/10
Buena conducta

2016 | Good Behavior | Serie TV

Letty Dobesh (Michelle Dockery) es una ladrona que vive al límite. Y lo hace por voluntad propia. Acaba de salir de la cárcel y está buscando la forma de salir adelante. Tiene que lidiar con un hijo de diez años que vive con su abuela y visitar regularmente al supervisor de su libertad condicional, que le aconseja sobre cómo superar sus adicciones y cuyos motivos para ayudarla no están demasiado claros. Pero el caos, que se resiste a abandonarla, regresa a su vida cuando se entera de los planes de un asesino a sueldo (Juan Diego Botto) que acaba de ser contratado para matar a una mujer. Cuando la vida de ambos se cruzan, surge entre ellos una extraña química que les llevará a una inevitable espiral de caos, sexo, violencia y pasión.

The Leftovers (2ª temporada)

2015 | The Leftovers | Serie TV

Segunda temporada de la serie creada por Tom Perrotta y Damon Lindelof, a partir de la inquietante novela de tintes apocalípticos del primero. Tres años después de la partida que supuso la inexplicable desaparición simultánea de 140 millones de personas por todo el mundo, el antiguo jefe de policía Kevin marcha con su hija Jill y su nueva novia Nora –cuya familia "partió" al completo– marchan al pueblo de Jared en Texas, ahora conocido como Milagro, al que muchos acuden como una especie de Lourdes, ya que ninguno de sus 9261 habitantes desapareció en el día fatal. Muchos van a modo de peregrinos, pero ellos han conseguido comprar una casa. Pero el sitio puede que no sea tan seguro: enfrente tienen una extraña familia afroamericana, y la desaparición de 3 jovencitas empieza a inquietar a la población. Además por allí anda un hermano de Nora, con su mujer en un estado de extraño letargo, que también espera un milagro. Y mientras Kevin empieza a pensar que está loco, pues tiene frecuentes visiones de Patti, una de esas fumadoras que habían hecho voto de silencio, y que se supone que está más que muerta. Situaciones inquietantes que tocan la fibra más íntima del ser humano, servidas por buenos actores y tramas atinadas, más las múltiples variaciones de un inspirado tema musical, contribuyen a la solidez de esta serie, de la que no es fácil señalar adónde quiere llevar al espectador, pero que decididamente engancha. Y es que al final plantea de modo diferente los grandes interrogantes acerca del sentido de la propia existencia de cada uno y de lo que nos pasa. Ya el primer capítulo, que al modo de 2001, una odisea del espacio, arrancaba en la prehistoria, da la medida de la audacia de sus responsables.

7/10
Bloodline

2015 | Bloodline | Serie TV

Serie producida por Netflix, sigue las andanzas de la familia Rayburn, que se han criado en los Cayos de Florida, y donde los padres son propietarios de un "resort", donde criaron a sus cuatro hijos ya adultos. Con ocasión de un homenaje público al patriarca se  reúne todo el clan, lo que incluye al hijo mayor y oveja negra Danny, a John, casado y con dos hijos, sheriff local, la chica, Meg, con pareja estable a la que es infiel, abogada de su padre, y el iracundo y poco paciente Kevin, con problemas matrimoniales que todavía no ha comunicado a los demás. Lo que debe ser una ocasión festiva saca a luz diferencias entre unos y otros, traumas del pasado, rencores y secretos. Los hermanos Glenn y Todd A. Kessler, y Daniel Zelman, ya mostraron buena mano para aunar drama y thriller en las intrigas de abogados de Daños y perjuicios. Aquí orquestan una trama acerca del tirón de los lazos de la sangre, lo que une y lo que separa, más culebrón, en un entorno de naturaleza salvaje que atrapa. Hay afecto y aprecio entre hemanos, padres e hijos, pero también inquina abundante, y egoísmo que dificulta que cada uno haga lo correcto; a lo que se suma el misterio de un cadáver de una joven con todas las huellas de haber sido salvajemente torturada y arrojada al agua. La trama engancha, por el gran reparto, donde da gusto ver a los veteranos (Sissy Spacek, Sam Shepard) y a los de edad mediana, entre ellos Ben Mendelsohn, con su punto algo canalla de quien no puede evitar ser o parecer malo, son cosas de su carácter, y Kyle Chandler, lo mismo, pero, tal vez, en sentido contrario.

6/10
House of Cards (2ª temporada)

2014 | House of Cards

La ambición de quien fuera congresista por Carolina del Sur, Francis Underwood, y de su esposa Claire, no parece conocer límites. Después de haber forzado la renuncia del vicepresidente para que se presente a gobernador, y ocupar así su puesto, el camino para llegar a la cúspide del poder parece bastante claro. Se trata de manejar a los que también se muestran ávidos de puestos de mando, pero que pueden ser manejados, como Jackie Sharp, que va a ocupar su puesto de líder de la mayoría del congreso, y emplear para los trabajos sucios a secuaces eficaces y leales como el ex alcohólico Doug Stamper. No faltan, por supuesto, los obstáculos, como los chicos de la prensa, o lobbies poderosos como el liderado por Raymond Tusk, amigo personal del presidente y que tiene negocios muy lucrativos con los chinos. Revelaciones como el recurso al aborto de Claire y agresiones sexuales en la cúpula del ejército van a complicar la vicepresidencia de Underwood, aunque aún más complicado lo va a tener el presidente Garrett Walker, que atraviesa una crisis matrimonial, y que se ve enredado en una complicada partida de ajedrez donde su segundo no parece ser precisamente su aliado. La segunda temporada de House of Cards, que adapta a la realidad estadounidense el libro de Michael Dobbs y la miniserie de Andrew Davies, sigue los parámetros maquiavélicos con que arrancó, su protagonista sigue siendo un perfecto cínico, que expresa sus planes sin remordimientos hablando de vez en cuando a la cámara, o sea, al espectador. Por supuesto a Underwood no le basta su vicepresidencia, y sólo en ocasiones contadas muestra una cierta correspondencia a las personas que le caen bien, como Freddie, que le sirve esas costillas que tanto le gustan en su viejo local. La trama política es sólida y despierta el interés, y hay lugar para las sorpresas, a medida que en el ambicioso camino de Underwood se acumulan los cadáveres, metafóricos o reales. La serie televisiva de Netflix es ágil, e incorpora bien elementos tecnológicos y de la actualidad. Los personajes están bien perfilados, pero pesa demasiado la carga inmoral, con planteamientos muy retorcidos –el ménage à trois del matrimonio Underwood con su guardaespaladas es de traca–, no existe alguien medianamente ejemplar e íntegro, parece que en Washington y en el mundo en general no existe la gente honrada, los políticos que simplemente quieren servir a sus ciudadanos. Una vez más el reparto es sobresaliente, con unos Kevin Spacey y Robin Wright que han tomado perfectamente la medida a Francis y Claire.

7/10
The Leftovers

2014 | The Leftovers | Serie TV

Inquietante serie creada por Damon Lindelof y Tom Perrotta, creada a partir de la novela del segundo –Perrotta es autor de las novelas que dieron pie a Election y Juegos secretos–, para HBO, productora que parece haber tomado una veta de angustia existencial en sus series, tras True Detective. El punto de partida resulta osado y engancha, pues la idea es que un mal día, sin ninguna causa aparente, desaparecieron de la faz de la Tierra 140 millones de personas, desde bebés hasta ancianos, el 2% de la población. Nadie sabe por qué, pero a punto de cumplirse el aniversario de la desgracia, las autoridades ultiman un homenaje a los que denomina "héroes". Mientras líderes religiosos y científicos discuten las causas de la tragedia, lo hay quienes simplemente la aceptan, quienes optan por la violencia, o los que están cansados de tanta palabrería, y que forman un enigmático grupo que se diría han hecho un voto de silencio. El episodio piloto deja el listón de las expectativas bastante alto, a la vez que despliega una galería de personajes variopintos, donde destacan los componentes de una familia, disgregada tras la desaparición de uno de los hijos. Las cuestiones apocalípticas que permiten pensar sobre el sentido de la vida forman parte de la obra de Lindelof, uno de los creadores de Perdidos, mientras que Perrotta parece aportar cierto elemento insano e incómodo, de modo que todo apunta a que el espectador va a poder bucear por los recovecos más oscuros del ser humano, cuando todo su mundo es puesto patas arriba y comienza lo que sólo se puede describir como una dura prueba.

6/10
The Affair

2014 | The Affair | Serie TV

Uno de esos dramas existenciales desesperanzadores, que últimamente dominan en el panorama audivisual, con personajes desnortados, de vidas vacías, y que se enredan en nuevas experiencias, ni siquiera para encontrar un sentido a su devenir diario, sino sólo para sentir al menos algo, dar un poco de picante a sus aburridas trayectorias. Aquí, al igual que en series como True Detective y The Leftovers, los creadores Hagai Levi y Sarah Treem añade un punto de intriga para enganchar al espectador. Y se ofrece, además, abundante y morbosa ración de sexo bastante gráfico. La cosa transcurre durante el verano. Noah, profesor y escritor en ciernes, se va con su esposa Helen y sus cuatro hijos de vacaciones a un pueblecito pesquero, donde tienen una auténtica mansión los adinerados suegros, donde él es también escritor cuyos libros son superventas. Deberían ser superfelices, pero Noah está un poco frustrado, sus hijos siempre interrumpen el momento en que quiere disfrutar con su mujer en la alcoba; y de los mayores, una es una auténtica Lolita, y otro un poco pirado, tiene ocurrencias como simular su suicidio, sólo era una broma. El caso es que conoce a una camarera local, Alison, con la que se obsesiona hasta iniciar una secreta aventura extraconyugal. Ella está casada y arrastra el trauma de la muerte de su hijito. Cada capítulo está dividido en dos mitades perfectamente diferenciadas, que dan el punto de vista ligeramente diferente de Noah y Alison sobre su adulterio, que narran, cada uno por separado, a un inspector de policía que les está tomando declaración. Inicialmente ignoramos qué ha ocurrido para que hayan ido a parar a comisaría, lo que alimenta el interés para seguir viendo nuevos capítulos. La trama está bien contada, al alternar cómo ven las cosas él y ella nos ofrece el modo en que uno y una se justifican y practican la autoindulgencia en el engaño que están protagonizando; pero resulta altamente deprimente, porque cualquier rasgo de generosidad, altruismo y sacrificio brillan por su ausencia, como se suele decir, cada uno va a "a su bola". Los actores, Dominic West y Ruth Wilson, aun siendo correctos, no dejan de presentar un cierto aire pasmado, sus formas de decir, "uy, no, estoy casado", para luego terminar compartiendo tórridos encuentros, no dejan de resultar poco consistentes.

6/10
House of Cards

2013 | House of Cards | Serie TV

Recién elegido el nuevo y demócrata presidente de Estados Unidos, el congresista Francis Underwood contaba con ser nombrado secretario de estado. Pero el ingrato presidente electo ha decidido no cumplir su promesa, las circunstancias políticas obligan. No queda convencido Underwood, que a partir de ese momento orquesta su particular venganza: no sólo torpedeará a quien el presidente ha señalado como secretario de estado para colocar a una mujer en su lugar, sino que apoyará una nueva ley de educación a su gusto, y filtrará información a su gusto a una bloguera del influyente diario The Washington Tribune; y todo ello con la apariencia de ser un fiel colaborador de la Casa Blanca, a la que no guardaría rencor. Entretanto la esposa de Francis, Claire, busca el modo de sacar adelante sus proyectos medioambientales sin ánimo de lucro, contando con que los fondos que manejará no son los deseados por la falta de consideración de que ha sido víctima él. Traslación a la realidad política americana de la novela del británico Michael Dobbs, que fue convertida en serie televisiva por la BBC en la última década del siglo XX. Se trata de un ambicioso proyecto de Netflix, el portal de internet para alquiler de películas y series televisivas, que de este modo se mete de lleno en la producción, incluso con el atrevimiento de haber puesto simultáneamente a disposición de sus usuarios, los 13 episodios de que consta su primera temporada. Los dos primeros capítulos los dirige el estiloso David Fincher, en su primera incursión televisiva, y otros cineastas ligados a House of Cards responden a los prestigiosos nombres de James Foley, Joel Schumacher, Carl Franklin y Allan Coulter, entre otros. El enfoque de House of Cards es tremendamente cínico: la entrega de Francis a la política es una exclusiva mirada a su propio ombligo, no consiste en otra cosa que en sentir el vértigo del poder y salirse con la suya, siempre desde una altura clarividente que mira a los demás con desprecio, sean “lobos” o de la “manada”. Ello se subraya con la escenas en que Francis, un papel a la medida de Kevin Spacey, mira directamente a cámara para exhibir sin tapujos su desprecio a los demás, su escasa confianza en la naturaleza humana la búsqueda de su exclusivo interés. Su matrimonio con Claire –no tienen hijos– parece más una fría asociación conveniente para ambos, que algo basado mínimamente en algo parecido al amor. Y los otros congresistas, la periodista, los ciudadanos sufrientes, no son más que peones sacrificables en su particular partida política de ajedrez; y ello porque tampoco es que sean mejores que él. Está claro que la serie, desarrollada en su versión yanqui por Beau Willimon, tiene gancho y está bien rodada. Logra intrigar y los actores hacen un buen trabajo. Pero la imagen que transmite de la actividad política es algo muy parecido a una cloaca donde nadie parece pensar que está prestando un servicio a los ciudadanos. Lo que resulta altamente deprimente.

6/10
The Newsroom (2ª temporada)

2013 | The Newsroom | Serie TV

Después de haber ofendido al Tea Party y a los republicanos -aunque él mismo se declara de ese partido- Will McAvoy y su televisión, la ACN, sufren un boicot, lo que se nota especialmente a la hora de acceder a información en la campaña para designar al candidato presidencial. Una dudosa operación militar con armas químicas, conocida en clave como Génova, obliga a los miembros del equipo de noticias a conseguir fuentes que la confirmen. La moralidad y legalidad de los drones, o el movimiento "ocupa Wall Street" ocupan la actualidad informativa. Y mientras cada uno sigue con sus problemas sentimentales, Will y Mackenzie con la especialista en chismorreos Nina de por medio, Maggie traumatizada por su estancia en África, y su ruptura con Jim, a la que se suma un vídeo viral en YouTube, etc, etc. Aaron Sorkin sigue demostrando una gran habilidad para la escritura de guiones basados en la actualidad, como demostrara en El ala oeste de la Casa Blanca, con diálogos bien perfilados. Aunque quizá en esta segunda temporada de The Newsroom introduce demasiados elementos próximos al culebrón, y carga las tintas contra todo aquello que huela a conservador, con menos sutileza que en otras ocasiones. En cualquier caso engancha, y saca el máximo partido al inspirado reparto, donde sobresalen Jeff Daniels y el veterano Sam Waterston.

6/10
Falling Skies

2011 | Falling Skies | Serie TV

La Tierra ha sido invadida por unos alienígenas muy belicosos, que en las grandes ciudades han establecido unas extrañas estructuras con propósitos poco claros. Además se apoderan de niños y jovencitos a los que convierten en una especie de zombies acoplándoles un sofisticado yugo a la espalda, que si se intenta quitar produce la muerte. Por fortuna existe una resistencia formada por grupos numerosos de 300 personas cada uno, que combinan a militares y civiles. Uno de estos grupos tiene el liderazgo militar del duro e intransigente capitán Weaver (Will Patton), que tiene como segundo al profesor de historia en la vida civil Tom Mason. Éste ha perdido a su mujer, y tiene a junto a sí a dos hijos, el niño Matt, y el joven soldado Hal; el tercero, Ben, es una víctima de los yugos. Serie de extraterrestres malvados producida por Steven Spielberg, que de esta modo sigue la vena de su adaptación de H.G. Wells en La guerra de los mundos. El creador es su guionista en Salvar al soldado Ryan, Robert Rodat. Contiene abundante acción, y se le ha dado un toque decididamente familiar a la lucha por la supervivencia, de modo que se evita en lo posible la violencia, y se subrayan en cambio los lazos amorosos de padres e hijos. Por ello, aunque sale fácil la comparación con la serie de zombies The Walking Dead, también por el paisaje urbano de casas abandonadas y derruidas, incluidas las visitas a supermercados para pertrecharse de víveres y utensilios, existe una clara diferencia en la no inclusión de excesos sanguinolentos. Están cuidados los efectos visuales, con unos robots cuyos andares recuerdan a los dinosaurios de Parque Jurásico.

5/10
The Pacific

2010 | The Pacific | Serie TV

Diciembre de 1941. Poco después del ataque japonés contra Pearl Harbor, el sargento de marines John Basilone se dispone a partir al frente del Pacífico. Mientras, Robert Leckie se alista en el ejército, al igual que Eugene Sledge, que al principio había sido rechazado por un soplo de corazón. La serie sigue las andanzas de estos y otros soldados en la Primera División de Marines, lo que permite seguir su intervención en Guadalcanal, los permisos en Australia, la actuación en Gloucester, y los combates en Iwo Jima y Okinawa. En frente tienen a un enemigo implacable, que hará cualquier cosa antes de rendirse. Ocho años después de la memorable Hermanos de sangre, Steven Spielberg y Tom Hanks -que también hicieron juntos Salvar al soldado Ryan, su primera colaboración "bélica"- vuelven a producir para HBO una serie bélica sobre la Segunda Guerra Mundial, cambiando esta vez el desembarco de Normandía y la guerra de Europa por la guerra del Pacífico.La trama se basa en las memorias de los auténticos veteranos de guerra Eugene Sledge y Robert Leckie. El film muestra un inusitado y crudo realismo en las escenas de combate, donde el espectador se ve literalmente hundido en el fango, con abundancia de duras escenas de mutilaciones y regueros de cadáveres. De este modo se incide en la idea de que la guerra deshumaniza progresivamente, aunque uno pueda estar cargado de razones para combatir. No obstante, se subraya la camaradería que existe entre los soldados, o los amores que pueden surgir en los permisos, pero con un empeño claro de no dulcificar falsamente la realidad. A tal respecto es ejemplar el último episodio del regreso a casa de los soldados, donde se muestran sus secuelas bélicas y la dificultad de reintegrarse en la vida civil.La producción es sencillamente de lujo, con variados escenarios bélicos; aunque eso sí, carga la mano en la crudeza de lo violento y lo sexual, donde podía haber habido más contención visual. A través del magnífico reparto se tocan "palos" varios del conflicto, como el del héroe de guerra Basilone, frustrado por dedicarse en casa a vender bonos de guerra tras su comportamiento heroico en Guadalcanal; los civiles japoneses suicidas; o la "clavija" que salta en el alma del bondadoso Sledge, de pronto obsesionado con la idea de "matar japoneses" con ocasión o sin ella, algo en lo que antes aplicaba ciertos principios que se han ido desdibujando.

7/10
A contrarreloj

2003 | Out Of Time

Matt es un buen policía, qué duda cabe, pero su vida privada es un desastre. Separado de su esposa Alex, también policía, mantiene una relación con Ann, una mujer casada, cuyo marido la maltrata. Aunque existe atracción mutua, la cosa no acaba de rodar; y para colmo de males, su amante y el esposo mueren calcinados en un incendio. Lo que aparte de lo trágico del suceso no debería presentar mayores problemas, si no fuera porque… al ingenuo de Matt se le ocurrió aceptar una póliza de seguro a su favor de Ann. Lo que le convierte en sospechoso número uno de lo que parece un fuego provocado. El cineasta afroamericano Carl Franklin, especializado en thrillers (Un paso en falso, Toda la verdad, El demonio vestido de azul), insiste en el género con este film donde las pruebas incriminan a un policía que hace todo lo posible por ocultarlas, mientras él averigua casi en solitario la verdad de los hechos. Denzel Washington hace su clásico papel de policía o detective, visto en títulos como Training Day, Estado de sitio o la citada El demonio vestido de azul. El actor encaja de sobras en el papel lo que no puede decirse de Eva Mendes.

5/10
Toda la verdad

2002 | High Crimes

Tras la estimable El coleccionista de amantes, los espectadores esperábamos una nueva colaboración entre Morgan Freeman y Ashley Judd, y quien se ha encargado de hacernos el favor ha sido Carl Franklin, director de renombre gracias a El demonio vestido de azul (1995) y Cosas que importan (1998). La verdad es que la pareja cumple las expectativas Aquí la Judd interpreta a una abogada que con la ayuda de un colega veterano caído en desgracia (Morgan Freeman) ha de defender a su esposo de una serie de espeluznantes acusaciones. Y es que según la justicia militar, su maravilloso marido lleva la friolera de quince años viviendo fugitivo con una identidad falsa. ¿El motivo? El sanguinario asesinato de mujeres y niños durante unas operaciones militares en El Salvador. Un marido encantador, una casa preciosa, buena salud, un hijo en camino… Todo como salido de un cuento de hadas. Y, paradojas de la vida, la dicha se va al traste en un abrir y cerrar de ojos. La cosa da qué pensar… ¿Es posible que pueda suceder algo así? ¿Es posible que los poderosos puedan tirar a la papelera nuestra felicidad en cuanto les da la gana? La que no está dispuesta a admitirlo es la aguerrida Judd, que vuelve a demostrar su predilección por encarnar a mujeres fuertes que cuando se ven envueltas en serios problemas son capaces de ponerse al mundo por montera. Le da la réplica un Morgan Freeman justo y comedido, aunque tiene que lidiar con un papel quizá demasiado plano para su talento interpretativo, y un Jim Caviezel cuya profunda mirada es sinónimo de enigma y que por mucho que lo intente no puede hacer olvidar al soldado Witt de La delgada línea roja. Franklin sabe dosificar la tensión de la trama, y juega al gato y al ratón con el género de la película, entre el drama judicial y el thriller de suspense. También hay algo de comedia gracias una Amanda Peet ligerita de cascos y que interpreta a la hermana de la protagonista.

4/10
Cosas que importan

1998 | One True Thing

Ellen es una prestigiosa periodista en Nueva York. Ha dejado atrás la vida provinciana de un pueblo donde vivió con sus padres y su hermano. Hasta que un día recibe una llamada de su padre, un profesor universitario: su madre tiene cáncer. Ante la nueva situación, Ellen arriesga su consolidada posición profesional para atenderla. Descubrirá entonces que las cosas no son lo que parecen: ni su padre es el tipo estupendo que creía ni su madre la mujer "plasta" y posesiva que había imaginado. Excelente drama que da vueltas a la situación que plantea la atención de un enfermo terminal. El film permite explorar numerosos sentimientos y responsabilidades: espíritu de sacrificio, paciencia, generosidad, amor en definitiva, que deben enfrentarse a los intereses personales, a veces egoístas. También explora adónde puede conducir un exceso de compasión. Una película como ésta necesitaba buenos actores. Ésta los tiene: Meryl Streep (candidata al Oscar una vez más), Renée Zellweger (que ya llamó la atención en Jerry Maguire) y William Hurt. Dirige Carl Franklin, que hasta ahora se había especializado en thrillers de gran intensidad: Un paso en falso y El demonio vestido de azul.

8/10
El demonio vestido de azul

1995 | Devil in a Blue Dress

Estamos en los años cuarenta, en la ciudad de los Angeles. Easy Rawlins, un hombre de color, está atravesando una mala racha. Acaba de perder su empleo, y se le acumulan los recibos de la hipoteca que grava su casa. Todo ello le lleva a aceptar un curioso trabajo, de carácter detectivesco: localizar el paradero de una misteriosa mujer. Lo que en un principio parecía un trabajo sencillo se va complicando, y pronto Easy se da cuenta de que se está adentrando en una peligrosa trama, donde se entrelazan, tráfico de drogas, con redes de policías y políticos corruptos. Carl Franklin dirige este film, que recoge muchos de los elementos típicos del cine negro: la voz en off del protagonista que narra la historia, comentarios mordaces e irónicos, la soledad y la clásica mujer fatal. El guión del film está bien construido a partir de una novela de Walter Mosley, y la historia se sigue con interés en todo momento. Denzel Washington, seguramente el actor de color más carismático de estos momentos, hace una gran interpretación en el papel del desencantado Easy. Resaltar también la elaborada creación de ambientes, a la que ayuda una espléndida banda sonora de Elmer Bernstein.

6/10
Falso movimiento

1992 | One False Move

Fantasía es una bonita muchacha que vive en las afueras de Los Angeles con su novio. Es una chica con un pasado oscuro, que no quiere revelar. Ambos deciden escapar de la ciudad, pero las cosas se complican y se ven involucrados en un violento atraco que acaba con varios muertos. Ayudados por un amigo de su novio, algo desequilibrado, tienen que huir a toda pastilla. La policía les pisa los talones. Los encargados del caso son dos expertos agentes, acostumbrados a los métodos implacables de la gran ciudad. Tras la pista de los fugados, llegan al tranquilo pueblo de Star City, donde la ley la impone un joven sheriff, cuyos métodos chocan con los de los policías de Los Angeles. El sheriff Hurricane Dixon se pone tras el caso y descubre que bajo el cuerpo de Fantasía se esconde Lila Davis, una antigua novia que desapareció por sorpresa. Deberá escoger entre la justicia o sus antiguos sentimientos. Un entretenido thriller que tiene una selección de los mejores ingredientes del género negro. Hay acción, intriga, e incluso problemática social. Proviene del cine independiente norteamericano, y en su guión está implicado el actor y director Billy Bob Thornton.

4/10
El equipo A (serie)

1983 | A-Team | Serie TV

En 1972, cuatro de los mejores hombres del ejército norteamericano fueron encarcelados por un crimen que no habían cometido. Hoy, buscados por el gobierno, sobreviven como soldados de fortuna. En los 80, estos entrañables mercenarios llenaron de acción la pequeña pantalla, y a pesar de la cantidad de balas que usaban, nunca mataron a nadie. Cómo era posible que cualquier 'mandoba' que quisiera controlarles les localizara antes que la policía militar, es todavía un misterio.

5/10
La leyenda del revólver de oro

1979 | The Legend of the Golden Gun

Un granjero y un esclado fugitivo van a la caza del guerrillero William Quantrill. En su camino se cruzarán con un pistolero que regalará al granjero un revólver con características muy especiales. Un western singular de producción pobretona y argumento un tanto peregrino, con toque algo fantástico. Cuenta, eso sí, con un reparto apañado.

4/10
El demonio vestido de azul

1995 | Devil in a Blue Dress

Estamos en los años cuarenta, en la ciudad de los Angeles. Easy Rawlins, un hombre de color, está atravesando una mala racha. Acaba de perder su empleo, y se le acumulan los recibos de la hipoteca que grava su casa. Todo ello le lleva a aceptar un curioso trabajo, de carácter detectivesco: localizar el paradero de una misteriosa mujer. Lo que en un principio parecía un trabajo sencillo se va complicando, y pronto Easy se da cuenta de que se está adentrando en una peligrosa trama, donde se entrelazan, tráfico de drogas, con redes de policías y políticos corruptos. Carl Franklin dirige este film, que recoge muchos de los elementos típicos del cine negro: la voz en off del protagonista que narra la historia, comentarios mordaces e irónicos, la soledad y la clásica mujer fatal. El guión del film está bien construido a partir de una novela de Walter Mosley, y la historia se sigue con interés en todo momento. Denzel Washington, seguramente el actor de color más carismático de estos momentos, hace una gran interpretación en el papel del desencantado Easy. Resaltar también la elaborada creación de ambientes, a la que ayuda una espléndida banda sonora de Elmer Bernstein.

6/10

Últimos tráilers y vídeos