IMG-LOGO

Biografía

Christian Tafdrup

Christian Tafdrup

Christian Tafdrup

Filmografía
Daisy Diamond

2007 | Daisy Diamond

Película danesa, pretenciosa donde las haya. Desde luego no honra a su título, no estamos ante ningún precioso diamante. Al principio parece que puede tener algún interés la historia de Anna, una mujer que se esfuerza por conciliar su condición de madre soltera con el deseo de triunfar como actriz. Pero la película se llena de diálogos engolados, juega a crear confusión en el espectador entre la vida real de Anna y las escenas que representa en diferentes “castings”, algo que al principio funciona como hallazgo más o menos feliz, pero que acaba cansando. La insistencia de mostrar a la protagonista desnuda, con ocasión o sin ella, no se entiende al principio, apenas se puede sostener con la idea de que se trata de una desnudez no sólo física, sino emocional. Luego, cuando Anna se desliza por un abismo de degradación donde tira por la borda su maternidad, y se vende para hacer cine porno, ya no extraña nada. Cine fallido de Simon Staho, que fue seleccionado en competición en San Sebastián por segunda vez, tras Bang Bang Orangután.

3/10
A Soap (enjabonado)

2006 | En Soap

Charlotte es una joven que abandona a su novio tras cuatro años de vida en común y se va a vivir a un piso de un barrio deprimido. Su vecino de abajo resulta ser “Verónica”, un joven tímido que está esperando una carta que le confirme su operación de cambio de sexo. Mientras Charlotte recibe visitas esporádicas de hombres, con los que pasa la noche, Verónica también se gana un dinero haciendo de prostituto en su piso. Un día Verónica se intenta suicidar con pastillas y Charlotte le salvará la vida. Atrevido y sórdido debut en el largometraje de la danesa Pernille Fischer Christensen, que ganó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín. Se trata de un drama rebuscado, marginal, de esos que muestran los sentimientos sin tapujos en materia sexual. La directora y guionista retrata unos personajes solitarios, muy tristes, cuyas vidas insatisfactorias se vuelcan en la perpetua búsqueda del amor y de la propia identidad. Esto hace posible que provoquen cierta empatía y casi ternura en el espectador, pues parecen incapaces de superar sus limitadas y miserables vidas. Y es que lo que ellos buscan es un amor muy pobre, escaso al menos, ya que su visión plana de la existencia lo reduce casi todo a sexo. Aunque el film es sórdido, y muestra conductas inmorales y degradantes, es cierto que la directora procura no ser demasiado explícita o al menos no se detiene morbosamente en las escenas más degradantes, que las hay. El film está rodado muy a la manera nórdica. La trama se divide en cuatro actos, introducidos a modo de relato por un narrador externo, lo que recuerda a algunas películas de Lars von Trier. Y el sonido y la luz ambiental, la cámara al hombro, los espacios cerrados (toda la historia tiene lugar en dos pisos), lo planos cortos, etcétera, relacionan el film con la tradición de los modernos cineastas daneses y más exactamente con el Movimiento Dogma, aunque en este caso no lleve el sello característico. El hiperrealismo se nota también en las excelentes interpretaciones, sobre todo en la de Trine Dyrholm, que encarna a Charlotte con una extraordinaria y llamativa naturalidad.

4/10
Después de la boda

2006 | Efter brylluppet

Jacob vive en la India, donde dedica todo su tiempo a los proyectos de ayuda a los más desfavorecidos de una organización no gubernamental. Pero si algo no sobra allí, son los fondos de financiación. De modo que cuando Jørgen, un gran empresario danés, muestra su disposición para donar una importante cantidad a la organización de Jacob, éste no tiene más remedio que seguir las “reglas del juego” y viajar a Dinamarca para explicarle su labor, ponerle un vídeo, etc. Jacob no se siente cómodo en ese ambiente donde el dinero a menudo se derrocha, y anhela cumplir la promesa que hizo a un niño de un orfanato, de estar de vuelta en una semana, para celebrar su cumpleaños. Y sólo por compromiso acepta asistir a la boda de Anna, la hija de Jørgen y Helene, que coincide con su visita a Copenhague. El caso es que un brindis de la novia tras la ceremonia va a llevar la historia por cauces inesperados. La directora danesa Susanne Bier ya había apuntado maneras de buena cineasta en la ‘dogmática’ Te quiero para siempre, y en la reflexión sobre la guerra Hermanos. Ahora, con este film nominado al Oscar a la mejor película extranjera, confirma sus dotes de gran narradora de historias, gracias a un guión coescrito con Anders Thomas Jensen, que contiene magníficos quiebros y requiebros, que lejos de estar forzados, se producen con naturalidad. Parece que Bier nos está contando inicialmente, con agilísimo ritmo, una historia sobre las diferencias entre los países pobres y la opulenta sociedad occidental, y sí, esto está también presente; pero sobre todo construye cuatro grandes personajes –el matrimonio (Rolf Lassgård y Sidse Babett Knudsen), la hija (Stine Fischer Christensen), el visitante (Mads Mikkelsen, visto como villano en la bondiana 007 Casino Royale)– y sus interrelaciones, de gran solidez, que además de producir en el el espectador emociones genuinas, empujan a la reflexión de que hay que ayudar a los que están lejos… y a los que están cerca. Apuntes como la sinceridad y transparencia como bases de un amor sólido y fiel, en el matrimonio y en la paternidad-filiación tienen un enorme valor antropológico. También está muy bien compuesto el discurso de cumpleaños, en que los comentarios tópicos de un empresario con planes de futuro están precedidos por una declaración de amor a los suyos, y la invitación a aprovechar el bien preciosísimo del tiempo. 

8/10

Últimos tráilers y vídeos