IMG-LOGO

Biografía

John Michael Higgins

John Michael Higgins

57 años

John Michael Higgins

Nació el 12 de Febrero de 1963 en Boston, Massachusetts, EE.UU.
Filmografía
Almost Christmas

2016 | Almost Christmas

Una familia disfuncional se reúne en su primera Navidad tras la muerte de la madre.

Dando la nota. Aún más alto

2015 | Pitch Perfect 2

Basada libremente en una novela de Mickey Rapkin, Dando la nota hizo cierto ruido en 2012 al recaudar más de 100 millones a nivel mundial cuando sólo costó 17. Las peripecias de Becca, chica solitaria que se unía al grupo femenino de música ‘a capella’ Barden Bellas, seguían patrones un poco trillados, pero estaban bien resueltas, y aderezadas con una recopilación de canciones que convirtieron el disco correspondiente en la banda sonora más vendida de 2013. En Dando la nota. Aún más alto, las Barden Bellas sufren un bochornoso incidente que arruina una actuación a la que ha acudido nada menos que el presidente Barack Obama. Para redimirse tratarán de ganar el título mundial de canto 'a capella' en Copenhague. Pero se enfrentan a duros competidores. La actriz Elizabeth Banks, secundaria y productora en el original, repite en ambas facetas y además debuta como realizadora con esta cinta. Pero se muestra completamente incapaz de remontar el trabajo de Kay Cannon, la misma guionista, pero esta vez muy poco inspirada, y que además recurre con frecuencia a un humor bochornoso, casi propio de las comedias más groseras de los hermanos Farrelly y derivados, o de algunos de los títulos protagonizados por la propia Banks como ¿Hacemos una porno? y similares. Quedan por tanto deslucidas tanto las pegadizas canciones, sacadas de éxitos del pop, al igual que las jóvenes y esforzadas actrices del reparto, en el que repiten Anna Kendrick, Rebel Wilson, Brittany Snow y el resto de las Bellas originales, y que incorpora a Hailee Steinfeld como una ‘heredera’, hija de una antigua miembro del grupo que quiere seguir los pasos de su progenitora. Los más apasionados de la saga deben quedarse durante los títulos de crédito, por la escena donde aparece la versión americana del programa televisivo “La voz”.

3/10
Jesse Stone: Perdido en el paraíso

2015 | Jesse Stone: Lost in Paradise

Jesse Stone investigará los hechos relacionados con los crímenes de un asesino en serie en Boston. A la vez tendrá la responsabilidad de proteger a una adolescente en la pequeña localidad de Paraíso. Se trata de la novena entrega cronológicamente hablando de la serie de telefilmes protagonizados por Tom Selleck, en la piel de Jesse Stone, personaje creado por el escritor de novela negra Robert B. Parker. Como siempre, más que la acción importa la investigación y el contenido dramático del argumento, en donde tienen mucho peso cada uno de los personajes. Destaca aquí el trabajo de la jovencita Mackenzie Foy, a quien vimos bordar el papel de Murph en Interstellar.

6/10
Con la banca no se juega

2014 | Breaking the Bank

La historia de Charles Bunbury (Kelsey Grammer), el torpe presidente de Tuftons, un histórico banco londinense fundado por la familia de su mujer Penélope (Tamsin Greig - Episodes). El único problema es que no sabe nada acerca de la banca... Cuando despiadados bancos de inversión japoneses y estadounidenses empiezan a rondar, Charles realiza una arriesgada apuesta, que termina llevando al banco a la quiebra y a la desgracia. Sin hogar y viviendo en las calles, Charles empieza a formar una extraña alianza, en un intento desesperado de recuperar el banco y a su mujer.

El reencuentro

2013 | The Best Man Holiday

Disfruta de las risas, las aventuras románticas y las sorpresas continuas cuando Harper (Taye Diggs), Lance (Morris Chestnut), Quentin (Terrence Howard), Jordan (Nia Long), Robyn (Sanaa Lathan), Mia (Monica Calhoun), Murch (Harold Perrineau), Candy (Regina Hall) y Shelby (Melissa De Sousa) se reúnen por primera vez en años. Cuando estos compañeros universitarios vuelven a verse, pronto comprueban lo fácil que resulta reavivar las rivalidades olvidadas y los flirteos, todo mientras hacen descubrimientos y muchos secretos se desvelan. El Reencuentro es la comedia que la crítica ha calificado de "una reunión para sentirse de maravilla." (James Verniere, Boston Herald).

Una aventura extraordinaria

2012 | Big Miracle

Barrow es una pequeña localidad de Alaska, situada en el punto más septentrional de Estados Unidos, en el Círculo Polar Ártico. Las temperaturas allí son extremadamente frías. El joven periodista Adam se encuentra en ese lugar perdido para realizar una serie de reportajes en la televisión local. Pero un día descubre una noticia que poco a poco se va adueñando de la opinión pública hasta llegar a ser una bomba mediática de repercusión internacional: tres ballenas grises han quedado atrapadas bajo el hielo. Sólo pueden respirar gracias a un agujero del tamaño de una pequeña piscina, el único lugar abierto en una extensión de 8 kilómetros. Si no les ayudan, las tres ballenas morirán por la congelación del agua... Muchas personas verán cómo esa noticia afecta a sus vidas: los autóctonos de la zona (los inupiat), una activista de Greenpeace ex novia de Adam, un magnate del petróleo, un alto mando militar, etc. Cuidada y amable película ecológica, plagada de buenos sentimientos y de personajes de buen corazón, cuyo guión está inspirado en los hechos reales que acaecieron en esa pequeña localidad de Alaska en 1988. Una aventura extraordinaria recoge bien cómo una pequeña noticia va adquiriendo cada vez más repercusión, hasta ir alcanzando un nivel mundial. A la vez, supone un ejemplo de la fuerza que en la actualidad ha alcanzado el llamado cuarto poder, los “mass media”, y del error que supone ignorar esa realidad, cuando muchas veces la situación requiere aunar esfuerzos por una causa común. Como telón de fondo se incide en el respeto por los pueblos de esas zonas del mundo, un lugar en donde también la llegada de la tecnología y la modernidad puede significar la desaparición paulatina de su cultura y sus tradiciones. Ken Kwapis dirige con oficio a un reparto que está bien elegido y cumple su cometido con solidez, aunque tampoco se exigen grandes alardes interpretativos. Si hay que destacar a alguien habría que nombrar al veterano Ted Danson y al expresivo chaval debutante Ahmaogak Sweeney.

5/10
Dando la nota

2012 | Pitch Perfect

Beca es una jovencita que se acaba de incorporar a la universidad. Poco motivada con los estudios, lo que de verdad desea es convertirse en DJ. Pero tal meta no parece fácil a corto plazo, y entretanto su padre, profesor en la misma universidad, le reprocha su escasa vida social. Así que impelida por su progenitor, ingresa en el grupo de canto a cappella de Las Bellas, el único formado enteramente por chicas. La meta es llegar a la final de esta modalidad musical vocal y sin instrumentos, que se celebra en el Cargenie Hall de Nueva York, para lo que debe integrarse en un grupo variopinto de féminas con sus personales problemas. El desconocido Jason Moore hasta ahora sólo había trabajado en televisión. Y televisiva se diría que es su principal referencia para Dando la nota, la exitosa serie Glee. Sólo que Dando la nota no es Glee, carece de la chispa de la serie de Ryan Murphy, a pesar de que comparta con ella la inclusión de números musicales coreografiados, las cuitas amorosas y de identidad sexual de las chicas, la rivalidad con otros grupos, etc. Está claro que la fórmula de “jovencitos y jovencitas de buen ver” más “música presentable” tiene su público, no hay más que ver el éxito de tantas películas de baile de trama bastante elemental. Aquí la novedad estriba en que se cante a cappella, lo que propicia un momento prometedor, pues la cortinilla de Universal al inicio de Dando la nota, es acompañada por la correspondiente tonadilla musical tarareada en vez de orquestada. Pero quitado esto, la trama es muy ramplona, los personajes no tienen entidad, empezando por la “prota”, una Anna Kendrick que poco tiene que hacer con su papel. Hasta “gracietas” como la vomitona se repiten dos veces, por si no hubiera quedado claro lo “divertido” de la propuesta... y la escasez de ideas.

3/10
Bad Teacher

2011 | Bad Teacher

Elizabeth es el claro antiejemplo de profesora. Le importan un bledo sus alumnos, no prepara las clases, tiene costumbres poco edificantes, las relaciones con sus compañeros profesores son completamente interesadas. Su plan de dejar la enseñanza y casarse con un ricachón que la mantenga ha fallado, de modo que debe volver a las aulas. Allí empieza a cultivar el trato con un nuevo y atractivo profesor, que parece de buena posición social. Gamberra y zafia comedia pergeñada por Jake Kasdan, director (Dewey Cox: una vida larga y dura), y los guionistas Lee Eisenberg y Gene Stupnitsky (ambos responsables de Año uno y de episodios de The Office). La idea es poner patas arriba las películas de modélicos profesores, lo que se apunta en los títulos de crédito y se remacha con los filmes que la protagonista pone a sus alumnos para ahorrarse el tener que dar una clase. Y la gran originalidad transgresora estribaría en que no se ofrece moralina, Elizabeth sigue casi igual de impresentable al final de la película que al principio. Independientemente de lo cuestionable de este planteamiento, la realidad es que la película avanza a trompicones, sin rumbo fijo, acumulando gags, algunos más inspirados que otros. La falta de una estructura digna de ese nombre se nota especialmente en la parte referente a los niños de la película, muy poco dibujados, y con bromas relativas a su iniciación al sexo poco acertadas. Probablemente lo mejor del film son los secundarios, con algún descubrimiento como el de Lucy Punch, que encarna con talento a la antipática profesora rival de Elizabeth. Pero está claro que el protagonismo absoluto es para Cameron Díaz, que vuelve a transitar terrenos de comedia en plan sexy –con escenas como el lavado del coche, o el sexo con ropa, que pretenden ser graciosas y son sencillamente lamentables–, algo que quizá debería empezar a replantearse con los años que va sumando.

4/10
Un lugar para soñar

2011 | We Bought a Zoo

Hollywood es a veces bastante injusto. A pesar de ser el responsable de éxitos como Casi famosos o Jerry Maguire, el valioso realizador Cameron Crowe se vio relegado a pasar seis años en dique seco tras el fracaso de Elizabethtown, de 2005. En 2011 ha vuelto al tajo con un par de trabajos en el terreno del documental y Un lugar para soñar, adaptación del libro de Benjamin Mee, que cuenta su experiencia real. A Matt Damon le corresponde interpretar en la pantalla al tal Mee, padre de un hijo adolescente y una niña pequeña, desconsolado tras el prematuro fallecimiento de su esposa. Tras dejar su empleo como reportero, se dispone a buscar una casa nueva para cambiar de aires y superar la tragedia. Encuentra en las afueras de la ciudad una que se ajusta exactamente a lo que esperaba, pero ésta resulta ser parte de un viejo zoológico a cargo de la joven Kelly Foster y su equipo, que llevan un tiempo trabajando sin cobrar. El lugar sólo se vende a aquel que esté dispuesto a hacerse cargo de los animales, pero Mee, pese a las reservas de su hermano y a su inexperiencia en el sector, decide lanzarse a la aventura y tratar de reabrir el lugar al público. Por primera vez, Crowe rueda un film digerible por el público de prácticamente cualquier edad, con un tono casi de película familiar. Él mismo se ha encargado de coescribir el guión adaptado con Aline Brosh McKenna, autora de títulos como El diablo viste de Prada. La trama resulta premeditadamente predecible, y además, el film está rodado con un academicismo ejemplar. A pesar de todo, el realizador, más habituado a contar sus propias experiencias en películas medio autobiográficas, que a encargos como Vanilla Sky y esta cinta, parece hacer suyo el periplo vital de Mee, y aspectos como la relación de éste con sus hijos parecen auténticos, quizás porque Crowe ha incorporado elementos de experiencias propias con sus vástagos. Además, es un film muy positivo sobre la necesidad de recuperar la alegría aún habiendo sufrido un duro golpe, y el valor de la perseverancia y del trabajo bien hecho. Es también un elogio de las personas capaces de asumir un riesgo tremendo en la vida lanzándose a la aventura de tomar las riendas de una empresa de éxito incierto. Una de las señas de identidad del cineasta desde Solteros –el título que le consagró– es su somera descripción de los numerosos personajes que suelen aparecer en sus películas, apoyándose en un buen reparto. En un papel más cercano que Bourne y sus personajes habituales, Matt Damon parece encontrarse muy cómodo, sobre todo en sus secuencias con la adorable niña Maggie Elizabeth Jones, que a pesar de su corta edad ya tiene en su haber títulos como Footloose (2011). Scarlett Johansson cumple como jefa de un equipo tan variopinto como entrañable, formado por tipos como el excéntrico Peter MacReady, utópico diseñador del recinto del zoo, al que sabe dar lustre el veterano Angus Macfadyen (Braveheart). Son también dignos de mención los jóvenes Colin Ford y Elle Fanning, el antagonista de la función, un duro inspector interpretado por John Michael Higgins (Arrested Development), y sobre todo el mordaz pero cálido hermano del protagonista, al que da vida el gran Thomas Haden Church. No falta, como en todo el cine de Crowe, una buena recopilación de apropiados temas musicales para subrayar los momentos decisivos.

6/10
Guerra de Cheerleaders

2009 | Fired Up!

Vacaciones de verano entre las animadoras. Alocada comedia sobre adolescentes descerebradillos, que saca partido al éxito de otras comedias de instituto subiditas de tono al estilo American Pie. Aquí se centra en dos amigotes que sólo piensan en chicas, en ligar, etc. Son jugadores de un equipo de fútbol americano y se las ingenierán para eludir el campamento de verano y pasar los días con un nutrido grupo de cheerleaders.

3/10
La cruda realidad

2009 | The Ugly Truth

  Abby es una productora de televisión, cuyo programa no acaba de despegar entre la audiencia. Aunque buena profesional y atractiva, tampoco acaba de encontrar a su ‘media naranja’, entre otras cosas por uno de sus defectos: le encanta tener el control. Pero su vida va dar un vuelco cuando su jefe contrata al impresentable Mike, que se ha hecho famoso en la televisión local por un consultorio sentimental de carácter machista, donde las relaciones hombre-mujer acaba reduciéndolas a sexo. Aunque sus ideas sean políticamente incorrectas, el fichaje de Mike dispara los índices de seguimiento de los espectadores. Comedia romántica según el clásico esquema de guerra de sexos, a lo que se suman los consejos amorosos del ‘celestino’ Mike a Abby para conquistar a su atractivo vecino; pero con el lastre de que la palabra ‘elegancia’ brilla por su ausencia en muchos momentos. Sigue así Robert Luketic un poco los derroteros de los hermanos Farrelly o de Judd Apatow, de chistes guarros –hay uno que es una variación pobretona de aquel célebre de Meg Ryan en un restaurante en Cuando Harry encontró a Sally, que por cierto, en 1989 se consideraba el no va más del atrevimiento, cómo han cambiado los tiempos–, para arrojar un mensaje tan elemental como el que sigue: en las relaciones sentimentales, hay un término medio entre la visión romántica y racional de Abby, y la terrenal y genital de Mike. Ciertamente destaca algún momento divertido, y Katherine Heigl y Gerard Butler tienen cierta química, pero falta sentido del ritmo, y la zafiedad acaba matando el encanto.  

4/10
Di que sí

2008 | Yes Man

Salvo en casos excepcionales en los que ha dado con directores de primera, como en ¡Olvídate de mí!, El show de Truman y Man on the Moon, Jim Carrey se dedica a las comedias alocadas. Aceptar ir a ver una de estas comedietas es arriesgado. Sin embargo, esta vez merece la pena decir que sí. En esta ocasión, Carrey interpreta a Carl Allen, que trabaja en una oficina bancaria donde se encarga de conceder préstamos, aunque lo más normal es que los deniegue. También es igual de negativo en sus relaciones personales, pues desde que su esposa le abandonó por otro hombre, no tiene muchas ganas de vivir. Si alguien le invita a una fiesta o a tomar unas cervezas, se niega, pues prefiere quedarse viendo vídeos en su casa. Un día, un tipo le habla de Terrence Bundley, un carismático gurú de la autoayuda. Carl acepta a ir a una de sus conferencias sobre algo llamado el Principio del Sí. Durante el acto, el gurú convence a Carl de que diga que sí a todo desde ese momento, porque las respuestas positivas conducirán a algo bueno, y las negativas a terribles desgracias. El especialista en comedias Peyton Reed (Abajo el amor) adapta una novela autobiográfica de Danny Wallace, escritor británico. El punto de partida tiene su gracia, y el guión exprime bastante bien sus posibilidades, a pesar de cierta tendencia a las situaciones groseras, que empañan lo que podría haber sido una comedia muy clásica. En este sentido, la secuencia de sexo con la mujer de la tercera edad remite a los peores momentos de los hermanos Farrelly. Por lo demás, abundan los secundarios divertidos –el director de la sucursal aficionado a las fiestas, la mujer de las tartas, el enfermero, la dependienta coreana– que tienen un aire disparatado que recuerda a las comedias de Blake Edwards. También el film es rico en momentos ingeniosos –la fiesta de Harry Potter, el intento de suicidio que deriva en un musical–. Subyace de fondo, un mensaje ligero pero positivo –nunca mejor dicho– sobre la responsabilidad individual, la toma de decisiones y la necesidad de afrontar la vida de cara. Además, Jim Carrey está bastante contenido, salvo en un momento gracioso, en el que recupera sus muecas exageradas de siempre. Le secunda muy bien la versátil Zooey Deschanel, que muestra una vez más sus excelentes cualidades para la comedia.

5/10
Fred Claus. El hermano gamberro de Santa Claus

2007 | Fred Claus

Simpática comedia navideña, apta para toda la familia, cuya mayor originalidad es haber inventado un supuesto hermano mayor de Santa Claus, el malhumorado Frederick, que vive en plena ciudad de Nueva York y no quiere ni oír hablar de su familia. La causa de esa separación es una mezcla de recuerdos infantiles aciagos –Nick (luego Santa Claus) era idolatrado por su madre y Fred cada vez más olvidado; uno lo hacía todo bien para sus padres y el otro era invitado perpetuamente a imitarle; alguna torpeza de Nick que Fred no ha podido olvidar, etc.– junto con un poco de desfachatez y pereza por perdonar y superar las pataletas de la infancia. De todas maneras, Fred cae bien al espectador, porque seguro que cualquiera hubiera sentido lo mismo en su situación. Ahora en plena vida urbana, sigue siendo un vividorcillo de tres al cuarto, aunque de buen corazón, que da largas a su novia y no se compromete por falta de madurez. Sin embargo, ante la necesidad de conseguir 50.000 dólares para montar un negocio lucrativo, decide humillarse y llamar a su hermano Santa Claus al Polo Norte. El bonachón de Santa le promete el dinero a condición de que vaya a visitarle y trabaje con él unos días, hasta la fecha límite para cerrar el negocio. El filme de David Dobkin (De boda en boda) sigue en todo momento las pautas del subgénero navideño, con risas y momentos emotivos, entregados con los ingredientes típicos de la comedia familiar: los hermanos desunidos, las dificultades entre enamorados, el malo que intenta acabar con Santa Claus, el amor por todos los niños del mundo, etc. Al final triunfará el amor y cada uno se volverá mejor persona. Todo muy clásico y navideño, si no fuera por el extraño empeño que parecen tener los guionistas (al menos en la versión española) de eliminar cualquier mención a Dios por pequeña que sea, pues incluso dejan a medias un refrán popular para no citarlo: “A quien madruga…”, y ahí se quedan. Pero, en fin, es sólo una apreciación singular y anecdótica sobre una película amable y plagada de buenos sentimientos. Y entre medias hay tiempo para algunas divertidas escenas, como la de la macrodiscoteca que monta Fred en la fábrica de juguetes, o, sobre todo, la de la terapia grupal formada por los hermanos de los famosos (con apariciones estelares de personajes reales, como Frank Stallone, hermano de Sylvester; Roger Clinton, hermano del ex presidente Bill; y Stephen Baldwin, el hermano del también actor Alec). Aparte de la eficaz interpretación de Vince Vaughn, sorprende el espléndido plantel de secundarios –aunque algunos están muy desaprovechados–, entre los que destacan un enormemente gordo Paul Giamatti, en el papel de Santa Claus, y Kevin Spacey en uno de esos papeles de malvado que tanto le gustan.

4/10
Dick y Jane: ladrones de risa

2006 | Fun With Dick And Jane

A primera vista, se diría que a Dick y Jane Harper no les pueden ir mejor las cosas. Felizmente casados, con un hijito adorable, él tiene un puesto ejecutivo en la importante empresa Globodyne, pues acaba de ser promocionado como vicepresidente de la compañía. Es la ocasión de que Jane deje de trabajar y se dedique con más tiempo a cuidar a la familia, y su estupendo hogar. Pero de la noche a la mañana Globodyne ‘pincha’. La empresa entra en bancarrota, los grandes jefes se han preparado sus ‘fondos de reptiles’, y el caso es que Dick se encuentra con una mano delante y otra detrás. Los Harper vivirán primero de los ahorros, y luego venderán sus propiedades, y tendrán que aceptar trabajos poco menos que indignos. La situación se vuelve tan precaria, que al fin deciden convertirse en auténticos ladrones: no al modo de sus jefes, sino disfrazados y asaltando bancos. Divertida comedia, que actualiza el viejo film de 1977 Roba sin mirar a quién, con Jim Carrey y Téa Leoni sustituyendo a los originales George Segal y Jane Fonda. Con un marco contemporáneo de escándalo al estilo del caso Enron, el film contiene un buen puñado de gags sencillamente hilarantes, a cuento de esta sociedad ‘de plástico’ que nos hemos construido, donde la felicidad se identifica con la posesión de bienes, y no con el esfuerzo de ser mejores personas. Bromas en torno a la idea de guardar las apariencias, o a la torpeza con que abordan su carrera criminal (un poco al estilo de Granujas de medio pelo, de Woody Allen), las borda la pareja protagonista. De Carrey es bien conocido su talento para la comedia, mientras que Leoni continúa exhibiendo la gracia mostrada en Flirteando con el desastre y Un final made in Hollywood.

5/10
Separados

2006 | The Break-Up

Gary y Brooke se casaron muy enamorados. Pero el tiempo ha pasado, y sus diferencias de carácter han empezando a abrir grietas en su matrimonio. Él trabaja en una empresa familiar turística; es un tipo campechano, poco refinado, y que suele ir ‘a su bola’; ella es más sofisticada, detallosa y sensible, y presta sus servicios profesionales en una galería de arte. Los pequeños resquemores se van sumando y un día estalla la trifulca; en lo que se diría una reedición de La guerra de los Rose a pequeña escala empiezan a hacerse la vida imposible. Y lo curioso y absurdo del caso es que, en el fondo, se quieren. Peyton Reed (A por todas, Abajo el amor) tiene un pequeño gran problema en su film de ribetes tragicómicos: la situación única en que consiste todo él. Y una vez planteada ésta, la cosa se estanca hasta hacerse insufrible. Ni todo el encanto de la ‘friend’ Jennifer Aniston puede remediarlo.

2/10
Nominados

2006 | For Your Consideration

Blade: Trinity

2004 | Blade: Trinity

Blade decide unirse a los Nightstalkers, un grupo de humanos cazadores de vampiros, como única solución para derrotar a Danika Talos. Esta peligrosísima vampira se ha instalado en Irak, donde no habrá armas de destrucción masiva, pero sí están los restos del mismísimo conde Drácula, al que Danika tratará de resucitar para que le ponga las pilas a Blade. Esta tercera entrega de la saga vampírica supone el debut como director de David S. Goyer, guionista de las tres partes y de Batman Begins. El avezado Goyer repite los ingredientes que hicieron triunfar a las otras dos partes: estética gótica de videojuego, ritmo de videoclip, música estruendosa y violencia salvaje. Y como está ya todo más visto que el tebeo (el personaje se inspira precisamente en un tebeo de la Marvel), Goyer le da cierta frescura apoyándose en numerosos golpes de humor.

4/10
El último vaquero

2003 | Monte Walsh

Un poderoso viento

2003 | A Mighty Wind

Tres grandes intérpretes de música folk se reúnen para homenajear a un músico fallecido. Comedia con un tema musical que fue nominado al Óscar: A Kiss at the End of the Rainbow.

3/10
7 días de vida

2000 | 7 Days to Live

Ellen y Martin. Están tratando de superar la trágica muerte de su hijo. Deciden para ello alejarse del mundanal ruido, y ocupar una casa que ha estado deshabitada durante veinticinco años. Ella se dedica a decorar el nuevo hogar, él a escribir. Vida bucólica y tal... aparentemente. Porque Ellen empieza a tener unas misteriosas visiones de su propia muerte, que la van a llevar al manicomio. Terror inquietante, a veces sólo sugerido. Hasta el título con un “7” parece querer ser una réplica de El sexto sentido en las ganas de sorprender. Amanda Plummer y Sean Pertwee dan vida al matrimonio protagonista.

3/10
Very Important Perros

2000 | Best In Show

Concurso canino al canto. ¿Quiénes son más animales, los perros o sus dueños? No es fácil decirlo en esta tronchante película de Christopher Guest, donde somos testigos de los esfuerzos de una variada galería de personajes, para que sus mascotas triunfen en la pasarela. Cuidadoso transporte en jaulas ‘ad hoc’, estilismo, buena alimentación... todo es poco para que los animalitos estén monos y agraden al exigente jurado. Guest formó un grupo muy conjuntado de actores en su anterior trabajo, Waiting for Guffman. Ahora repite con varios de ellos y un método donde hay espacio para la improvisación. Así surgen los divertidos gags, donde asistimos a las peripecias de un anciano y su voluptuosa esposa, una pareja de gays que regentan un peluquería, un abogado y su mujer, un vendedor de ropa para hombre y su encantadora esposa... y de sus animalitos, of course.

4/10
El hombre bicentenario

1999 | Bicentennial Man

Año 2004. Una familia adquiere un robot con idea de que les ayude en las tareas domésticas. A medida que sirve en su hogar, Andrew (que así es bautizado el robot) comienza a desarrollar una sensibilidad que no parece nada normal en una máquina. Es capaz de hacer pequeñas esculturas, y tiene lo que podría llamarse afecto por los distintos miembros de la familia a la que sirve, sobre todo por Pequeña Miss. Esto le hace sentirse confuso, y a medida que pasan los años se le plantean cuestiones como la libertad y la muerte. Adaptación bastante libre de dos relatos de Isaac Asimov. A Chris Columbus le cuesta insuflar un poco de vida a un relato dramático; parece claro que el terreno donde más cómodo se siente es la comedia (Solo en casa, Señora Doubtfire, Nueve meses). Las teclas tradicionales de la ciencia ficción sobre la deshumanización de la sociedad y la posible inteligencia de las máquinas, o las famosas 3 leyes de la robótica, apenas las toca. Uno no pide grandes discursos filosóficos, pero que el hecho de que un robot que es casi una persona se presente, más o menos, como algo incuestionable, de lo que nadie se extraña mucho, exigiría alguna explicación o un poco de asombro. En cualquier caso tiene su punto de interés, sobre todo en su reflexión acerca del envejecimiento de los humanos, que contrasta efectivamente con la eterna juventud del robot.

5/10
La teniente O'Neil

1997 | G.I. Jane

La atractiva Demi Moore se arriesga en esta película al hacer de tipa dura y cachas. Dirigida por Ridley Scott (Alien, Blade Runner), el film indaga en el poder y el afán de superación de las personas. En una controvertida decisión, el gobierno de los Estados Unidos decide elegir a la teniente Jordan O'Neil (Demi Moore) para ser la primera mujer en formar parte de una unidad de elite del ejercito. Pero para ello tendrá que pasar una serie de durísimas pruebas mentales y físicas. Cuando una unidad queda a merced del enemigo, O'Neil tendrá la oportunidad de salvar la vida de aquél que ha sido responsable de todos sus sufrimientos.  Película de acción, suspense y superación, que aprovecha irregularmente el subgénero de la lucha de géneros en el ejército. Demi Moore (Ghost) hace lo que puede con su cara mona, pero el papel no da para mucho. Resulta soprendente que Ridley Scott sea el responsable de este film, claramente el punto más bajo de toda su filmografía. 

3/10
La cortina de humo

1997 | Wag the Dog

A 11 días de las elecciones presidenciales, el candidato a la reelección es acusado de mantener una relación sexual con una menor. Los 'fontaneros' de la Casa Blanca deben distraer a la opinión pública durante ese tiempo, inventando guerras y héroes. Y acuden a un profesional en la materia: un productor de Hollywood. No está claro si la realidad imita al arte o viceversa. Sea como fuere esta divertida sátira política se ha anticipado a los escándalos de la Casa Blanca hasta extremos insospechados. Los observadores políticos de la prensa internacional han señalado de modo unánime la similitud entre lo propuesto por el film y el caso Clinton. La coincidencia de los bombardeos de Sudán y Afganistán con la declaración de Monica Lewinsky ante el gran jurado parece un calco del film. El guión urdido por David Mamet (fue candidato al Oscar) destila acidez por todos sus poros al dibujar la manipulación política a través de los medios de comunicación. Dustin Hoffman está memorable como ególatra productor y tuvo una nominación al Oscar por su papel. Merece la pena escuchar las bellas e irónicas canciones de Mark Knopfler.

6/10
Los reyes de la noche

1993 | The Late Shift

Reconstrucción de un célebre episodio de la historia de la televisión americana, la competición que se desató tras la retirada del célebre presentador Johnny Carson de su exitoso programa Tonight Show. Todas las cadenas de televisión estuvieron pendientes de la lucha entre dos populares cómicos por convertirse en el sucesor de Carson. La excelente actriz Kathy Bates (Tomates verdes fritos, Misery) protagoniza esta cinta basada en el best seller "The Late Show". Dirige Betty Thomas (Dr. Dolittle).

4/10
Besos de vampiro

1989 | Vampire's Kiss

Peter es un ejecutivo de Nueva York, muy mujeriego, que una día pasa la noche con una atractiva y misteriosa mujer llamada Rachel. En la fogosidad del encuentro, la chica le muerde el cuello a Peter y a partir de ese momento, empieza a comportarse de una manera muy extraña y comienza a creer que se ha convertido en un vampiro. Curiosa mezcla de terror y comedia, donde Nicolas Cage fue gratamente valorado y premiado en Sitges en 1989. Le acompaña una seductora Jennifer Beals (Flashdance) y la cubana Maria Conchita Alonso (Colors (Colores de guerra)). Tiene escenas algo subidas de tono y otras más violentas no aptas para todos los estómagos.

4/10

Últimos tráilers y vídeos