IMG-LOGO

Biografía

Kevin J. O'Connor

Kevin J. O'Connor

Kevin J. O'Connor

Filmografía
Nación cautiva

2019 | Captive State

Diez años después de que la Tierra haya sido sometida por una fuerza extraterrestre, la sociedad humana se divide en disidentes y colaboracionistas. En la ciudad de Chicago un grupo de jóvenes busca sobrevivir y recuperar su identidad, pero no lo tendrá fácil.

Colewell

2019 | Colewell

Viudas

2018 | Widows

Chicago. Los cuatro criminales implicados en un audaz golpe, mueren carbonizados cuando se enfrentaban a la policía. Dos millones de dólares se han esfumado convirtiéndose en cenizas, y Jamal Manning, un gángster afroamericano que busca la honorabilidad postulándose a concejal de uno de los distritos más conflictivos de la ciudad, contaba con ellos para financiar su campaña, que le enfrenta a Jack Mulligan, hijo del concejal actual Tom, ambos pertenecientes a una saga familiar habitual en los círculos de poder municipales. Con uno de sus matones Jamal presiona a Veronica, viuda de Harry Rawlings, líder de la banda caída, para obtener su dinero. Junto a las otras tres viudas, y para escapar del lazo en que les dejaron atrapadas sus maridos muertos, retomarán los planes que había trazado Harry para ejecutar otro golpe que podría valerles cinco millones de dólares. Potente adaptación de la novela homónima de Lynda La Plante, que ya había sido adaptada como miniserie británica en 2002, de la mano de Geoffrey Sax. La nueva versión cuenta con la pluma de otra novelista con recientes y exitosas adaptaciones de su obra para cine y televisión, Gillian Flynn (Perdida, Heridas abiertas), que ha trabajado en el libreto con el director del film, Steve McQueen. Sorprende la solidez del guión, que depara muchas sorpresas inesperadas, perfectamente introducidas, y lo bien dibujados que están los personajes femeninos, esto sí que es empoderamiento de la mujer a través del thriller y el subgénero de las películas de robos, y no la convencional Ocean's 8. La película combina bien la intriga con los dramas personales, y los temas de fondo de la corrupción, el gangsterismo, la manipulación, las familias desestructuradas, las tragedias que a todos nos tocan en lo más hondo, a veces rompiéndonos el alma. Viola Davis, Michelle Rodriguez y Elizabeth Debicki encarnan muy bien lo que es la lucha por la supervivencia, y las tres tienen escenas de alto calado dramático. Aunque estamos ante uno de esos filmes que bien merecerían un premio a todo su reparto, están muy bien escogidos los actores para los roles de padre e hijo concejales, Robert Duvall y Colin Farrell, el cabecilla de los ladrones, Liam Neeson, el candidato negro Brian Tyree Henry, su hermano matón Daniel Kaluuya, la niñera peluquera reconvertida en conductora Cynthia Erivo, y aún podríamos citar a más, hasta las partes más pequeñas están tratadas con esmero.

7/10
The Master

2012 | The Master

Freddy Quell es un alienado veterano de la Segunda Guerra Mundial, que suma a un pasado familiar borrascoso, los traumas bélicos de su servicio en el Pacífico y la reinserción en la vida civil. Adicto al sexo y al alcohol, tras una borrachera acaba a bordo del barco de Lancaster Dodd, conocido también como The Master, carismático líder de una secta que promete a sus seguidores hacer sus sucesivas existencias más llevaderas. The Master, rodeado siempre de fieles acólitos y a punto de publicar un libro que iluminará a los potenciales lectores, se plantea como un reto personal ayudar a Freddy, y en efecto logrará una especial conexión con su difícil pupilo. The Master consiguió en la Mostra de Venecia los premios al mejor director, Paul Thomas Anderson, y la mejor interpretación masculina, compartido por Joaquin Phoenix y Philip Seymour Hoffman. Son premios merecidos para una película compleja, que habla de personas que han perdido el norte existencial, y de la dificultad de contar con “brújulas” o “sistemas de navegación” que señalen la dirección correcta por estos mundos de Dios, más cuando son inventados por un hombre que apenas cuenta con otra cosa que su arrolladora personalidad. Muy probablemente asociar la película The Master a la Iglesia de la Cienciología –para más inri, Paul Thomas Anderson dirigió a uno de sus miembros más ilustres, Tom Cruise, en Magnolia– es más una triquiñuela de marketing para jalear al público ante una propuesta difícil que el seguimiento de una realidad que en el mejor de los casos tal vez inspira al director, para dar luego rienda suelta a la creatividad. Sea como fuere, la cinta escrita, dirigida y producida por Anderson sí supone un intento serio por mostrar cómo funcionan ciertas seudorreligiones que prometen aliviar las penalidades de esta vida a través de una metodología más o menos científica. La mirada de Anderson no resulta complaciente pero tampoco se encuentra marcada por la animadversión. Trata el cineasta de reflejar que hay muchas personas con serios problemas psicológicos, y otras que tratan de ofrecerles soluciones no demasiado contrastadas, que se convierten para ellos en un “modus vivendi”. Los deseos de ayudar mediante hipnosis o manuales de autoayuda pueden ser medianamente sinceros, y hasta hay cierto autoconvencimiento –¿o habría que decir autoengaño?– de que se están ofreciendo un buen “producto”, aunque la parte del “business”, ganar dinero, sea a la postre primordial, lo que fácilmente empuja al escepticismo. Hablando de hipnosis en The Master, resulta obligado señalar que Anderson es un gran cineasta de increíbles cualidades hipnóticas, y con su puesta en escena, uso de la banda sonora, y unos actorazos entre los que sobresalen los mentados Phoenix y Hoffman, más la siempre estupenda Amy Adams, logra tener al espectador pegado a la butaca, a pesar de que, insistimos, su film, de difícil encaje para el gran público, se queda pegado a ras de tierra, obvia temas como la trascendencia o la religión revelada.

7/10
Pozos de ambición

2007 | There Will Be Blood

Poderosa adaptación de la novela "Petróleo" de Upton Sinclair (1878-1968). Sigue las evoluciones de Daniel Plainview, un hombre duro como una roca, parco en palabras, que recorre Texas en busca de "oro negro", o sea, petróleo. Con tesón y arriesgando su vida, ha aprendido cómo perforar el suelo y el modo de moverse para hacerse con los derechos de explotación de las tierras adecuadas. En una de sus prospecciones muere uno de sus hombres, que deja un bebé; Daniel decidirá adoptarlo, de modo que todo el mundo, incluido el chaval cuando crezca, creen que es su hijo de verdad. Un día el joven Paul Sunday acudirá a Daniel dispuesto a señalarle un lugar rico en petróleo y aún sin explotar; Daniel se muestra suspicaz, pero cuando acude allí descubre que todo es cierto, y que Paul le ha dado la información para conseguir un dinero rápido y huir del ambiente asfixiante de su familia. En efecto, Daniel conocerá al hermano gemelo de Paul, Eli, un tipo iluminado, investido de la seguridad ciega del fanático, que ha fundado la Iglesia de la Tercera Revelación. Sinclair es un autor estadounidense conocido por sus inquietudes sociales, reflejadas en su credo socialista. Esto queda claramente plasmado en la adaptación de su novela, recorrida por una visión desesperanzada del hombre. Así las críticas se dirigen en dos direcciones. Por un lado, la ambición que propicia el capitalismo, el deseo de poseer riquezas y explotar los recursos; lo curioso es que en este film contrasta Daniel con otros petroleros que nadan en el dólar porque él lleva un estilo de vida muy sobrio, desea dominar la tierra, acumular barriles del líquido negro, pero no se sabe para qué, él desde luego no lo sabe. Esto resulta patente en lo relativo a su hijo adoptivo, que bien podríamos decir es su principal tesoro, algo para lo que parece ciego, sencillamente no lo ve; hay gestos de cariño, pero cuando acontece un suceso terrible, se ve cómo el afán por el petróleo le ha podrido el alma; también va en esa línea la subtrama del hermanastro inesperado, donde la desconfianza tendrá graves consecuencias. La otra explotación que se pone en la picota sería la religiosa. Todos necesitamos creer en algo, parece pensar el peculiar pastor Eli, que funda una extraña iglesia, que ofrece consuelo a gente sencilla, que necesita canalizar su relación con Dios. Tal como maneja la cosa Eli, se diría que su pretensión es, como la de Daniel, pura ambición. Él ha encontrado una forma de ganarse la vida y de financiarse, y pervierte las inquietudes espirituales para servir sus propios intereses, lo que queda especialmente de manifiesto cuando Daniel se acerca a su iglesia por intereses bastardos. Más allá de la trama, bien atrapada, destaca el tratamiento formal de Paul Thomas Anderson, verdaderamente audaz y original. En los primeros veinte minutos del film apenas se pronuncia una palabra, y mientras seguimos la búsqueda de petróleo de Daniel, podríamos decir que estamos asistiendo a "El amanecer del hombre petrolero", la influencia de 2001: una odisea del espacio parece innegable, también en el tratamiento fotográfico, jugando al contraste de iluminación, y en el uso de un sonido que recuerda a la alarma espacial del monolito. Hay un magnífico uso del formato ancho de pantalla. Resulta llamativa la espectacularidad de las escenas de los pozos, pero eso no impide una agradecible sobriedad frente a los efectos visuales apabullantes que dominan el cine actual. El reparto es una maravilla. El camaleónico Daniel Day-Lewis entrega otra de sus composiciones con sabor a Oscar. Aunque lo que más llama la atención es el resto del reparto, sembrado de desconocidos. Algo suena Ciarán Hinds, pero el inquietante Paul Dano compone muy bien al dudoso predicador, mientras que Kevin J. O'Connor atrapa bien la tristeza del hermanastro. También es muy expresivo el niño Dillon Freasier.

8/10
Enfrentados

2006 | Seraphim Falls

Aunque no acaba de despegar de nuevo, el western se resiste a morir en el siglo XXI. Surgen títulos regularmente, algunos de gran calidad, como Open Range, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford o la excelente serie Deadwood. Aborda el género ahora el cineasta David Von Ancken, hasta ahora dedicado a series como The Shield.  Cinco años después de la Guerra Civil, Morsman Carver, antiguo coronel confederado, recluta a varios hombres para que le ayuden a capturar a Gideon, que fue oficial del ejército del norte. Carver está obsesionado con capturar a su objetivo, por motivos poco claros. Le localizan en una zona aislada, y logran alcanzarle con un disparo, pero éste se tira al río. Convencido de que no ha muerto, Carver advierte a los suyos de que sigan tras él, o no cobrarán lo prometido. Von Ancken narra la historia sin recurrir apenas a los diálogos, y la acción se desarrolla por completo en grandes espacios naturales. Recupera un tema que ha sido tratado muchas veces en clave de cine del oeste, la venganza y sus consecuencias deshumanizadoras, y que ha dado lugar a clásicos memorables. Lo mejor es la dimensión humana que alcanzan los protagonistas, capaces de cometer mezquindades, pero también algún que otro acto noble. Los interpretan con convicción los dos protagonistas, Pierce Brosnan y Liam Nesson, aunque está un tanto desaprovechada –como casi siempre– Anjelica Huston. Desde la aparición de su simbólico personaje, casi al final, el tono se vuelve alegórico y pretencioso, dando lugar a un desenlace bastante fallido. Además, al espectador le queda la sensación de que el desarrollo ha abusado de tópicos hasta el punto de que en algunos fragmentos la acción se vuelve previsible.

4/10
Van Helsing

2004 | Van Helsing

¿Cómo reunir en una misma película a monstruos que han protagonizado en solitario decenas de títulos? Stephen Sommers, que ha escrito y dirigido esta película, tiene la respuesta. Para empezar, el protagonista será un especialista en cazar monstruos, que ya aparece en la novela "Drácula", de Bram Stoker: Van Helsing. Este intrépido personaje, una especie de Indiana Jones que viste siempre ropa oscura, se transforma en agente secreto del Vaticano nada menos, y sus misiones son enfrentarse con diabólicas criaturas. Aunque sus jefes suelen recomendar que no mate a nadie, que debe procurar salvar también a tan terribles oponentes, Van Helsing no lo suele tener fácil a tal respecto. Contando con Van Helsing, parece razonable pensar que ya tenemos un escenario principal, Transilvania, donde mora el conde Drácula con sus tres sanguinarias novias. Si vamos más allá, e imaginamos a Anna, una chica muy guerrera, que lidera un pueblecito que sufre los embates de los vampiros, y que ésta tiene un hermano que sufre el mal de la licantropía, ya tenemos otro monstruo en el saco. Finalmente, hemos de pensar que Drácula es un no-muerto, y esto, entre otras desventajas, le impide tener descendencia con sus queridas novias. Así que, para superar esta contrariedad, el conde piensa que las ideas del doctor Frankenstein de fabricar una criaturas a partir de cuerpos de difuntos, pueden ser una solución. Y ya tenemos un tercer monstruo. Si a esto sumamos una secuencia de presentación de Van Helsing, en que anda por las calles de París a la caza de Mr. Hyde, tenemos por fin una colección de monstruos de lo más completita. Conociendo los antecedentes de Sommers, sus dos filmes La momia y El regreso de la momia, era de esperar que, a pesar de contar aquí con tanto monstruo, apostara más por la acción y la aventura que por el terror propiamente dicho. Y desde luego, en tal aspecto, la película no defrauda en absoluto. Una vez perfilados los sencillos mimbres argumentales que acabamos de apuntar, no hay un momento para tomarse un respiro. La película es trepidante, como un circo con varias pistas, en el que, en cada una, parece escucharse el grito de guerra ‘¡Más difícil todavía!’. Maquillaje asombroso para las criaturas (un Frankenstein diferente) y efectos digitales para las transformaciones de las criaturas (singularme el hombre lobo), escenarios para dejarte boquiabierto, planos en los que la cámara y los actores, literalmente, vuelan…Todo está al servicio de ese increíble espectáculo visual. Hugh Jackman, Lobezno en las dos entregas de X-Men, es un Van Helsing la mar de razonable. Y Kate Beckinsale, a pesar de su aire de damisela delicada, da bien el tipo de mujer peleona, algo que ya había probado en parte en Underworld. Para los monstruos se apostado por actores no demasiado conocidos, pero que cumplen: Richard Roxburgh es Drácula, Will Kemp el Hombre Lobo, y Shuler Hensley el monstruo del Dr. Frankenstein. Pero no hay que engañarse, éste no es un film pensado para que los actores entreguen composiciones memorables. Estamos ante un film muy físico, y a tal respecto hay que subrayar que muchas de las escenas peligrosas las han hecho directamente los actores sin especialistas, colgados con cables que luego se han borrado digitalmente.

6/10
Golpe a traición

1999 | If... Dog... Rabbit...

Johnny acaba de salir de la cárcel. Su esfuerzo por regenerarse pronto se va a ver truncado, pues su padre y hermanos le involucran en un plan criminal, el asalto de la taquilla de la plaza de toros de Tijuana, en México. Primer largometraje del actor Matthew Modine, que antes sólo había dirigido cortos. Modine firma el guión y se reserva además el papel protagonista de esta película de ladrones miserables, donde también tiene presencia el gran John Hurt. Nada original hay en la cinta, pero se deja ver.

4/10
La momia

1999 | The Mummy

Egipto, ciudad de Tebas. Año 1719 antes de Cristo. El gran sacerdote Imhotep ha desafiado el poder del faraón manteniendo un romance con Anck-Su-Namun, una de sus concubinas. Tal relación sacrílega recibe un terrible castigo: Imhotep es momificado vivo, en medio de terribles torturas. Tres mil años más tarde Rick O’Connell, alistado a la Legión Extranjera, descubre casualmente las ruinas de Hamunaptra, donde fue enterrado Imhotep. Cuando más tarde se encuentra con Evelyn, una bella egiptóloga, y otros buscadores de tesoros perdidos, comienza la gran búsqueda en la Ciudad de los Muertos. Pero, ¿estarán a salvo de la maldición de la momia? Una aventura de las de toda la vida. Si hay que buscar una referencia cinematográfica reciente, ésa es sin duda La máscara del Zorro. El director, Stephen Sommers (Deep Rising (El misterio de las profundidades), El libro de la selva, Las aventuras de Huckleberry Finn) no puede ser más claro: "Esta no es una película de terror. No puede ser demasiado sangrienta. Es más como Lawrence de Arabia o En busca del arca perdida. Es de aventuras, un relato de amor, una historia épica". Los momentos de emoción son abundantísimos: el prólogo en el Antiguo Egipto es excelente, con una maravillosa recreación digital. Los efectos de la maldición de la momia propician momentos espectaculares como el ataque de un peligroso ejército de escarabajos, o la lucha con un grupito de momias, homenaje al clásico Jasón y los argonautas. Gran parte del film se rodó en Marruecos. Para el reparto se ha acudido a actores en gran parte desconocidos, si exceptuamos al cada vez más en alza Brendan Fraser. A su compañera femenina, Rachel Weisz, se la ha podido ver antes en films como Reacción en cadena, Belleza robada y Amores en tiempos de guerra.

6/10
Chill Factor

1999 | Chill Factor

En una isla del Pacífico una operación militar secreta se salda con una masacre. Sólo se salvan un científico y el comandante de la operación, la cual tenía que ver con una fórmula química muy peligrosa. Años más tarde, dos hombres que viven en Montana deberán hacerse con el fruto de la fórmula de manos del científico, una sustancia capaz de producir una catástrofe si se derrite. Unos terrorista irán tras ellos. Rutinario aunque entretenidillo film de aventuras llenas de acción, con un reparto limitadito. Se trata del pirmer film como director de Hugh Johnson, que ejerció de director de fotografía en películas como La teniente O'Neil o Tormenta blanca.

4/10
Deep Rising (El misterio de las profundidades)

1998 | Deep Rising

John Finnegan es un mercenario que se presta a que unos ladrones usen su rápida y pequeña embarcación para asaltar un lujoso barco trasatlántico. La sorpresa viene cuando llegan a la nave en una oscura noche y se la encuentran sin pasajeros. Poco a poco aparecen signos inequívocos de que una extraña y sanguinaria bestia marina es la responsable de un montón de muertes. ¿Lograrán ellos salvar el pellejo? Stephen Sommers ha demostrado ser un director de los llamados artesanos por sus dos buenas adaptaciones de Las aventuras de Huckleberry Finn y El libro de la selva (1994). Ahora acomete un entretenido producto de serie B en clave de terror. Sus personajes arquetípicos deben unir fuerzas para combartir a un monstruo. Se combina el suspense con la acción y los toques sanguinolentos.

5/10
Dioses y monstruos

1998 | Gods and Monsters

El director de cine James Whale vive un tranquilo retiro en una lujosa mansión. Pura apariencia. Su estado de salud es delicado, tras una apoplejía. La llegada a casa de Boone, apuesto jardinero, parece animar a un Whale que no oculta su homosexualidad. Enseguida le propone que pose para una serie de dibujos; mientras, el joven podrá escuchar fascinantes historias del viejo Hollywood. Bill Condon, director y guionista, adapta la novela El padre de Frankenstein de Christopher Bram. Su libreto, brillante, ganó un Oscar. El artificio de presentar a Whale como nuevo doctor Frankenstein que está diseñando en Boone un monstruo, es sólido. Condon también acierta en la realización: agilidad, buena partitura, planos llenos de poesía como el último del film, en que Boone imita al monstruo A esto suma una magnífica definición de personajes y relaciones, donde dominan amistad (la dedicatoria “Clayton Boone, ¿amigos?” es muy clara) y lealtad: no es extraño que Ian McKellen fuera premiado en San Sebastián por su papel de Whale; o que Lynn Redgrave, como asistenta del cineasta, haya recibido un Globo de Oro; también vale la pena llamar la atención sobre Brendan Fraser, tras ese film ligero llamado George de la Jungla. La película respira romanticismo por el mundo del cine, tal y como ocurría con Ed Wood. Sólo que donde ahí había optimismo a toda costa, aun en medio de las penas, aquí se agarra la vena de la tragedia y del cansancio de vivir. Uno de los planos del film, tomado prestado de El crepúsculo de los dioses de Billy Wilder, deja bien sentado por donde van los tiros.

8/10
Operación Canadá

1995 | Canadian Bacon

El presidente de los Estados Unidos, aconsejado por un asesor, lanza una campaña a la opinión pública en la que presenta a Canadá como un país enemigo. El sheriff de un pueblo fronterizo se toma la cosa demasiado en serio, y organiza la defensa de su pueblo. Al estilo de Que vienen los rusos de Norman Jewison, Michael Moore escribe y dirige una película moderadamente divertida en algunos pasajes, pero previsible. Fue uno de los últimos trabajos del actor John Candy antes de morir.

4/10
Virtuosity

1995 | Virtuosity

Thriller de ciencia ficción que juega a la dualidad del mundo de carne y hueso y del mundo cibernético, en otra dimensión. El argumento habla de un personaje creado por ordenador, llamado SID 6.7, un criminal malévolo utilizado como entrenamiento de oficiales de policía. Los problemas llegan cuando este personaje cruel y sádico escapa del ciberespacio y se establece en el mundo real. Un policía intentará pararle los pies. La película quedó antigua al poco tiempo de su estreno. El guión efectista e inverosímil perdió por KO contra al gran reparto encabezado por Denzel Washington y Russell Crowe. Una pena.

4/10
Escape de Absolom

1994 | No Escape

Estamos en el año 2022. El capitán John Robbins es conducido a Absolom, una isla selvática donde los presos más conflictivos son abandonados a su suerte. En Absolom, Robbins habrá de enfrentarse a los más diversos peligros, entre ellos sus propios compañeros de cautiverio, que se rigen por las normas más primitivas y salvajes. Robbins pronto sólo tendrá un objetivo en su mente: Escapar de Absolom a cualquier precio. Ray Liotta (Uno de los nuestros) encabeza el reparto de esta claustrofóbica película dirigida por Martin Campbell. La mezcla de la pura acción con el subgénero da perfectos resultados.

3/10
Equinox

1992 | Equinox

Esta película aborda desde una singular perspectiva el tema de la doble identidad en un peligroso terreno dominado por la violencia. En un lugar dentro de las peligrosas calles del Empire, la metrópolis americana, dos hermanos gemelos (Matthew Modine) sobreviven de formas muy diferentes a un clima extremadamente violento y hostil. Ambos hermanos nunca se han conocido, pero ahora sus vidas se cruzarán en un terreno impredecible, tan inestable como un enorme estanque de arenas movedizas. Matthew Modine (De repente, un extraño, La isla de las cabezas cortadas, Memphis Belle) hace un trabajo inmejorable en su doble y opuesta interpretación. Le acompañan unas fantásticas Lara Flynn Boyle (Twin Peaks) y Marisa Tomei (Sólo tú), que ponen el toque romántico. Inquietante y sobria película que cautivará a todos los espectadores.

3/10
Héroe por accidente

1992 | Hero

Bernie La Plante (Dustin Hoffman) es un pillo de mucho cuidado. Es de esos tipos que, como se dice, no dudaría en vender a su madre. Una noche se está lamentando de la mala suerte que le persigue en la vida, cuando de repente un avión de pasajeros se estrella ante sus ojos. Bernie, conmocionado, corre hacia el lugar del accidente con buenas intenciones por una vez en su vida. Arriesgándose al máximo, consigue salvar a los pasajeros. Cuando ve llegar a las ambulancias y a los coches de policía, huye sin ser visto entre la confusión. Aparece en escena una ambiciosa reportera llamada Gale Gayley (Geena Davis) que oye hablar del héroe desconocido y altruista, y se empeña en encontrarlo. Pero otro pillo de mucho cuidado, interpretado por Andy García, se ha percatado de la situación y pretende aprovecharse al máximo. Una divertida comedia que plantea una efectiva trama de enredo. Cuenta con un excelente equipo de protagonistas. El experto Stephen Frears impone un ritmo ágil que entretiene al espectador desde el principio. Frears se dio a conocer en su país natal, Inglaterra, con Mi hermosa lavandería (1985), escrita por el pakistaní Hanif Kureishi, en la que se da a conocer Daniel Day-Lewis. Su siguiente éxito es Las amistades peligrosas (1988). La película tiene un afán moralizante, como las mejores comedias clásicas.

6/10
FX2 Ilusiones mortales

1991 | F/X2

Bryan Brown retoma el papel de Rollie Tyler, un genio de los efectos especiales. En esta ocasión Rollie colabora con la policía, poniendo a su servicio su peculiar talento para capturar a un peligroso psicópata. No obstante las cosas no transcurren como habían sido planeadas, y un agente resulta asesinado, siendo Rollie el único testigo. El maestro de los efectos especiales acude a pedir ayuda a su viejo amigo Leo McCarthy, que ahora trabaja como detective privado. Ambos deberán enfrentarse a una poderosa conspiración que implica a altos cargos de diversos estamentos del poder. Richard Franklin dirige esta entretenida secuela, a la que sabe imprimir grandes dosis de suspense y acción. Al igual que ocurriera en la primera, lo más impactante son los diferentes efectos especiales que utiliza Rollie, y que en más de una ocasión dejan al espectador boquiabierto. Bryan Brown se ve acompañado por el veterano Brian Dennehy.

5/10
Amor perseguido

1990 | Love at Large

A Harry Dobbs, un detective privado, le encarga una bella pero inestable mujer que vigile a su esposa, que quizá la esté engañando. Harry se pone a ello, ignorante de que él mismo está siendo seguido por Stella, otra detective, pues su celosa novia tampoco está muy segura de su fidelidad. El enredo se complica aún más cuando Harry descubre que su objetivo es bígamo. Alan Rudolph escribe y dirige un "divertimento" ligero que homenajea al cine negro en clave de suave e irónica comedia, donde nada es lo que parece, y aunque nunca pasa nada, sí pasa. Su reparto es muy competente y mantiene el interés, aunque en el fondo lo que se cuenta sea una nadería. Lo que a la postre era el punto de partida sobre el que juega el cineasta.

5/10
Magnolias de acero

1989 | Steel Magnolias

Shirley MacLaine, Olympia Dukakis, Sally Field, Julia Roberts, Daryl Hannah y Dolly Parton interpretan a seis mujeres con unas vidas muy distintas. Las seis son amigas, y comparten sus problemas y sus inquietudes, aunque sus caracteres y sus edades son diferentes. Han pasado muchos años juntas y se conocen la mar de bien. Sus conversaciones son muy animadas y departen abiertamente sobre sus vidas, unas veces con ironía y otras con ingenuidad. Una emotiva historia, que no cuenta grandes cosas, pero que cautiva al lector con la relación de un grupo de amigas. Se trata de una divertida comedia sobre el alma femenina, escrita para el teatro por Robert Harling, y adaptada al cine por él mismo. Es una de las piezas teatrales más representadas de los últimos tiempos, por su agudeza y su lucidez. Los diálogos son brillantes y la acción discurre con fluidez. Aquí tuvo uno de sus primeros grandes papeles Julia Roberts.

5/10
Los modernos

1988 | The Moderns

Recreación del mundillo cultural parisino de los años 20 del siglo XX, un mundo habitado por pintores y escritores bohemios entre los que se encontraban, por ejemplo, Ernest Hemingway o Gertrude Stein. El reparto es llamativamente bueno, con protagonismo para Keith Carradine (Los duelistas), y momentos estelares de Linda Fiorentino o Geraldine Chaplin. La trama narra las vicisitudes de un pintor americano llamado Nick Hart, que trabaja ilustrando un periódico de París. Lo que consigue apenas le da para vivir, pero sus dificultades llegan sobre todo cuando descubre a su mujer Rachel con otro hombre. Él la ama aún y quiere recuperarla. Estos hechos coincidirán con una curiosa oferta laboral que le hacen: falsificar tres famosos cuadros. El resultado del film es más que aceptable, con una cuidada recreación de época y una trabajada dirección de actores a cargo de Alan Rudolph (Afterglow).

5/10

Últimos tráilers y vídeos