IMG-LOGO

Biografía

Lenn Kudrjawizki

Lenn Kudrjawizki

Lenn Kudrjawizki

Filmografía
La fábrica de sueños

2019 | Traumfabrik

Durante el verano de 1961, Emil (Dennis Mojen) comienza a trabajar como extra en los famosos estudios de cine Babelsberg. En el rodaje de una superproducción, se enamora de la bailarina francesa llamada Milou (Emilia Schüle). Cuando por fin conquista a Milou, el rodaje se cancela repentinamente y son obligados a separarse con el levantamiento de El Muro de Berlín en agosto de ese año. Años más tarde, Emil trazará un atrevido y arriesgado plan para lograr que el rodaje continúe y reencontrarse con Milou.

Stefan Zweig: Adiós a Europa

2016 | Stefan Zweig: Farewell to Europe

Una mirada a los últimos años de la vida del escritor vienés Stefan Zweig (1881-1942), de origen judío, que vive fuera de su país, mayormente en Brasil, y al que descompone el ascenso de Adolf Hitler al poder, y el posterior éxodo de tantos amigos y conocidos que huyen del delirio que ha hecho acto de presencia en Europa. Las numerosísimas peticiones de ayuda le sobrepasan, no sabe cómo atenderlas, tantas son, y ello convive con su trabajo literario, las propuestas de conferencias y homenajes, y la atención a su familia, su antigua esposa y los hijos de ella, y su nueva compañera. La actriz Maria Schrader parece haberse propuesto dirigir una película por década, tras La jirafa (1998) y Liebesleben (2007) entrega una valiosa aproximación a un gran novelista, ensayista y biógrafo con discurso propio, proporcionándonos el "mood" melancólico que le llevó a la decisión de quitarse la vida, que a tantos de sus admiradores nos cuesta entender. Estamos ante una película "tranquila" en su desarrollo, donde la narración está muy bien puntuada por las estancias de Zweig en Brasil, Argentina y Estados Unidos, escenarios que sirven para pintar encuentros con otros exiliados y periodistas que querrían que hablara más alto y claro contra el fascismo, algo que no va con su carácter reflexivo o con la falta de eficacia que prevé en el pronunciamiento en determinados ambientes. Hay riesgo estético en momentos como el plano secuencia de arranque en una recepción, con la cámara clavada en el suelo, apuntes suavemente humorísticos para aliviar el drama interno del protagonista –maravilloso Josef Hader– como el homenaje en una recóndita aldea brasileña, gran dignidad a la hora de pintar el encuentro entre la esposa –la gran Barbara Sukowa– y la nueva compañera de Zweig en Nueva York, y un exquisito pudor en el final, mirada fina de Schrader, que se queda clavado hondo en el espectador.

7/10
Transporter Legacy

2015 | The Transporter Refueled

Camille Delamarre (Brick Mansions) ofrece en su segunda película como director este reboot de la franquicia creada por el francés Luc Besson, que contaba ya con tres entregas. Lo más llamativo es que el protagonista ha dejado de estar interpretado por el estólido Jason Statham y ha sido sustituido por el aún menos expresivo Ed Skrein (Ill Manors). Curiosamente no es la primera vez que Dellamarre trabaja con el personaje de Frank Martin, ya que también ha sido director de segunda unidad en numerosos episodios de la serie del mismo título protagonizada por el convincente Chris Vance. Frank Martin es requerido por una mujer para hacer un trabajito. A pesar de que la clienta cambia las reglas, Frank se verá obligado a seguir su juego al saber que su padre ha sido secuestrado y que morirá si no cumple con su parte del plan. Pronto se da cuenta de que él y su padre han sido invitados a una trama de venganza por parte de cuatro jovencitas de buen ver que desean desvalijar las cuentas de los tres mafiosos que las han utilizado como esclavas sexuales durante años. Los problemas de Transporter Legacy son muchos. El más importante es que el guión es de una planicie supina, sólo ofrece acción y esa ni siquiera sorprende (aunque sea inverosímil hasta el tebeo), pero además la sorna de otras entregas prácticamente desaparece. Se intenta, es cierto, mantener cierto tono de humor, pero los gags no funcionan, llegan poco por culpa de la sosería de Ed Skrein, un actor que contra pronóstico acaba por hacer bueno el trabajo de Statham. El film tiene en su contra además que se esfuma la complicidad del protagonista con la policía –ese simpático personaje de François Berléand ofrecía en anteriores películas humor, dinamismo, variedad ante tanta acción–, aunque sí se gana algo de frescura en la trama con la introducción de Frank Martin Sr., padre del ex agente de las fuerzas armadas, aquí interpretado por Ray Stevenson. También funciona el papel de la chica de turno, gracias a que está interpretada con correcta chulería por una actriz que promete, Loan Chabanol.

3/10
Jack Ryan: Operación Sombra

2014 | Jack Ryan: Shadow Recruit

El joven héroe de guerra Jack Ryan es reclutado por el agente de la CIA William Harper para realizar labores de analista. Gracias a su tapadera en una gran empresa de Wall Street descubrirá ciertos tejemanejes bursátiles con sus socios rusos y de ahí colegirá que se acerca un gran peligro para la seguridad de los Estados Unidos. Marchará a Rusia para investigar y allí se verá obligado a convertirse en el más letal agente de campo para salvar su vida y la de su país. Lejos en el tiempo quedan los días en que el actor y director Kenneth Branagh ofrecía adaptaciones de Shakespeare o películas originales, con personajes singulares y diálogos muy elaborados, tales como Morir todavía o Los amigos de Peter. Tan hollywoodiense se ha vuelto Branagh que se lanza a adaptar al personaje de acción más célebre del escritor Tom Clancy, el analista de la CIA Jack Ryan, ya llevado al cine anteriormente en películas como La caza del Octubre Rojo, Juego de patriotas o Pánico nuclear. Desgraciadamente el resultado no alcanza las cotas de esas películas, de las que la última es probablemente la más lograda, la más verosímil. Precisamente Branagh ha optado por primar la acción por encima de cualquier otra consideración, cosa que no ocurría con la película protagonizada por Ben Affleck, por seguir con la comparación. Falta mayor entidad dramática en el guión del experimentado David Koepp y del debutante Adam Cozad, pues las iniciales explicaciones empresariales, términos bursátiles y sesudos temores al futuro, en realidad no son más que excusas para repartir los tortazos de siempre. Reina al fin y al cabo un esquematismo alucinante en la trama y en los personajes de Jack Ryan: Juego de sombras, mientras que la narración va adelgazando en seriedad hasta convertirse en un juego plano de buenos y malos, en donde la resolución de las escenas es de lo más ligera (véase el engaño de chiste en la cena del restaurante, el rescate de la chica, las inverosímiles superdeducciones en la camioneta, la casual localización del terrorista, etc.), un cúmulo de momentos límite al más puro cine de palomitas. Dicho lo cual, el film es un entretenido divertimento, pura evasión. Las escenas de acción están bien rodadas, alguna de modo espectacular. Está claro que Hollywood busca "encontrar" su 007 yanqui en Jack Ryan y en este sentido se emula en ciertas fases el estilo realista del agente interpretado por Daniel Craig, como en la lucha cuerpo a cuerpo en la habitación del hotel. Pero, en fin, Chris Pine no alcanza a tener el carisma necesario para sacar adelante un personaje tan delicado, siempre en riesgo de caer en el ridículo de tan listo que es (al tipo no se le escapa ni una). Kenneth Branagh se reserva, como a él le gusta, el personaje del ruso malvado, un tipo malencarado con reminiscencias muy tópicas de la Guerra Fría. Mientras que Keira Knightley aporta poco más que su glamour femenino y casi dan ganas de pedir más protagonismo a un sólido Kevin Costner, aquí reducido a maduro espía tras las bambalinas.

5/10

Últimos tráilers y vídeos