IMG-LOGO

Biografía

Liza Lapira

Liza Lapira

Liza Lapira

Filmografía
Creedme

2019 | Unbelievable | Serie TV

Serie basada en hechos reales, basada en un artículo periodístico de investigación que dio a sus autores T. Christian Miller y Ken Armstrong el Pulitzer, está contada básicamente en dos tiempos que van confluyendo. Por un lado seguimos en 2008 a la joven conflictiva Marie Adler, que ha vivido siempre en hogares de acogida hasta que al cumplir los 18 años tiene derecho a una vivienda, le facilitan un trabajo y logra así cierta independencia. Su denuncia de haber sido violada es acogida con incredulidad por los policías que investigan, ya que el agresor se las ha arreglado para no dejar rastro del ataque, y porque conocen más a Marie, de los anteriores hogares de acogida, no se fían de ella, están acostumbrados a que invente historias. Por otra parte la detective de la policía de Golden, Colorado, investiga en 2011 un caso de violación, y tras diversas averiguaciones sospecha que hay un patrón de conducta en otros ataques sexuales no resueltos, en que el agresor retiene a las víctimas, les hace fotos, las viola, y luego las ducha para no dejar rastros de ADN. Comenzará a colaborar con otra compañera de otra circunscripción, la detective Grace Rasmussen. El trío formado por Susannah Grant, Michael Chabon y Ayelet Waldman desarrolla bien esta miniserie que cuenta con buenos directores, la propia Grant más Lisa Cholodenko y Michael Dinner. Abordan un tema escabroso, del que se ofrecen abundantes detalles, y aunque se procura cierta delicadeza en el tratamiento narrativo y en las imágenes, no deja de resultar desagradable, se quiere incidir en la gravedad de una violación. En cualquier caso estamos ante un policíaco que se esfuerza en la mirada objetiva de la investigación, y también en el comportamiento de los implicados, incluido el depredador sexual y los policías menos concienzudos en su trabajo, la idea es mostrar cómo pueden pesar las ideas preconcebidas a la hora de realizar un trabajo tan importante, en que se encuentra en juego el futuro de personas que ya han seguido una trayectoria que les ha dañado en su integridad física y psíquica. Existe una intención didáctica para no restar importancia a los crímenes sexuales. Y luego se sabe retratar muy bien a las dos detectives principales, quizá con el referente en la cabeza de True Detective, pues se juega al contraste con dos estupendas interpretaciones de Toni Collette y Merritt Wever, la primera experimentada y descreída, la otra todavía por hacerse profesionalmente y devota cristiana. Ambas comparten momentos interesante de intercambio de puntos de vista, de desapego o implicación, o de preguntarse cómo puede permitir Dios la existencia del mal y el dolor en el mundo. También hace un excelente trabajo la jovencita Kaitlyn Dever, encarnando a la primera víctima del violador en serie, que se encuentra sola ante el sistema, pero que tendrá razones para seguir creyendo aunque a ella, de primeras, no la crean.

7/10
Battle Creek

2015 | Battle Creek | Serie TV

Dos exitosos creadores de series, Vince Gilligan (Breaking Bad) y David Shore (House), aúnan fuerzas en este trabajo común para la CBS, donde la huella de ambos es reconocible. Pinta las tribulaciones de un grupo de policías en Battle Creek, estado de Michigan, que deben combatir el crimen con muy escasos medios, sus equipos de videovigilancia y escucha no funcionan en ocasiones, lo que da pie a situaciones casi de vodevil, aunque con el agravante de que hay vidas en juego, lo que por supuesto no hace ninguna gracia al detective Russ Agnew. El FBI decide enviar desde Detroit a un flamante agente algo insoportable por su perfeccionismo en el día a día, Milt Chamberlain. Aunque son como el agua y el aceite, Russ y Milt harán buen equipo, aunque la fotogenia y simpatía de uno atrae la atención mediática, frente al aire más desaliñado y brusco del otro. La idea es buena, y aun con los rasgos peculiares de sus autores, ironía a la hora de pintar el mundo criminal, se ajusta al clásico esquema de las series policíacas, con casos autoconclusivos en cada episodio mientras ahondamos en la personalidad de los protagonistas. Quizá a Josh Duhamel y Dean Winters les falta un punto de carisma, pero las situaciones algo surrealistas a la hora de resolver crímenes dan al conjunto un toque original, se arriesga un poco, lo que siempre es de agradecer en productos televisivos que deben realizarse a gran velocidad.

6/10
Apartamento 23

2012 | Don't Trust the B---- in Apartment 23

June (Dreama Walker, Gossip Girl), una sencilla e ingenua chica del medio oeste, acaba de llegar a Manhattan con un nuevo trabajo. Cuando aterriza en Nueva York su vida es perfecta: tiene un buen trabajo, un apartamento maravilloso que paga su compañía y un prometido con el que mantiene una relación a distancia. Pero la nueva vida de June se complica menos de 24 horas después cuando su empresa quiebra y se queda sin trabajo y sin techo. Está sola en la gran manzana así que tiene que buscar un nuevo alojamiento y así llega al “Apartamento 23” donde conoce a Chloe (Krysten Ritter, Breaking Bad), la que parece una compañera de piso perfecta, aunque la realidad es bien distinta.

Crazy, Stupid, Love

2011 | Crazy, Stupid, Love

Cal Weaver lleva casado muchos años, tiene hijos y un buen trabajo. Una noche recibe como un mazazo la noticia de que su mujer ha tenido una aventura y desea separarse. Cal no se lo puede creer, pero decide sobre la marcha abandonar el hogar familiar. Tras varias noches deprimido en la barra de un bar, conocerá a un joven, Jacob, experto ligón y mujeriego. Jacob le propondrá hacer de Cal un nuevo hombre, de modo que todas las mujeres caigan a sus pies. Una muestra más de ese cine de Hollywood que con un envoltorio ‘moderno’ y atrevido quiere en realidad contar lo que han hecho una y otra vez los grandes clásicos del cine: la validez del amor verdadero, del amor para toda la vida, y la idea de que nunca hay que rendirse cuando se ama de veras. A este respecto la pareja de directores formada por Glenn Ficarra y John Requa asciende un peldaño tras su debut en Phillip Morris ¡te quiero! No abandonan el tono ligero y la visión de una sociedad frivola, obsesionada con el sexo, pero visualmente la película es contenida y a la postre el guión de Dan Fogelman (guionista de Cars y Enredados) viene a afirmar con rotundidad que la sexualidad desemboca en el vacío si no va acompañada de la entrega personal y que la familia es el mejor sitio para crecer y ser felices. Hay cierto desorden a la hora de narrar e intercalar temporalmente algunas subtramas, y también sobra algún efectismo técnico innecesario. El reparto es probablemente la baza que hace funcionar el conjunto, con un protagonista, Steve Carell, que resulta cercano y convincente, y un Ryan Gosling que borda su exagerado y esquemático personaje. En el plano femenino también las cosas funcionan, con unas espléndidas Julianne Moore y Emma Stone. Y aunque se eche mano de algunos clichés hipertrillados y previsibles (el discursito final de graduación, y tal), también hay escenas muy bien resueltas, como el encuentro entre Jacob y Hannah en su piso o la catastrófica reunión en el jardín de los Weaver.

5/10
Manos libres

2011 | Traffic Light | Serie TV

Comedia sobre la amistad y el amor, y muestra lo complicado que es atender a los amigos y a las parejas al mismo tiempo sin que uno de los dos reclame más atención. Los protagonistas de esta historia son Mike (David Denman), Adam (Nelson Franklin) y Ethan (Kris Marshall), tres hombres que son amigos desde el colegio y cuya amistad ha sobrevivido a todo. Son grandes amigos pero se encuentran en momentos muy distintos de sus vidas: Mike es un abogado casado y con un hijo que lo único que quiere es ser buen padre, marido y amigo sin perder su independencia y su espacio. Algo que su mujer Lisa (Liza Lapira) no siempre entiende. Adam acaba de dar el gran paso y se ha ido a vivir con Calli (Aya Cash), un cambio de vida radical al que le está costando mucho acostumbrarse. Y por último está Ethan, el perpetuo soltero. A Ethan le gustan todas las mujeres y para él un compromiso serio es salir con la misma mujer durante más de dos semanas.

Repo Men

2010 | Repo Men

Primer largometraje como director de Miguel Sapochnik, hasta ahora cortometrajista y realizador de videoclips. Adapta la novela “The Repossession Mambo” de Eric Garcia, que tiene muchos puntos en común con el film Repo! The Genetic Opera, un musical con un punto de partida muy similar, aunque al parecer es todo fruto de la casualidad, y no existe ninguna conexión entre ambos trabajos. Remy y Jake son recuperadores que trabajan para The Union, empresa especializada en fabricar y colocar órganos humanos que han incrementado la esperanza de vida de las personas. El problema es que la compañía no tiene piedad con aquellos que se retrasan en sus pagos. Remy y Jack son los encargados de lidiar con estos "morosos" portadores de órganos de una forma brutal e indiscriminada. Tras un accidente en acto de servicio, Remy está a punto de morir. Para salvarle, le implantan uno de los corazones artificiales que él mismo suele recuperar, y que le quitarán si no hace frente a las letras. Podría haber dado lugar a un film futurista que reflexionase sobre lo que puede ocurrir si se perpetúa algún problema del presente, como la selección genética, en la línea de la muy superior Gattaca, por poner un ejemplo. En este caso se critica la ambición desmedida en el ámbito empresarial-tecnológico. Cuenta el film con dos grandes actores principales, Jude Law y Forest Whitaker, que salen airosos con aparente sencillez de dos personajes que sufren una evolución total. Lo malo es que el debutante realizador no da con el tono. Intenta imitar el dramatismo de Blade Runner en algunos momentos y en otras ocasiones el suspense de Minority Report, pero se queda muy lejos de sus modelos originales. Que abuse del humor negro y de la violencia explícita no ayuda a que el espectador se pueda tomar la trama en serio. Aunque los efectos especiales están bien hechos, y las secuencias de acción funcionan, carecen por completo de originalidad.

4/10
Fast & Furious. Aún más rápido

2009 | Fast & Furious

La carrera de Vin Diesel pegó un gran acelerón con A todo gas, de 2001, un insustancial pero aparatoso espectáculo de acción, que apasionó sobre todo a los espectadores jóvenes. Con la vista puesta en otros proyectos que pudieran darle proyección en otros sectores del público, Diesel rechazó rodar la secuela, A todo gas 2, y se limitó a hacer un cameo en A todo gas. Tokyo Race, la tercera parte. En su lugar, decidió decantarse por títulos como Un canguro superduro, Declaradme culpable y Babylon, que no tuvieron la repercusión esperada, por lo que en la práctica han supuesto un frenazo para las aspiraciones de Diesel. Necesitado de público, el neoyorquino se ha apresurado a volver a subirse en marcha a la saga automovilística, en una cuarta parte que le reúne con el resto del tándem original: Paul Walker, Michelle Rodríguez y Jordana Brewster. De nuevo, Diesel vuelve a meterse en la piel del ex convicto Dominic Toretto, que comete espectaculares robos, y se refugia de la policía en una cabaña junto a la playa, en Santo Domingo. Pero un día recibe la noticia de que Letty, su novia, ha sido violentamente asesinada en Los Ángeles. Decide volver allí –a pesar de que corre el riesgo de ser inmediatamente detenido–, y rápidamente averigua que los culpables son los hombres de un narcotraficante que pasa drogas a Estados Unidos a través de la frontera con México. Persigue también al mismo narcotraficante el agente Brian O’Conner, que en el pasado dejó escapar a Toretto. Repite como director el taiwanés Justin Lin, responsable de la entrega anterior, preocupado sobre todo por lograr un ritmo frenético y que la película vaya ‘a todo gas’. Se luce en un par de espectaculares secuencias automovilísticas, como el robo del principio y una angustiosa persecución final en unos túneles, muy influida por los videojuegos de acción. Por lo demás, los actores cumplen, a pesar de que sus personajes están desdibujados, y el film ofrece lo que se esperan sus potenciales espectadores, los apasionados de los coches de lujo ‘tuneados’. Uno de los momentos supuestamente más dramáticos y emotivos, cuando Toretto acude a visitar la tumba de su novia Letty, resulta involuntariamente hilarante para los espectadores españoles, por el nombre completo de la fallecida, que aparece en la lápida. Posiblemente para el guionista no hace alusión a ningún personaje público que él conozca.

4/10
21: Blackjack

2008 | 21

Película inspirada en un caso real. Ben es un brillante estudiante del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), que aspira a que le concedan una beca para estudiar medicina en Harvard, algo que por su modesta posición económica no se puede costear. Tiene dos amigos algo “colgadetes”, con los que está diseñando un robot para presentar a un importante concurso. Pero les empezará a dar esquinazo cuando un profesor advierte su mente preclara, y le propone unirse a un grupo muy especial de estudiantes. La idea es hacer dinero en los casinos de Las Vegas apostando fuerte al black jack, un juego donde es posible ganar sin dejar las cosas al azar, si se conchavan varias personas, que deben llevar el recuento mental de las cartas que el croupier ha repartido, y comunicarse con gestos y palabras casuales. Ben se resiste inicialmente, pero necesita el dinero, y además formar parte del grupo le permitirá conocer mejor a Jill, una chica que le hace tilín. Hasta la fecha Robert Luketic había destacado sobre todo en la comedia romántica, con la exitosa Una rubia muy legal, y la más bien fallida La madre del novio. Ahora, con producción de Kevin Spacey, que se reserva además el papel del profesor mentor de los chicos jugadores, se lanza a una película de lo que es casi un subgénero, el del mundo del juego. El resultado es un buen entretenimiento, con la clásica moraleja de que la distancia entre “la cima del mundo” y “el más hondo de los abismos” puede no ser tan grande, y que el vértigo del lujo y el dinero pueden conducir a la pérdida de algo mucho más valioso, como es la amistad. Todo dentro de un planteamiento trepidante, elegante y clásico, con la emoción de que los jugadores pueden ser pillados en cualquier momento, pues un veterano controlador del casino está ojo avizor; y con las chispas que surgen de los inevitables choques de egos, sobre todo entre personas tan inteligentes. No faltan además las sorpresas, y quizá al armazón narrativo sólo quepa reprocharle un giro brusco que dan los personajes en una noche malhadada. Soporta el peso de la película un valor en alza, Jim Sturgess, visto brevemente en Las hermanas Bolena y con más protagonismo en el musical beatleniano Across the Universe. Su personaje tiene un aire de persona lista pero tímida, capaz de controlar sus emociones, que recuerda, también por el físico, a la composición de Tobey Maguire de Peter Parker para la trilogía de Spider-Man.

6/10

Últimos tráilers y vídeos