IMG-LOGO

Biografía

Ryuzo Kikushima

Ryuzo Kikushima

Ryuzo Kikushima

Filmografía
Tora! Tora! Tora!

1970 | Tora! Tora! Tora!

Recreación histórica de los prolegómenos y los tejemanejes diplomáticos y militares que dieron como resultado el histórico ataque japonés a Pearl Harbor la mañana del domingo 7 de diciembre de 1941. El film se compone de dos historias paralelas, según se trate de la perspectiva japonesa o la norteamericana. La parte yanqui fue rodada por el director Richard Fleischer, mientras que la nipona corrió a cargo de dos pesos pesados del cine del imperio del sol naciente. Pesa excesivamente en la película la cantidad de personajes, correspondientes a altos mandos del ejército, cuya importancia o situación en el organigrama militar queda algo difusa en ambos bandos. Y tampoco le hace mucho favor a la fluidez de la historia que se detenga demasiado en cuestiones, digamos, de despacho, llamadas telefónicas, entrevistas diplomáticas, cartas, etc. Pero hay que reconocer que cuando llega el día fatídico la película crece en intensidad y su resultado es excelente. Resulta escalofriante y bella la escena aérea que recoge los escuadrones japoneses volando hacia Pearl Harbor al amanecer. En general, todo el ataque está bastante logrado. Por otra parte, el film deja bien claro que el éxito de aquella empresa se debió a una serie imperdonable de negligencias y frivolidades por parte del ejército norteamericano. En cuanto al reparto, destacan E.G. Marshall y Martin Balsam por un lado, y un muy convincente So Yamamura, por otro. De todas formas, da la sensación de que muchos actores han sido infrautilizados, sobre todo el gran Joseph Cotten, quien apenas pronuncia tres frases. Para la posteridad quedan esas históricas palabras que dijo el vicealmirante Isoroku Yamamoto tras ser informado el éxito de la misión por él comandada: "Temo que todo lo que hemos hecho ha sido despertar a un gigante dormido y obligarlo a tomar una terrible resolución".

6/10
El soldado fanfarrón

1965 | Heitai yakuza

Un joven astuto es obligado a ingresar en el ejército para aliarse con los japoneses en la batalla de Manchuria, pero nada más llegar se hace colega de otro joven, un poco lerdo, con el que planea desertar. Comedia japonesa dirigida por Yasuzo Masumura lleno de críticas al ejército pero salpicada de un chispeante humor.

5/10
El infierno del odio

1963 | Tengoku to jigoku

El hijo de Gondo, un empresario, ha sido secuestrado. La cantidad que exigen los captores es la que el tipo tenía reservada para cerrar un importante negocio. Gondo no duda en sacrificar ese dinero, pero las cosas cambian cuando se entera de que los secuestradores han cometido un error: el niño que tienen en su poder es el hijo de su chófer. Con formato de thriller, e incluso de cine negro, Akira Kurosawa plantea un interesante dilema moral. Y Toshiro Mifune pone rostro al hombre enfrentado a una situación límite, que debe probarse a sí mismo que la vida de cualquier ser humano resulta preciosa.

8/10
Sanjuro

1962 | Tsubaki Sanjuro

En la época Takugawa del Japón medieval, un grupo de jóvenes samuráis está cansados de la corrupción que reina en su ciudad. Y no saben a qué carta quedarse, si a del tío de uno de ellos, chambelán serio y distante, o a la de otro gran señor, más asequible. La aparición de Sanjuro, un guerrero de personalidad arrolladora, les ayudará a poner orden. Una de las obras mayores de Akira Kurosawa y su actor fetiche, Toshiro Mifune. El personaje de Sanjuro posee una gran fuerza, y contrasta con los jóvenes guerreros algo alocados, que tienden a actuar a tontas y a locas. Él piensa, y aunque su actitud es algo chulesca, el equivalente a un `John Wayne´ de ojos rasgados, casi siempre acierta. Mifune imprime humanidad al personaje, por ejemplo en la escena en que la esposa del chambelán, que ha calado su personalidad, le define como "una katana desenvainada". Aquel comentario -o su mención de las camelias- toca su fibra sensible, y por ello cuando más adelante hinca la rodilla en el suelo y ofrece su espalda a la señora para sortear un muro, lo hace como reconociendo su grandeza. Tras una apariencia rocosa, hay un gran corazón. El cine es pura aventura, y abunda en escenas de acción y suspense. La música de Masaru Sato ayuda, y mucho, a componer la atmósfera de la película, y el director sabe sacar todo su partido al formato panorámico y a la fotografía en blanco y negro. Está además presente uno de los temas favoritos de Kurosawa: el de la búsqueda de la verdad, unido a las engañosas apariencias, que tienen su colofón en el comentario del chambelán acerca de su `cara larga´, que inspira poca confianza, lo que provoca las risas de los reunidos ante él.

8/10
Yojimbo

1961 | Yojimbo

Una de las mejores películas de samuráis de la historia del cine, a la altura de Los siete samuráis, también de Kurosawa. Describe la llegada de un guerrero a una ciudad dividida por el enfrentamiento entre dos clanes rivales. Yojimbo es un mercenario, que va cambiando de bando según le conviene. Pero su visión de las cosas cambia a medida que conoce la situación y a los que la padecen. Hasta el punto de que decide, para liberar a la oprimida ciudad, explotar dicha rivalidad: la idea es que ambos grupos se maten entre sí. El film tuvo tal repercusión, que el propio director dirigiría una secuela, Sanjuro. La trama parece deudora de la novela de Dashiell Hammett `Cosecha roja´, y un argumento semejante también formaría parte de Muerte entre las flores, el film de los hermanos Coen. Pero el remake por excelencia es la película de Sergio Leone protagonizada por Clint Eastwood Por un puñado de dólares. Aunque muchos comentaristas atribuyeron el éxito del film a los duelos de espadas, apasionantes sin duda, Kurosawa tenía otra opinión. Para él lo importante era el personaje de Yojimbo, que "es un verdadero héroe, tiene un motivo real para luchar".

7/10
Los canallas duermen en paz

1960 | Warui yatsu hodo yoku nemuru

Primera película producida por Akira Kurosawa, se adentra en el mundo de la corrupción empresarial, con un hombre que desea vengar la muerte de su padre en una clave muy de 'El padrino', aunque las dudas que le atenazan le emparentan también con el 'Hamlet' de Shakespeare. Se trata de una historia notable, con los perfiles psicológicos de los personajes muy bien trazados. El director nipón afirmaba haber querido rodar una historia con significado social, y que optó por abordar el mundo de los escándalos corporativos porque "esa gente se esconde tras la fachada de una gran organización, y por eso nadie se da cuenta de lo terribles que son ni de las tremendas cosas que hacen".

7/10
Cuando una mujer sube la escalera

1960 | Onna ga kaidan wo agaru toki

Keiko es la madame de un local de Ginza que, tras quedarse viuda, debe salir adelante ella sola, pero los numerosos problemas que le rodean, la enfermedad de su hermano y las deudas económicas, hacen que Keiko se sienta insatisfecha con su vida. Algunas chicas del local han logrado marcharse con algún cliente y ella piensa que el matrimonio con uno de ellos le abriría la puerta a una vida mejor, pero ella no está dispuesta a traicionar de ese modo a su marido. Emotivo film y uno de los clásicos del cine japonés que habla de la vida de las geishas, no demasiado fácil, por cierto. Muy bella y correcta Hideko Takamine en el papel principal.

6/10
Los tres tesoros

1959 | Nippon Tanjo

Ambientada en el Japón del siglo cuarto, narra la serie de intrigas y conspiraciones entre dos hermanastros por hacerse con el trono que el padre de ambos dejará próximamente vacío. Los tesoros del título aluden a una espada, un espejo y un collar que suponen distintas metáforas en el film. Inagaki pone, además, como telón de fondo, el nacimiento de la Tierra, de Japón y del sintoísmo. El director vuelve a contar una historia épica, en la línea de sus trabajos anteriores, como la popular trilogía Samurai, o El hombre del carrito, y lo cierto es que Los tres tesoros no tiene nada que envidiar a las anteriores. En 1994, Takao Okawara, autor de numerosas versiones japonesas de Godzilla, hizo un remake de este film titulado Orochi, el dragón de ocho cabezas.

7/10
La fortaleza escondida

1958 | Kakushi-toride no san-akunin

Dos campesinos aceptan escoltar a un grupo, del que forman parte una altiva mujer y un hombre con pinta de tener autoridad. Ignoran que se trata de una princesa y su general, perseguidos por el villano de turno. Film de aventuras de Akira Kurosawa, que inspiró en parte a George Lucas y La guerra de las galaxias. Allí están la princesa y los dos campesinos (personajes cómicos como los robots C3PO y R2D2) para atestiguarlo. La simplicidad de la trama no impide buenas dosis de aventura y buen humor.

7/10
Trono de sangre

1957 | Kumonosu jo

Akira Kurosawa fue un cineasta abierto a las influencias de la cultura occidental. Lo demostró al trasladar al ambiente nipón medieval la célebre tragedia `Macbeth´ de William Shakespeare. En esta ocasión es un señor de la guerra japonés el que recibe una profecía según la cual llegará a ser emperador; y su mujer alimenta esa ambición, con consecuencias fatales. El director consideraba que, con Bajos fondos y La fortaleza escondida, le había salido una trilogía `jidai-geki´, las típicas películas de época de su país. Para narrar la historia acudió a la técnica del teatro `noh´, en que los actores mueven el cuerpo de un modo muy característico. El uso de la niebla se reveló eficacísimo, así como el del decorado del castillo, en la falda del monte Fuji.

7/10
Escándalo (1950)

1950 | Shubun

Ichiro, un joven pintor, coincide en su alojamiento con la cantante Miyako. Sin pensar que un inocente paseo en moto juntos vaya a llamar la atención, la pareja tiene la mala pata de que un tabloide especializado en escándalos les fotografíe, con idea de perjudicar la carrera de Miyako. Un Ichiro muy mosqueado decide llevar el caso a los tribunales. Uno de los menos conocidos filmes de Kurosawa, de viosionado obligatorio. Fustiga con talento los excesos de la prensa, sacando el máximo jugo a un gran reparto, donde brilla Takashi Shimura.

6/10
El perro rabioso

1949 | Nora inu

Kurosawa se basó para este film en una anécdota auténtica, la de un policía que pierde su pistola, algo especialmente duro en tiempos de carestía, aparte del desdoro profesional consiguiente. La trama conectaba además con el neorrealismo, no en balde Ladrón de bicicletas funciona con una premisa semejante. Aseguraba el director que había intentado crear una historia con un aire a lo George Simenon, y que había fracasado en su intento. Sin embargo el guión coescrito con su amigo Ryuzo Kikushima funciona, en su mezcla de thriller, cine negro e historia costumbrista. Además, presenta un buen cuadro del Japón de posguerra. Kurosawa se refirió en sus memorias a la escena del perro jadeante del principio, que mereció una queja de la Sociedad Protectora de Animales estadounidense, que le acusaba de haber inoculado la rabia al pobre animal. Tan cargante fue la presión de la Sociedad que el director perdió la calma y recordó que "las personas también son animales, y si teníamos que aguantar cosas de ese tipo, necesitábamos una Sociedad Protectora de Humanos. (...) Nunca jamás sentí con mayor fuerza el pesar de que Japón hubiese perdido la guerra."

7/10
El último hombre

1996 | Last Man Standing

John Smith es un mercenario pistolero que huyendo de la justicia, llega a la ciudad de Jerichó, que está dividida en dos grupos, los italianos y los irlandeses. Smith se posicionará en uno u otro bando, según le convenga económicamente. Remake de Yojimbo de Akira Kurosawa con un Bruce Willis en su salsa, es decir, haciendo de tipo duro. Walter Hill dirige un western moderno con un estilo a los clásicos y se nota en los planos y en el uso de la música. La acción es constante y la violencia traspasa la pantalla, por momentos, colocando a un protagonista que no tuerce el gesto cuando ha de aniquilar a alguien. Recomendable film con secundarios de lujo como Bruce Dern o Christopher Walken.

5/10

Últimos tráilers y vídeos