IMG-LOGO

Biografía

Keith Stanfield

Keith Stanfield

29 años

Keith Stanfield

Nació el 12 de Agosto de 1991 en San Bernardino, California, EE.UU.
Filmografía
Snowden

2016 | Snowden

Las tribulaciones de Edward Snowden, el hombre que destapó el espionaje masivo a ciudadanos corrientes llevado a cabo por el gobierno de los Estados Unidos, es un tema Oliver Stone cien por cien. El cineasta que ha dedicado una trilogía a Vietnam, buceado en el lado oscuro de Wall Street, paseado por conspiraciones y vidas de presidentes, y que ha recalado incluso en el 11-S, además de atreverse con una serie documental y un libro sobre la historia no contada de su país, sólo podía relamerse de gusto ante la posibilidad de lleva a la pantalla esta historia. Quizá las pegas a que debía enfrentarse estriban en la abundante información publicada en los medios sobre Snowden junto a la existencia del oscarizado e imprescindible documental de Laura Poitras, Citizenfour. En cualquier caso Stone, tras cuatro años fuera de la ficción, demuestra en Snowden su buen pulso de cineasta, su historia atrapa, cuenta con un buen reparto y sabe visualmente impactar acerca de las inquietantes posibilidades de espionaje que brindan las nuevas tecnologías. Está bien que nos permita conocer el background de Snowden hasta llegar a contratista de la CIA, y la relación con su novia Lindsay Mills, aunque sea precisamente la subtrama amorosa una de las partes más flojas del film. Donde más sólido se muestra es en la denuncia, en presentar el punto de vista del protagonista, por qué actuó como actuó; aunque Snowden se presenta como un héroe sin fisuras, al estilo capriano de Jim Garrison de JFK, no hay lado oscuro ni se responde a la pregunta sobre de qué otro modo podría afrontarse la amenaza terrorista. En cualquier caso se palpa la decepción de este cineasta liberal ante el modo en que maneja la cuestión el presidente Obama. Los actores –Joseph Gordon-Levitt, Shailene Woodley y compañías– están bien, al estilo de lo que exige un thriller, aunque quizá un tanto fríos.

6/10
Dope

2015 | Dope

Una película que cae bien por transitar caminos no demasiado trillados, tiene cierta frescura; pero también carga por sus excesos tarantinescos. Sigue al friki Malcolm, un adolescente negro que sueña con estudiar en Harvard, meta complicada por su condición social y color de la piel, su barrio de Inglewood, conocido como Los Bajos de Los Ángeles, no tiene exactamente buena fama. Siempre anda con dos colegas, el latino Jim y la lesbiana negra Diggy, frikis como él, enamorados del hip-hop de los 90, hasta componen canciones. El caso es que los tres se ven enredados en un lío de drogas de diseño, varios paquetes de mercancía y una pistola aparecen en la mochila de Malcolm. En el fondo el cineasta afroamericano Rick Famuyiwa entrega un ejercicio de estilo atravesado de ironía, que invita a pensar que un chico listo, aunque el ambiente no ayude, puede forjarse su propio futuro; la metodología, por supuesto es de moralidad dudosa, pueden existir ciertos principios, pero en realidad y a la postre lo que manda es el propio interés, y si acaso la lealtad hacia unos pocos camaradas que la merecen. La trama es ágil, pero decididamente prima un tono salvaje y con pasajes de dudoso gusto.

6/10
Miles Ahead

2015 | Miles Ahead

Acercamiento cinematográfico a la controvertida figura del trompetista Miles Davis (1926-1991), uno de los grandes músicos de jazz de todos los tiempos. Don Cheadle persiguió este proyecto durante años, hasta convertirlo en una apuesta muy personal, de modo que el actor de Kansas City produce, escribe, dirige y protagoniza este retrato decididamente incompleto, algo gamberro y poco amable de quien fue un músico genial y una persona difícil, poco accesible. Desde luego ha echado el resto en su meritoria interpretación, con esa voz de cazalla tan característica de Miles. Para trazar su argumento, Cheadle se fija en un crítico periodo de tiempo en el que Miles Davis desapareció de la escena musical durante cinco años, más o menos entre 1975-1980. Fueron tiempos con problemas de drogas, de creatividad, de afectividad, e incluso sufrió algunos delirios que hicieron peligrar su futuro. Cheadle toma como punto de partida de Miles Ahead la supuesta entrevista del jazzmen con un redactor de The Rolling Stone (excelente Ewan McGregor), lo que da lugar a una serie de recuerdos que acaban por componer una punteado tapiz de episodios biográficos –musicales, afectivos, personales– que no pretenden agotar la figura del carismático protagonista, ni siquiera hacer un recorrido por su música o sus creaciones, sino más bien ofrecer flashes de su vida e imaginar sucesos ubicados en ese periodo en blanco del trompetista, en donde los desórdenes de su vida, su ausencia de amistades, su falta de tacto con las discográficas, su temperamento a veces violento y desagradable, dan buena muestra de la complicada personalidad de Davis. Especialmente se centra en dos cuestiones, la relación amorosa con quien fue el gran amor de su vida, la bailarina Frances Taylor, y la desenfrenada búsqueda de una grabación que ha sido robada por el jefe de una discográfica. Estas dos líneas vertebrales no están del todo equilibradas: mientras que los recuerdos con Taylor ofrecen una visión biográfica más estándar y realista, la alocada aventura por recuperar su grabación aporta un punto de vista cómico y delirante, una acción habitualmente nocturna acrecentada por los sonidos electrónicos del jazz fusión. El film es entretenido, pero también puede resultar desconcertante debido a su contenido inventado y algo episódico, por lo que quizá decepcione un poco a quienes no sean fans del protagonista. Y aunque la música de Miles suena continuamente en la película, no se hace lo que se dice un recorrido siquiera mínimo por lo que significó su carrera. Especialmente hay referencias y suenan acordes continuos de dos de sus discos más emblemáticos, "Kind of Blue" y "Sketches of Spain", además del leitmotiv amoroso de "Someday My Prince Will Come", o del LP que da título al film, "Miles Ahead", éste último quizá como un recordatorio de que la música de Miles Davis aún avanza y sigue generando sentimientos a varias generaciones. Don Cheadle deja clara su postura cuando cierra la película dejado en blanco la fecha de muerte del trompetista. Para él y para tantos otros Miles sigue vivo.

6/10
Anarchy. La noche de las bestias

2014 | The Purge: Anarchy

En The Purge. La noche de las bestias, el gobierno de Estados Unidos permite que una noche al año durante 12 horas, cualquier ciudadano pueda cometer crímenes impunemente. Al final del exitoso film un letrero anunciaba que aunque el horror había terminado momentáneamente, 365 días después comenzaría una nueva purga. Cuando ha pasado más o menos ese tiempo llega a las carteleras Anarchy. La noche de las bestias, la inevitable secuela. En Anarchy. La noche de las bestias, Leo, un misterioso individuo, aprovecha la purga anual para salir de su casa y arreglar cuentas por un episodio del pasado. Pero no puede evitar parar su coche para salvar a una madre y su hija, secuestradas por un grupo de violentos individuos. Gracias a su entrenamiento militar, Leo consigue liberarlas, y también le echa una mano a una pareja a punto de divorciarse a la que se le ha estropeado el coche. Pero el tiempo corre, y debe llegar a su destino antes de que se cierre la veda para delinquir. Repite como director y guionista James DeMonaco, aunque utiliza actores completamente nuevos. Para darle originalidad a la secuela, ha trasladado la acción a las calles, a diferencia de su predecesora, que transcurría en el interior de una vivienda, donde los protagonistas sufrían un intenso acoso. Rodada con una destacable economía de medios, el film tiene un aire de película de serie B, y por su crítica social recuerda especialmente al cine de John Carpenter. Esta vez, las numerosas secuencias de acción también traen a la mente películas ochenteras de Walter Hill como Calles de fuego y The Warriors (Los amos de la noche). Frank Grillo, secundario en títulos como La noche más oscura, encarna muy bien al lacónico protagonista, acompañado por actores más o menos desconocidos pero eficientes. Se disculpa en cierta forma que Anarchy. La noche de las bestias sea mucho menos sutil que su sugerente antecesora, con clichés como que todos los millonarios sean malvados, en una diatriba que acaba resultando un tanto ridícula. Además, el desarrollo resulta un poco previsible. Como cabía esperar, al final se sugiere una nueva 'purga' para el año que viene.

5/10

Últimos tráilers y vídeos