IMG-LOGO

Biografía

Morten Søborg

Morten Søborg

Morten Søborg

Filmografía
Serena

2014 | Serena

En los años de la Depresión americana, George Pemberton explota las posibilidades madereras de las Smoky Mountains en Carolina del Norte, aunque sueña con establecerse en un paraje todavía más de ensueño en Brasil. En uno de sus viajes de negocios conoce a Serena, mujer indómita y única heredera de otro imperio maderero, tras morir trágicamente su familia en un incendio. Ambos se enamoran y se casan, y a su vuelta a las montañas, Serena provoca celos en un socio de George por su afán de mando, mientras ella intuye que el hijo ilegítimo de su marido, un bebé, y la madre, pueden poner en peligro el hogar con el que soñaba. Adaptación de una novela de Ron Rash, maneja la cámara con habilidad la danesa Susanne Bier, que entrega una película en la tradición del cine negro, Serena es la clásica mujer fatal, y George y los otros hombres –socios y subalternos, el sheriff–, atan de alguna manera su destino al suyo. Una idea como la de la pantera que George intenta cazar evoca el título de la clásica película "noir" de Jacques Tourneur La mujer pantera, y ciertos enredos hacen pensar en El cartero llama siempre dos veces, comparaciones que hacemos salvando todas las distancias que se quieran poner. A la buena narración se suman la incomparable belleza del paisaje, y los grandes trabajos de los actores, con mención especial para unos fabulosos Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, que hacen creíbles a sus personajes, incluso en los pasajes más débiles. Y quizá éstos tienen que ver con el último acto del film, cómo se precipitan las cosas fatalmente, la idea de la "deuda de honor" de un personaje, que se pliega a los retorcidos planes de Serena no acaba de resulta creíble, de modo que lo que sigue es algo difícil de aceptar, el tono acaba acercándose peligrosamente al folletín.

6/10
Atrapados en Chernóbil

2012 | Chernobyl Diaries

Oren Peli, que dio la campanada con la rentable Paranormal Activity, arropa como productor y coguionista Atrapados en Chernóbil, debut en la realización de Bradley Parker, hasta ahora supervisor de efectos especiales en títulos como Déjame entrar (Let Me in). Atrapados en Chernóbil tiene como protagonistas a los típicos jóvenes veinteañeros de vacaciones. En concreto pasan por Kiev, donde contratan los servicios de Uri, especializado en lo que él mismo denomina "turismo extremo", que les ofrece llevarles a Prípiat, la ciudad que quedó abandonada tras el estallido de uno de los reactores de la cercana central nuclear de Chernóbil. Tras comprobar que el lugar encierra sorpresas como peces que parecen haber sufrido mutaciones, unos agresivos lobos y hasta un oso, los integrantes del grupo quedan atrapados porque al regresar a su furgoneta, los cables han sido saboteados por criaturas o personas. La marca de fábrica de Oren Peli es el formato 'metraje encontrado', que consiste en mostrar imágenes supuestamente tomadas por los propios protagonistas antes de sufrir un trágico final. Pero se ha debido tener en cuenta que el subgénero está un tanto sobreexplotado, tras las sucesivas entregas de Paranormal Activity, la serie producida por Peli The River, y filmes como Monstruoso y [Rec]. Por esta razón, se ha prescindido de que uno de los personajes grabe todo lo que ocurre. Sin embargo, Atrapados en Chernóbil está filmada con un estilo supuestamente rudimentario, cercano al documental, muy similar al de estas producciones citadas. Los actores de Atrapados en Chernobil resultan lo suficientemente espontáneos, y el arranque logra transmitir cierta tensión. Pero los personajes no tienen ningún atractivo, por lo que no consigue implicar demasiado al espectador. Además, pronto se transforma en una sucesión de sustos fáciles para público impresionable. No resulta recomendable para aquéllos que busquen un relato con un mínimo de profundidad.

4/10
Amor es todo lo que necesitas

2012 | Den skaldede frisør

Tras ganar un merecidísimo Oscar a la mejor película extranjera con la redonda En un mundo mejor, la danesa Susanne Bier –también autora entre otros títulos de Hermanos y Después de la boda– cambia radicalmente de localizaciones, pues Amor es todo lo que necesitas transcurre casi por completo en majestuosas localizaciones de Italia. Cuando parece a punto de ganar la dura batalla contra el cáncer, Ida sufre un inesperado revés al descubrir in fraganti a su marido con otra. A pesar de la desesperación que le invade, decide acudir como tenía previsto a la boda de su hija en la pequeña ciudad italiana de Sorrento. Mientras conduce al aeropuerto colisiona con el coche de un amargado individuo. Resulta ser Philip, el padre del novio, un hombre amargado por la pérdida de su esposa, por el que sin embargo Ida empezará a sentirse atraída durante los preliminares de la ceremonia. Pierce Brosnan viaja a un idílico lugar europeo rodeado de mar para una boda filial. Aunque esta vez el actor no canta, casi se diría que Amor es todo lo que necesitas es el reverso de Mamma Mia!, porque con elementos que en otras manos habrían dado lugar a un film frívolo y ligero, quizás a una comedia romántica de las más bobaliconas, Susanne Bier construye un film sólido. En comparación con su filmografía precedente, viene a ser lo más parecido a un divertimento que quizás pueda llegar a rodar la danesa, que empezó su carrera con el dramón Te quiero para siempre y desde entonces ha dejado poco espacio a la carcajada. Pero aunque logra hacer reír en ocasiones, tiene un trasfondo de drama que da pie a la reflexión sobre las relaciones familiares, la enfermedad, la infidelidad y la necesidad del amor. Viene a ser como si la realizadora quisiera demostrar que su dominio de la realización da de sobra para rodar secuencias de comedia, pero no desea olvidar que la vida también es trágica. Quizás Amor es todo lo que necesitas no llega a ser tan redonda como las anteriores películas de Susanne Bier, pero ésta lleva al espectador hacia donde quiere con maestría. No sólo Brosnan está a años luz de otros de sus trabajos, más real y humano que de costumbre. Le rodea un reparto de lo más ajustado, en el que sobresale Trine Dyrholm, una de las grandes del cine escandinavo, cuyo personaje protagonista, Ida (fuerte frente a la enfermedad, pero necesitada de cariño), tiene muchos más matices y presencia en pantalla que aquella esposa separada del médico que interpretó en el anterior trabajo de la cineasta.

7/10
En un mundo mejor

2010 | Hævnen

En un mundo mejor la protagonizan dos niños y sus respectivas familias. Elias es un chico acosado por sus compañeros en el colegio, hasta que recibe la ayuda inesperada de Christian, otro chico, recién llegado a Dinamarca para vivir con su progenitor, pues su madre ha muerto de cáncer.  Christian amenaza con un cuchillo al cabecilla de los matones de la clase para que deje en paz a Elias. Poco después, el padre de este último, Anton, un médico comprometido que ejerce en el Tercer Mundo, viene de visita y se ve agredido por un energúmeno delante de los chicos, aunque él opta por ignorarle y no pelear. Elias, y en mayor medida Christian, no acaban de entender la postura del médico, lo que está a punto de desencadenar una gran tragedia. Susanne Bier, que junto a Lars Von Trier y Thomas Vinterberg conforma el triunvirato de los más reputados directores daneses de la actualidad, salió airosa de su aventura americana con la interesante Cosas que perdimos en el fuego, protagonizada por Halle Berry y Benicio del Toro. Ahora, la cineasta vuelve a su país natal con esta cinta, que ha ganado el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Como es habitual en su filmografía, se trata de un drama descarnado sobre temas duros. Bier ofrece una profunda reflexión sobre las respuestas del ser humano ante la violencia, y la dicotomía entre la sensatez y el caos. Aunque lo más duro queda fuera de campo, no escatima la autora secuencias de gran dureza emocional, sobre todo en lo relativo a un líder africano que sistemáticamente abre con un cuchillo los vientres de mujeres embarazadas... Se entiende en todos los casos que sus personajes se vean tentados ante la posibilidad de la venganza, mientras que la racionalidad, la salida más civilizada, es más difícil de poner en práctica, y también tiene sus pegas, pues a veces no impide que el agresor siga con sus actividades... No ofrece la película ninguna respuesta a los dilemas morales que plantea, sino que parece que se ha querido dejar la puerta abierta a la reflexión. Bier ofrece una visión del mundo muy atroz, y como en todos sus trabajos, estamos ante un drama lacrimógeno, pero lo cierto es que la realizadora arroja cierto optimismo, viene a apostar a pesar de todo por la capacidad de redención de las personas. Trata también sobre el drama de la desestructuración familiar, que intensifica los problemas de los más jóvenes. Una de sus peores consecuencias es que entorpece la comunicación paternofilial –un problema “técnico” da al traste con una conversación que puede evitar un desastre–. No faltan secuencias muy brillantes, como el enfrentamiento verbal del doctor ante el jefe violento que le pide tratamiento. Curiosamente, a pesar de que se han rodado a la vez en países alejados, recuerda muchísimo a una escena también muy intensa, del mismo corte, en la redonda De dioses y hombres. El nivel interpretativo es altísimo, lo que se extiende a los expresivos niños protagonistas. Destaca la economía de medios del actor Mikael Persbrandt (el padre médico), una celebridad en Dinamarca, pero muy desconocido en otros países (ha fichado para interpretar a Beorn, el hombre que se transforma en oso, en El hobbit). El momento en el que muestra a los chicos que encarar al violento no es una opción cobarde, acudiendo a su encuentro para dejar que éste le golpee, puede parecer un tanto artificioso e irreal, pero visto en pantalla resulta creíble. 

8/10
Valhalla Rising

2009 | Valhalla Rising

Peculiar saga medieval nórdica, desarrollada en seis fragmentos. Sigue a un guerrero de fuerza descomunal, con un solo ojo, esclavo de unos paganos de los que huye, salvando la vida de un chaval. Une su destino al de unos vikingos cristianos, que marchan a la cruzada a Tierra Santa. Pero su navegación en medio de una pertinaz niebla les lleva a un lugar inesperado. Insólito film de Nicolas Winding Refn, cineasta más asociado a tramas urbanas contemporáneas que a historias de época. Cierto que el film comparte con otros del director su brutal y explícita violencia, además de la fuerza visual, la belleza del plano. Pero su tono quiere ser más solemne y trascendente, con largos silencios y frases escuetas, a medio camino entre algunas propuestas de Ingmar Bergman y Carl Theodore Dreyer, y la conquista de América presentada por Werner Herzog en Aguirre, la cólera de Dios. El resultado es irregular, pues falta nitidez y hondura en la mirada al hombre del medievo, pagano o cristiano, y los momentos gore son excesivos, pero hay que reconocer al director y coguionista danés su capacidad de arriesgarse a transitar por terrenos fílmicos no explorados antes por él, con el tema del sacrificio en último término.

4/10
Lo que nadie sabe

2008 | Det som ingen ved

Después de una desastrosa cena familiar, Charlotte le pide a su hermano Thomas que se reúna con ella por la noche pero, al acudir a la cita, Thomas descubre que Charlotte, una muy buena nadadora, se ha ahogado. Thomas, obsesionado por descubrir lo que pasó, encuentra, entre las pertenencias de su hermana, una lista de substancias químicas tóxicas y una fotografía de su fallecido padre con Lange-Erichsen, un compañero en la inteligencia militar. Al hablar con él, Thomas llega a la conclusión de que algo oscuro rodea la muerte de su hermana, así que contacta con Ursula, una amiga íntima de Charlotte, la cual le cuenta que Charlotte contactó con una mujer sueca que le enseñó el peligroso mundo en el que se involucró su padre, por lo que Charlotte quería hablar con él antes de averiguar más cosas. Aturdido por todo lo que está sucediendo, Thomas vuelve a su casa y descubre que la han saqueado y han robado las pocas pruebas que tenía. Todo parece conducir de nuevo a Lange-Erichsen, el cual dirige los servicios de inteligencia de Dinamarca; Thomas teme que su investigación podría estar en contra de la agencia más poderosa del país. Tras visitar a su ex mujer, descubre que su hija ha desaparecido y se da cuenta de que no sólo su vida está en peligro, sino también la de los que le rodean...

Waz

2007 | Waz

Un asesino anda suelto. Mata salvajemente a sus víctimas, dejando grabado en sus pechos, a punta de cuchillo, tres letras, las del título: WAZ. Investiga el caso un veterano detective de vuelta de todo, Eddie, a quien han asignado como compañera a una novata, la voluntariosa y espabilada Helen. Su investigación les hace descubrir que las tres letras de marras son en realidad una ecuación, y que la persona a la que buscan está asesinando a las personas relacionadas con una violación y un asesinato, sometiéndolas a una tortura que les obliga a elegir entre salvar su propio pellejo o el de alguien a quien supuestamente aman. Thriller "filosófico" y "existencialista", por así decir, que conecta en parte en títulos como Seven, además de por su estética, por su visión cansada de la vida, por la que, se viene a decir, las personas actúan genéticamente y su instinto de supervivencia vence a cualquier cosa, incluida esa llamada "amor". La idea de usar fórmulas y matemáticas tiene su punto, aunque sea muy poco realista, y los actores están bien. El problema son algunas caídas de ritmo, el querer "sorprender" con la fuerza del "amor homosexual", y la violencia a cuento de las torturas, muy desagradable.

5/10
Después de la boda

2006 | Efter brylluppet

Jacob vive en la India, donde dedica todo su tiempo a los proyectos de ayuda a los más desfavorecidos de una organización no gubernamental. Pero si algo no sobra allí, son los fondos de financiación. De modo que cuando Jørgen, un gran empresario danés, muestra su disposición para donar una importante cantidad a la organización de Jacob, éste no tiene más remedio que seguir las “reglas del juego” y viajar a Dinamarca para explicarle su labor, ponerle un vídeo, etc. Jacob no se siente cómodo en ese ambiente donde el dinero a menudo se derrocha, y anhela cumplir la promesa que hizo a un niño de un orfanato, de estar de vuelta en una semana, para celebrar su cumpleaños. Y sólo por compromiso acepta asistir a la boda de Anna, la hija de Jørgen y Helene, que coincide con su visita a Copenhague. El caso es que un brindis de la novia tras la ceremonia va a llevar la historia por cauces inesperados. La directora danesa Susanne Bier ya había apuntado maneras de buena cineasta en la ‘dogmática’ Te quiero para siempre, y en la reflexión sobre la guerra Hermanos. Ahora, con este film nominado al Oscar a la mejor película extranjera, confirma sus dotes de gran narradora de historias, gracias a un guión coescrito con Anders Thomas Jensen, que contiene magníficos quiebros y requiebros, que lejos de estar forzados, se producen con naturalidad. Parece que Bier nos está contando inicialmente, con agilísimo ritmo, una historia sobre las diferencias entre los países pobres y la opulenta sociedad occidental, y sí, esto está también presente; pero sobre todo construye cuatro grandes personajes –el matrimonio (Rolf Lassgård y Sidse Babett Knudsen), la hija (Stine Fischer Christensen), el visitante (Mads Mikkelsen, visto como villano en la bondiana 007 Casino Royale)– y sus interrelaciones, de gran solidez, que además de producir en el el espectador emociones genuinas, empujan a la reflexión de que hay que ayudar a los que están lejos… y a los que están cerca. Apuntes como la sinceridad y transparencia como bases de un amor sólido y fiel, en el matrimonio y en la paternidad-filiación tienen un enorme valor antropológico. También está muy bien compuesto el discurso de cumpleaños, en que los comentarios tópicos de un empresario con planes de futuro están precedidos por una declaración de amor a los suyos, y la invitación a aprovechar el bien preciosísimo del tiempo. 

8/10
Pusher III: soy el ángel de la muerte

2005 | Pusher III

El narcotraficante Milo se apresta a agasajar a su hija Milena, que cumple 25 años. Por tal motivo ha decidido dejar de consumir drogas -incluso acude a reuniones de adictos anónimos-, y anda muy ajetreado preparando una cena para 50 personas. Ello debe hacerlo compatible con sus negocios, donde, en un arriesgado movimiento para ponerse el día, ha decidido traficar con éxtasis, una sustancia de la que sabe muy poco y que le va a ocasionar más de un problema. Nicolas Winding Refn, en su tercera entrega de la trilogía Pusher, sigue dando muestras de su vigor narrativo al mantener el interés con una trama aparentemente mínima, que nos recuerda que incluso los criminales deben atender cuestiones domésticas comunes a la gente honrada. El guionista y director danés mueve con nerviosa agilidad su cámara, y tiene un increíble sentido de la medida del plano. Llama la atención su manejo de cuestiones diversas como los problemas estomacales de los matones de Milo, la incoherencia moral del que vende droga y trata de no recurrir a ella, o celebra a su hija mientras la enreda en sus negocios, las evoluciones en la cocina, la paciencia infinita que le lleva a humillarse atendiendo a ciertos proveedores con los que tiene problemas. Aunque lo más llamativo es el último y brutal cuarto de hora, algo muy cercano al gore, auténtica carnicería para deshacerse de unos cadáveres molestos.

6/10
Hermanos

2004 | Brødre

Dos son los hermanos a los que alude el título. Michael, es un tipo ejemplar, brillante militar y padre de familia ideal con su esposa Sarah y sus dos hijas. Por contra, su hermano menor Jannik es todo lo contrario, pues aunque en el fondo tiene buenos sentimientos, es un vividor que se emborracha continuamente y acaba de salir de la cárcel. Un día, Michael es enviado a Afganistán en una misión de Naciones Unidas, pero el helicóptero en que viaja sufre un accidente y se le da por muerto. Mientras Sarah intenta superar su pérdida y ayudar a Jannik, resulta que Michael ha sido hecho prisionero por un grupo de talibanes, y vivirá una experiencia extrema que le cambiará para siempre.

7/10
Pusher II: con las manos ensangrentadas

2004 | Pusher II

Tonny acaba de salir de la cárcel. Bruto como pocos, y no demasiado inteligente, en la parte de atrás de su cráneo rasurado se puede leer la palabra “respeto”. Un respeto que no le guarda desde luego su padre, un jefecillo mafioso que le tiene por un perfecto patán. Seco de sexo y drogas, Tonny se pone al día enseguida; y también reemprende su carrera criminal en un golpe para robar coches. Aunque lo que puede que le cambie la vida es la aseveración de una antigua novia, Charlotte, que asegura que su bebé es hijo suyo. Segunda entrega de la trilogía Pusher de Nicolas Winding Refn. El guionista y director danés retoma a uno de los personajes del primer film, Tonny, que allí recibía una brutal paliza por la que era dado por casi muerto. También se mencionan a otros, y se retoma, como presencia secundaria, al traficante de drogas Milo. Pero la idea de Refn es centrarse en el simplón Tonny, humillado por un progenitor que no le tiene en ninguna consideración, sentimientos muy distintos a algo parecido a la ternura, que ha despertado en él con motivo de su supuesto vástago. Como en sus otros filmes, el cineasta nórdico entrega un cuadro del submundo criminal de Copenhague nada halagüeño, y claramente abusa de la violencia, y sobre todo de un desagradable erotismo que viene poco a cuento. Hay que reconocerle en cualquier caso fuerza en su propuesta, también en la puesta en escena, y una curiosa capacidad de ofrecer “brotes verdes” en un mundo donde domina de modo apabullante la inmoralidad.

6/10
Te quiero para siempre

2002 | Elsker dig for evigt

Joachim y Cecile son una joven pareja enamorada que está a punto de casarse. Por su parte, Niels y Marie son un matrimonio con hijos. Joachim tiene un accidente que le deja inválido y Cecile acaba buscando consuelo en los brazos de Niels. Ambos se enamorarán hasta el punto de pensar en dejarlo todo por amor. Drama intenso y triste de la danesa Susanne Bier (Después de la boda), y buena muestra de su particular estilo Dogma, influido muy posiblemente por su compatriota Lars von Trier. Los cuatro personajes, cuyas vidas se mezclan debido a un hecho inesperado, les hace entrar en una espiral de dolor, engaño y autodestrucción de la que no saben muy bien cómo salir.

5/10
Bleeder

1999 | Bleeder

La vida de una serie de patéticos personajes a los que une un videoclub, donde unos trabajan y otros alquilan películas. Allí están Leo, desconcertado cuando su esposa le comunica que espera un niño; el violento hermano de ésta; el tímido encargado del videoclub, que sólo sabe hablar de películas, y al que cuesta intentar entablar una relación con una camarera. El danés Nicolas Winding Refn escribe y dirige una película de trama más o menos sencilla, pero que es un auténtico ejercicio de virtuosismo técnico -los paseos de la cámara por los pasillos del restaurante, el videoclub y la librería, usando grandes angulares, son deslumbrantes-, a la vez que un desolador retrato de la condición humana, los personajes funcionan a modo de náufragos existenciales sin asideros ni creencias sobre los que fundamentar su día a día. De modo que, nunca mejor dicho, la sangre acabará llegando al río, violentamente. No obstante el director deja ligeramente entreabierta la puerta a la esperanza.

6/10
Pusher: un paseo por el abismo

1996 | Pusher

Las tribulaciones de Frank, un camello que trafica con droga en las calles de Copenhague, a lo largo de una semana completa. Siempre acompañado del aún más tarado que él Tonny, le surge inesperadamente un cliente que le pide una gran cantidad de material. Negociando hábilmente su margen, aquello podría ser el negocio de su vida. Pero la policía aparece en el momento de la entrega, y aunque logra no ser inculpado, ahora debe a su proveedor una importante suma de dinero: la tarea de reunirla en un breve plazo de tiempo se diría una misión imposible. El danés Nicolas Winding Refn sorprendió debutando con este film, que coescribe y dirige, una vigorosa mirada al submundo del narcotráfico, de personajes marginales y hábiles giros narrativos. Su retrato de la calle, y la violencia, latente y expresa, conforman una especie de tremenda bofetada al espectador, que muy difícilmente quedará indiferente. Parece indudable que la criminalidad que muestra ha influido en series televisivas de la talla de Los Soprano y The Wire (Bajo escucha), por su brutal tratamiento de los gángsteres y el tráfico de estupefacientes. A su vez, podría mencionarse en Refn como referencia a Quentin Tarantino.

6/10

Últimos tráilers y vídeos