IMG-LOGO

Biografía

Robert Taylor (IV)

Robert Taylor (IV)

Robert Taylor (IV)

Filmografía
Megalodón

2018 | The Meg

El multimillonario Jack Morris visita una instalación de investigación submarina que él mismo financia. Los científicos del lugar envían un sumergible, comandado por Lori, al mando de otros dos hombres, a explorar una sima aún más profunda que la fosa de las Marianas, lo que puede marcar un antes y un después en la comunidad científica. Pero el vehículo submarino se queda atrapado, todo indica que por culpa de una criatura misteriosa de tamaño gigante. El doctor Mingway Zhang, oceanógrafo chino que dirige la instalación, acepta avisar a Jonas Taylor, buzo de rescate, pese a que el doctor Heller, médico del equipo, advierte de que no resulta fiable, pues en una situación similar ocurrida unos años atrás perdió el control. Retirado en Indonesia, Taylor se muestra reacio a aceptar, hasta que se entera de la presencia de Lori, pues se trata de su ex mujer. Tras triunfar en las taquillas hace años, sobre todo con Mientras dormías y La búsqueda, el todoterreno Jon Turteltaub parecía condenado al ostracismo, por el sonoro fracaso de El aprendiz de brujo, en 2010. Ahora vuelve a la primera división con esta adaptación de la primera entrega de la saga “Meg, A Novel of Deep Terror” (en España sólo “Meg”), con la que Steve Alten logró no sólo un enorme éxito, sino también convertirse en un autor recomendado en centros de enseñanza para fomentar la lectura entre los jóvenes. Se le puede achacar a Megalodon que aporta pocos datos de la galería de secundarios (algunos están puestos para engrosar la lista de víctimas potenciales). También que podría haber incluido más humor, y que desaprovecha el triángulo amoroso que plantea, entre el personaje central, su ex y la hija del oceanógrafo, madre divorciada. Pero no decepcionará a nadie al que le llame la atención un film con Jason Statham contra un tiburón prehistórico gigante, por secuencias de suspense bien concebidas, que mantienen la atención del respetable, y exhiben correctos efectos visuales. El realizador ha tomado como modelo a Steven Spielberg, alternando homenajes nada disimulados a su cine, sobre todo a Tiburón y a Parque Jurásico. El protagonista no se aparta mucho de los personajes que suele interpretar, pero se salva por su carisma, mientras que el resto del reparto hace lo que puede; quizás habría que citar a Rainn Wilson, conocido por The Office, como el millonario Morris, a Masi Oka, japonés popular por la serie Héroes, y a la expresiva niña china de poca experiencia Shuya Sophia Cai, que da pie a uno de los momentos más conseguidos.

6/10
Focus

2015 | Focus

Jess es una timadora que comete el error de tratar de estafar a un maestro de timadores, Nicky. O puede que no sea tal error, pues él la toma bajo su tutela y la introduce en su amplia red, un grupo numeroso de ladrones consumados, capaces de levantar en unos pocos días más de un millón de dólares del público que acude a un importante partido de fútbol americano. El problema es que el “trabajo” puede acabar mezclado con los asuntos del corazón, y éste terminar hecho añicos. La pareja se separará, pero volverán a cruzarse sus destinos en el mundo de la Fórmula 1. Nuevo trabajo del tándem de directores conformado por Glenn Ficarra y John Requa, que antes hicieron en registro de comedia Phillip Morris ¡te quiero! y Crazy, Stupid, Love. Aquí asoman con una entretenida trama de ladrones sofisticados, donde se unen las habilidades de los timos –en que se riza el rizo hasta, decididamente, la exageración–, con el enamoramiento de los protagonistas. Pero en este segundo aspecto se juega al engaño hasta un punto errado en que al espectador acaba importándole, francamente, un bledo, si los personajes interpretados por Will Smith y Margot Robbie se aman o no. Las películas de tramposos siempre tienen un punto de enganche, y aquí no faltan algunas escenas que atrapan, sobre todo aquella en que dos partes echan un auténtico pulso de apuestas encadenadas donde hay mucho, mucho en juego. Y está claro que Smith y Robbie son actores atractivos, y trabajan bien, aunque él en esta ocasión adopta una pose indolente demasiado tiempo, lo que agota, algo que también ocurre con los chistes cansinos con juegos de palabras sexuales. El caso es que la cinta es irregular, la apelación del título a centrarse, no perder el foco de la atención, no se la aplica a sí misma, de modo que el desenlace decepciona, y queda la sensación de que la cosa daba para más.

5/10
El territorio de la bestia

2007 | Rogue

El australiano Greg McLean sorprendió gratamente a los amantes del terror con la excelente Wolf Creek, que recuperaba el espíritu de las mejores cintas del género de los 70, como La matanza de Texas, Picnic en Hanging Rock y El diablo sobre ruedas. A pesar de su evidente modestia, su segundo largo parece decidido a reactualizar el esquema de Tiburón, y otras cintas de terror acuático. Esto supone un riesgo nada baladí, pues es sobre un cocodrilo gigante, por lo que las probabilidades de caer en el ridículo son grandes. No ocurre así, porque McLean confirma que es un director hábil. Como el anterior trabajo de McLean, también transcurre en su Australia natal. Allí acude Pete McKell, un estadounidense que hace reportajes de viajes. Puesto que una de las grandes atracciones locales son las excursiones fluviales para ver a los cocodrilos, McKell se sube a un navío dirigido por Kate Ryan, una atractiva mujer que no ha salido mucho de los alrededores. Cuando Kate se desvía un poco de su recorrido, para investigar quién lanzó una bengala de socorro, un ser misterioso hunde el barco con un fuerte golpe. Los pasajeros se refugian en un islote donde serán acosados por la bestia, que resulta ser un cocodrilo monstruoso. McLean tiene claro que el espectador debe empatizar con los personajes, si quiere crear tensión. Por eso los presenta muy brevemente, pero con modélica eficacia. Están interpretados por un buen reparto encabezado por Michael Vartan (Alias) y Radha Mitchell (Descubriendo Nunca Jamás). Como hacía en la citada Wolf Creek, McLean convierte los parajes australianos en un personaje más, con sugerentes planos de privilegiadas localizaciones naturales. Y por supuesto, el director se luce a la hora de crear una atmósfera angustiosa, con secuencias de mucho suspense, como aquella en la que algunos personajes intentan llegar a la orilla deslizándose por una cuerda sujeta entre dos árboles. Aunque es ligera, muestra los riesgos de caer en la insolidaridad en una situación límite, pero también la parte positiva del ser humano, capaz de arriesgar su vida para salvar a una mujer moribunda. Es un film de serie B honesto, por lo que se disculpa que apenas se distancie de las otras cintas de cocodrilos asesinos que han pasado por la pantalla en los últimos años (Mandíbulas, Cocodrilo: Un asesino en serie, Cocodrilo, Cocodrilo. Aguas sangrientas).

4/10
Ned Kelly

2003 | Ned Kelly

Al parecer Ned Kelly es un célebre atracador de bancos australiano, con un aire legendario a lo Jesse James, Billy el Niño y demás iconos criminales del western. Este film adapta una novela de Robert Drewe, "Our Sunshine", que cuenta la historia de la banda de Kelly: orígenes humildes de Ned y su hermano Dan, empujados a la delincuencia por la arbitrariedad de las fuerzas policiales locales; sus atracos a diversos bancos; y su enfrentamiento, parapetados en una taberna, contra un auténtico ejército (un poco, podríamos decir, lo que no se mostraba en Dos hombres y un destino, otro film de facinerosos más o menos mitificados). Para contar este previsible western a la australiana de ‘pobres’ bandidos, se ha contado con un equipo procedente en su mayoría de ese país. Desde el director, Gregor Jordan (Two Hands, Buffalo Soldiers), hasta varios actores del reparto (Heath Ledger, Geoffrey Rush, Naomi Watts), aunque se cuela algún foráneo, como el guaperas Orlando Bloom, que es británico.

4/10
El gran golpe (2002)

2002 | The Hard Word

Al salir del talego bajo fianza, tres hermanos son convencidos por su abogado y antiguo cómplice de que vuelvan a cometer atracos, según su norma habitual de no herir a nadie. Antes de retirarse, intentan el golpe definitivo, pero alguien traicionará al grupo. Típica cinta de robo planeado hasta sus últimos detalles y que al final no sale tan bien como se esperaba. El debutante Scott Roberts incorpora golpes de comedia, y cuenta con un reparto sorprendente.

5/10
Límite vertical

2000 | Vertical Limit

Dos hermanos montañeros no han vuelto a hablarse desde la muerte de su padre en una escalada. Peter tomó entonces una decisión trágica: cortar la cuerda que les unía a los tres, para salvar su vida y la de su hermana Annie; el alto precio pagado fue la muerte de su padre . Años después coinciden casualmente en la ascensión del K2. Ella acompaña a un millonario que tiene el caprichito de subir el pico de marras. Como puede imaginarse, algo sale mal, de modo que Peter acude al rescate de la hermanita. Dice el director Martin Campbell: “Olvídate de la montaña, de la nieve... Límite vertical es un drama que podría desarrollarse en un lugar plano, y seguiría siendo un fantástico film sobre el amor, la familia y el valor.” Nosotros añadimos: ya, pero las escenas de montaña y avalanchas, que son para quitar el hipo y descargar adrenalina, no se ven en un drama cualquiera.

5/10
Matrix

1999 | Matrix

Final de milenio. Neo es un profesional de la informática, que dedica todo su tiempo libre a los ordenadores. Un día le llega una extraña comunicación: tiene la oportunidad de conocer a Morpheus, un mítico personaje para cualquier cibernauta que se precie, y que le puede introducir en un mundo inesperado y cuya existencia jamás se le ocurrió imaginar. Pero basta que Morpheus intente el contacto para que Neo empiece a sufrir una persecución implacable. Nada es lo que parece. He aquí una premisa que ha inspirado con frecuencia la narración fílmica. Los hermanos Larry y Andy Wachowski (Lazos ardientes) la agarran fuerte para convertirla en marco de una inspirada trama de ciencia ficción. No es el único film reciente que maneja esta idea (piénsese en títulos como Abre los ojos, eXistenZ y, más lejano en el tiempo, Desafío total); pero Matrix sabe atornillarla aún más. Que los Wachowski jueguen con la idea de qué es realidad y qué sueño o ficción se revela muy acertado en los tiempos que corren. Tanta gente lleva una vida anodina que no es vida… Sin ideales y amores duraderos, encerrados en el caparazón del propio egoísmo, con la mente narcotizada por paraísos que se revelan limitados… ¿No nos estarán escamoteando “la buena vida”? Necesitamos la redención, y en el film el “candidato” a mesías responde al nombre de Neo. Matrix sigue una inspiración cristiana (obviamente no literal) al plantear esta redención: señales y profecías, un elegido y una misión, “milagros”, y hasta lo que podríamos llamar un “bautizo”. No falta el Judas traidor o las autoridades que quieren acabar con el elegido. Por no hablar del anagrama “Neo”, de “One”, “el Uno”. Además, se advierte de cómo, a veces, las máquinas pueden apagar el espíritu humano: no debemos olvidar la grandeza y, ¡oh, paradoja!, la pequeñez del hombre. Con lo dicho hasta ahora, el film puede parecer una elucubración mental, a la que hay que procurar asistir con la cabeza despejada. Pues bien: sí y no. Hay que fijar la atención para seguir el argumento, que depara abundantes giros y sorpresas. Pero, a la vez, los directores han sabido conjugar esa historia, sólida y bien contada, con el entretenimiento. Resulta que se puede traspasar a la gran pantalla, con acierto, la estética de los juegos de ordenador, gracias a una acción deslumbrante y un uso imaginativo de los efectos especiales… ¿Hay quién dé más?

8/10

Últimos tráilers y vídeos