saltar al contenido principal

Si saliéramos a la calle y preguntáramos al azar a los viandantes sobre su conocimiento del cine de Juan Manuel Cotelo o el de Michael Moore, quizá casi nadie sabría quiénes son. Aunque si afináramos la encuesta, la cosa podría cambiar. Entre los seguidores de la política USA, pocos ignorarán quién es Moore. Mientras que seguramente muchos católicos habrán visto películas de Cotelo.

El azar, o la providencia, diría tal vez Juan Manuel Cotelo, han hecho coincidir en fecha de estrenos a dos directores de documentales: el citado Cotelo presenta en salas de cine El mayor regalo, mientras que Michael Moore llega a la cartelera con Fahrenheit 11/9. Aunque los temas de sus películas sean bastante diferentes, lo cierto es que existen bastantes coincidencias entre uno y otro, más allá de que ambos lleguen a los cines un 9 de noviembre. Es de suponer que la película de Moore llega a los cines en tal fecha porque está en el título de su film, aludiendo al día en que Donald Trump ganó las elecciones presidenciales. Y quizá no sería aventurado pensar que el madrileño Cotelo ha escogido para estrenar su película adrede el día de la Virgen de la Almudena, patrona de su ciudad natal.

1) Tanto Moore como Cotelo tienen formación y experiencia periodística, han trabajado en medios informativos. Los dos han hecho alguna película de ficción, aunque finalmente se han decantado por el cine documental. Cotelo debutó en el largo con el drama El sudor de los ruiseñores, mientras que Moore ha dirigido la comedia Operación Canadá.

2) Ambos son católicos por formación y entorno familiar. En el caso de Cotelo, esto se ha traducido con toda claridad en los temas espirituales abordados en películas como La última cima y Mary's Land, y en los deseos de justicia social de Moore de sus filmes políticos como Bowling for Columbine o Sicko también podría detectarse la influencia de ese background espiritual, aunque difiera en muchos temas de las enseñanzas de la Iglesia, y no sea católico practicante. De todos modos, Cotelo no deja de tocar temas candentes, y a la hora de abordar el perdón en El mayor regalo, están presentes cuestiones de interés político y social, como el terrorismo de ETA y el IRA, las FARC colombianas o el genocidio de Ruanda.

3) Se puede decir que las películas de Cotelo y Moore son películas “con mensaje”, claramente militantes, que pretenden influir en el espectador, hacerle pensar, acercarle a las posiciones defendidas. Por otro lado, no engañan a nadie en su posicionamiento. Políticamente Moore es muy crítico con las posiciones republicanas, por ejemplo arremetiendo contra Bush o Trump en Fahrenheit 9/11 y Fahrenheit 11/9, y los valores cristianos de las películas de Cotelo están a la vista de todos. En los dos casos puede pensarse que los cineastas se dirigen a un público nicho, o que convencen a los convencidos, aunque seguramente tanto uno como otro desean llegar a los que no comulgan con sus planteamientos vitales, a través de la persuasión de sus propuestas documentales.

4) Tanto Cotelo como Moore aparecen en sus películas haciendo de sí mismos como actores, con un punto de humor, interactuando con algunos de los personajes entrevistados, y llevando la conversación al terreno deseado. La diferencia más notable sería el tono más amable de las bromas de Cotelo, frente al tono corrosivo e incluso cruel de Moore. ¿Tal vez uno conoce el perdón y el otro no tanto? El cine de Cotelo funciona en positivo, desea promover el amor, el otro es más de combate, en contra de.

5) Los dos cineastas utilizan profusamente las posibilidades de internet para difundir sus producciones: Cotelo estrena bajo demanda, y hace un uso profuso de las redes sociales para promocionar sus películas. Aunque en seguidores le gana por goleada Moore, que sólo en Twitter cuenta con más de 6 millones de entusiastas lectores de sus mensajes.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE