saltar al contenido principal

Cuando a finales de diciembre tuve ocasión de ver anticipadamente una de las películas favoritas para los Oscar, “La favorita”, inmediatamente pensé que se trataba de un film que podría gustarle a Pablo Iglesias.

 

Sí, pensé que valdría la pena escribir un artículo recomendando La favorita al secretario general de Podemos. Me parecía que alguien que apreciaba tanto una serie de televisión de disputas por el poder como Juegos de tronos, hasta el punto de regalarle un pack con la primera temporada al rey Felipe VI de España, disfrutaría con esta mirada a la reina Ana de Inglaterra en el siglo XVIII, y a los intentos de controlarla de dos mujeres, lady Sarah, y la recién llegada pero “trepa” Abigail.

Sí, pensé que un republicano como Pablo Iglesias podría sacarle punta a una película que muestra a la reina como un personaje voluble y fácilmente manipulable, su director, el griego Yorgos Lanthimos, no da la impresión de que sea precisamente un ferviente partidario de la monarquía. El personaje regio que compone Olivia Colman –que por cierto, vuelve a hacer de reina, Isabel II, en la esperada tercera temporada de The Crown– se presenta apocado y deprimido, movido por los instintos más primarios, que mendiga el afecto como si fuera uno de los perrillos que le hacen compañía; y es un juguete en manos de unos y otros, sus decisiones pueden dar fácilmente un giro de 180 grados si se sabe pulsar la cuerda adecuada. Además, la película habla de cómo las mujeres tratan de mandar en un paisaje dominado por los hombres, seguro que la cuestión del empoderamiento femenino también era de su agrado.

Estrenada al fin la película el pasado viernes, pensé, sí, que tal vez Pablo Iglesias anda muy ocupado en otras tareas, y no debería decirle nada. Por supuesto, ha pedido su permiso de paternidad y tiene que cuidar de sus pequeños, quizá le resulte difícil sacar un rato para acercarse al cine. Pero, además, quizá no le falta “entretenimiento”, pues desde hace unos días le está tocando vivir su particular “Juego de tronos”, o de tronitos, con el roto que le ha salido a su partido por la decisión de su compañero de Podemos, Íñigo Errejón, de ir a su aire a la hora de llevar su candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

En el fondo es como un episodio interactivo de “Juego de tronitos”, donde no es fácil dilucidar quién es “el favorito” (no se vislumbran favoritas) a controlar esa izquierda animada y bullanguera. Como en Black Mirror: Bandersnatch, le cabe a Pablo Iglesias interactuar y tomar decisiones para labrar su destino y el de los votantes que confiaron en él. ¿Quién necesita series y películas, cuando la vida misma te depara tramas que superan la ficción?

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE