saltar al contenido principal

Una opción para ver cine en el centro de Madrid podría desaparecer en breve, si nuestro alcalde no lo remedia...

 

“Mamá, ¿qué eran los cines?” “Pues mira, hijo, eran unas salas provistas de butacas, que en algunos casos podían llegar a albergar hasta mil personas  o más, con unas pantallas muyyyy grandes, y la gente iba ahí a ver películas, con las luces apagadas.” “¿Y para qué hacían eso? ¡Qué tontería! Si puedo ver las películas en la minúscula pantalla de mi teléfono móvil. Bueno, no películas, sino capítulos de serie, o vídeos cortos, y si mi aburro, pues lo paso rápido.”

Suena a escalofriante conversación de ciencia ficción en un futuro distópico. Pero se trata de una realidad cada vez más próxima, tal vez presente que nos cuesta admitir, pues las posibilidades de disfrutar de una película en sala de cine van menguando a velocidad de crucero, y a los jóvenes no se les educa en el gusto y la paciencia para sentarse un par de horas en la oscuridad y sumergirse en una historia que puede cambiarles la vida, o darles una nueva visión de las cosas.

Se funciona entonces a golpe de “blockbuster”, con costosas campañas de promoción de las películas hollywoodienses que tienen la condición de acontecimiento, o que son muy espectaculares, trufadas de costosos efectos visuales. El resto de obras, hacen lo que pueden para llegar al público.

Y entremedias, hay empresarios, que con mucho sacrificio, se esfuerzan en ofrecer una programación de películas arriesgada, conjugando lo comercial con lo artístico. Se trata de una actividad comercial difícil en los tiempos que corren, donde para terminar de arreglar las cosas, las administraciones locales complican el asunto, de modo que hace falta casi tener vocación de héroe o mártir para explotar un complejo de salas de cine –imposible una solitaria sala– en el centro de una ciudad.

Los establecimientos destinados a proyectar películas han sufrido una crisis en la que soportan una dura competencia: y es que existen muchas alternativas de ocio, además de que pueden verse obras audiovisuales en casa, cada vez con mayor facilidad gracias a las plataformas digitales. En esta tesitura, si se encuentran en una zona donde el precio del metro cuadrado es alto, se comprende la tentación de un propietario para vender su local, y así salir de pobres. Está en su derecho, a no ser… A no ser que sea un espacio protegido con una calificación especial, destinado a actividades culturales de interés público.

Leí hace unas semanas con tristeza a Gregorio Belinchón en “El País”, acerca de una más que posible desaparición de los Cines Conde Duque Goya, tres salas ubicadas en el madrileño barrio de Salamanca. Es una sangría que no cesa, y que no se acaba de entender. Porque la desaparición la propicia la anulación de la actividad recreativa del local donde anteriormente estuvo el Cine Vergara, para concederle otra comercial. Se trata de una de las últimas decisiones del ayuntamiento de Madrid presidido por Manuela Carmena, lo que no deja de tener su lado irónico, siempre hemos escuchado que la izquierda apoya la cultura. El resultado, en cualquier caso, no es un “happy end”, sino privar a casi 150.000 vecinos de una propuesta cultural, para ofrecerle a cambio algo que no escasea, un supermercado.

Uno querría albergar la esperanza de que el flamante nuevo alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, se mostrara más sensible que su predecesora en relación a la oferta cultural fílmica a los madrileños del centro, no privándoles de los únicos cines que hay en el barrio de Salamanca. Detecto movimiento entre profesionales y aficionados para reclamar que no se cierren estas salas. Es la sociedad civil, que debería ser escuchada. No todo debe ser interpretado en clave monetaria. Pensemos en las nuevas generaciones. Cuando se trata de impulsar la alfabetización audiovisual de los más jóvenes en las aulas, aquí tenemos un caso práctico que podría educar muchos, la imagen de un ejemplo vale más que mil palabras. No echemos el cierre a otro cine.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE