IMG-LOGO
Blog de Hildy

Buscando clicks desesperadamente: titulares llamativos para que los internautas lean tus noticias de cine

Ocurre con la información especializada de cine, pero también con la prensa supuestamente seria, que analiza la actualidad política internacional. Son las esclavitudes de la revolución tecnológica y la dependencia publicitaria.

Hace unos días me sorprendió en la edición digital del diario Abc el siguiente titular: “La polémica película de Netflix que se mofa de una España «retrógrada»”. Por aquello de que uno es un profesional del cine, y también picado por la curiosidad, por qué no decirlo, pinché. En cuanto empecé a leer, me di cuenta de que aquella noticia era una solemne tontería, diseñada única y exclusivamente para llamar la atención, y dar pie a clicks en la página web. Y es que se hablaba de una película de Netflix que había tenido ocasión de ver, Criminales en el mar, protagonizada por Adam Sandler y Jennifer Aniston, y de la que muy poquito se puede decir más allá de que se trata de una comedieta de escaso interés y con poca gracia. Imagino que muchos de los que me estáis leyendo habréis visto el film, y supongo que más o menos, coincidiremos en esta apreciación.

Ciertamente hay un pasaje que transcurre en una enorme embarcación de recreo, que está atracada en Cartagena, Murcia, y recuerdo numerosas banderitas españolas. También vagamente me viene a la cabeza que aterrizan en el aeropuerto de Málaga, y que les recoge un autobús de turismo low cost, y que había alguna breve imagen folclórica un tanto ridícula. Pero de ahí a decir que se mofan de una España retrógrada, como señala el titular, media un abismo; de hecho, cuando se lee luego la información, está bastante más matizada. En fin, puestos a tópicos, mayores son los que sirven para pintar al principado de Mónaco en mi modesta opinión.

Me da un poco de lástima ver al Abc, un diario histórico y riguroso, cuya información aprecio tanto, embarcado en esta operación destinada simplemente a aumentar el tráfico en su web, como sea; pero por otro lado es práctica común en cualquier otro medio de comunicación on line dependiente de la publicidad, que está ligada al número de visitas, páginas vistas, etcétera. Se hacen sacrificios destacando noticias morbosas y titulares que juegan a las adivinanzas, y paga el pato el rigor informativo, y también el internauta, al que se trata como a un descerebrado, en vez de procurar educarle un poco, como se hacía con la prensa de papel antaño.

En fin, supongo que alguno me dirá citando el Evangelio, que quien esté libre de esta práctica engañosa, que tire la primera piedra. Y sí, admito que también en decine21 podemos caer en la tentación, pero he preferido no callar, porque en la admisión del problema está ya parte de la solución, y tal vez con mi reflexión otros colegas quizá procuren evitar esta dudosa praxis.

Por cierto, que espero que el título de este post no lo consideres, amigo lector, como una forma llamativa de buscar clicks desesperadamente… Ejem...

Lo último del mundo del cine