La apuesta de Amazon: recrear los universos de Robert Ludlum, Tom Clancy y J.R.R. Tolkien
IMG-LOGO
Blog de Hildy

Apartándose de los textos originales

La apuesta de Amazon: recrear los universos de Robert Ludlum, Tom Clancy y J.R.R. Tolkien

Amazon Prime Video sigue trabajando en crear series potentes, susceptibles de largas franquicias con muchas temporadas, para posicionarse en la que promete ser una guerra del streaming a muerte con Netflix, Disney+ y compañía.

Amazon se hizo fuerte en el mundo del comercio electrónico de libros, para luego vender de todo, incluidas películas y series, que ahora ofrece en streaming. Lo de los libros se ve que deja huella, pues para sus grandes apuestas seriófilas, se han hecho con los derechos de las obras literarias de tres autores de auténticos best-sellers, como son Tom Clancy, Robert Ludlum y J.R.R. Tolkien. El modo de trasladarlas a la pantalla nos da un poco de luz acerca de la filosofía de Amazon Prime Video a la hora de acometer las series.

La cosa empezó con Jack Ryan, el héroe emblemático de Clancy, que ha dado pie ya a dos temporadas de sus andanzas. La serie desarrollada por Carlton Cuse y Graham Roland conserva la idea de un personaje analista de la CIA, que acaba involucrado en operaciones de campo, con situaciones de alto riesgo. Pero, aparte de que ahora hemos de suponer que Ryan fue un marine en Afganistán, las tramas se desarrollan partiendo completamente de cero, atendiendo a la realidad geopolítica actual, con cuestiones como el yihadismo o la dictadura venezolana. Para dar vida al protagonista se ha escogido a un actor medianamente conocido y carismático, John Krasinski, que brilló dirigiendo también Un lugar tranquilo. Pero el resto del reparto son intérpretes que no suponen una enorme inversión económica, de modo que se puede poner toda la carne-dólares en el asador de las dinámicas escenas de acción, muy espectaculares.

La senda es muy semejante en el caso de Treadstone, que Amazon Prime Video acaba de estrenar. En este caso se nos dice que la serie está “Basada en la organización de las novelas de Robert Ludlum”, que desde luego, ya es hilar fino decirlo así. La idea es mantener el esqueleto de soldados de élite-asesinos programados y desmemoriados, pero que se pueden activar para realizar misiones letales en un momento dado. Desaparece Jason Bourne, ni rastro de él, aunque esto ya ocurrió en cine con El legado de Bourne, donde se trató de buscar un relevo a Matt Damon en Jeremy Renner, que no tuvo continuidad. Como en las películas, todo se reinventa con una trama de continuos saltos temporales, entre los años de la guerra fría y la actualidad, y con múltiples agentes durmientes, denominados en clave como “cigarras”. Aquí hay además una apuesta aún más fuerte por actores desconocidos, el que más suena, Jeremy Irvine, no es exactamente una estrella. De modo que todo se confía a la trama trepidante que nos lleva a todos los rincones del planeta que uno pueda imaginar, llena de acción, con abundantes peleas cuerpo a cuerpo de trabajada coreografía.

Y llegamos a El Señor de los Anillos, en versión Amazon Prime Video, es el momento de conjeturar a partir de la información de que disponemos. Un asunto curioso es que se nos habla de “El Señor de los Anillos”, aunque luego se nos asegura que no se va a adaptar la obra emblemática de J.R.R. Tolkien que llevó al cine Peter Jackson, sino que habrá otras tramas situadas en la Tierra Media. O sea, que todo apunta a un planteamiento en la línea de lo hecho con Clancy y Ludlum. La incógnita es si se aprovechará el material escrito por Tolkien, incluido el que luego ha ido publicando su hijo Christopher, historias dispersas de diverso fuste, o si se apostará por otro tipo de relatos que procuren ser fieles a los planteamientos tolkienianos. Aquí tendrá peso decisivo el acuerdo alcanzado con Tolkien Estate, la entidad que gestiona los derechos de la obra de J.R.R. Tolkien, y el celo que pongan en la fidelidad a su legado.

Lo que circula de momento es que la acción transcurrirá en la Segunda Edad, en Númenor, o sea, un período anterior a los hechos narrados en “El Señor de los Anillos”. A partir de aquí entra el juego de adivinar. Lo que está claro es que de momento no hay actores conocidos apalabrados, se sigue pues la dinámica de las series citadas. Una tal Morfydd Clark se supone que interpretará a Galadriel. Y hay personajes desconocidos en la obra de Tolkien, como una tal Tyra, a quien pondrá cara Markella Kavenagh.

Lo que sí está claro es que se echará el resto en el diseño visual. Para empezar, el español Juan Antonio Bayona, que se atrevió con los dinosaurios de Spielberg, dirigirá los dos primeros episodios. Que se rodará en Nueva Zelanda, lo que da buenas vibraciones, y que aunque Jackson no participa, está dispuesto a dar algún consejillo si se tercia. De momento no hay fecha de estreno a la vista, ni siquiera aproximada, aunque muchos observadores apuntan a 2021.

Lo último del mundo del cine