saltar al contenido principal

 

El mejor consejo que os puedo dar sobre Coco es que antes de la proyección vayáis al cuarto de baño, porque como os entre una urgencia durante la proyección, estáis perdidos, no querréis abandonar la sala ni unos minutos para no perderos ni un solo detalle de esta condenada obra maestra. Sí, yo también pensaba que tras joyas como Ratatouille, o Toy Story 3, Pixar ya no podría dar nada mejor. Me equivocaba de lleno. Estuve toda la película riendo o llorando o las dos cosas a la vez (ignoro cómo es eso posible), la boca se me ha quedado abierta desde que la vi y no consigo cerrarla, y se me han caído las orejas.

Imagen de CocoSi este film no te conmueve, avísame para que ponga tu foto en una ofrenda del Día de los Muertos, porque eso significará que has estirado la pata. En líneas generales entusiasma. "Iba a poner en Twitter que Coco viene a ser otro producto sacacuartos de una multinacional, pero las lágrimas no me dejan escribir", comenta un mexicano. Indiscutiblemente redonda la mires como la mires busco a ver si existe alguien a quien no le haya gustado. Resulta difícil pero lo he encontrado, alguno considera que no retrata bien el país azteca, pues el entorno pobre donde vive el protagonista no cuadra muy bien con la moderna y desarrollada Monterrey por ejemplo.

Pues vale. Yo he estado también en Cancún, al sureste, que parece Benidorm. Sin ir más lejos, en España no quedaría igual un film rodado en El Viso madrileño que otro que transcurra en el barrio de Los Pajaritos de Sevilla.

Por mi parte, pienso que Coco describe a la perfección la esencia de un país que adoro y admiro, por su buena gente, pero que también resulta un poco bizarro, y de hecho ahí reside gran parte de su encanto. Disculpad pero no voy a contaros nada sobreCoco, mejor que vayáis a verla. Mejor os hablaré de la gran nación en la que se desarrolla la trama.

10 Razones por las que México resulta tan adorable como peculiar

1. Su comida destructiva. Todo lleva picante. Hasta los gusanitos de los niños. Imprescindible tenerlo en cuenta si no se quiere morir, pues si no pedís las cosas 'sin picante', los vendedores darán por supuesto que tenéis un estómago de hierro como los ciudadanos del lugar. Yo probé una vez un aperitivo tras escuchar a un amigo mexicano que aseguraba que picaba "muy poco". Sentí como si me hubiera estallado una bomba atómica en el estómago.

2. La policía. Según te cuentan los habitantes del lugar, con gran ironía, si te roban, lo más importante de todo es que debes evitar llamar a la policía. Porque entonces… ¡Te robarán más!

3. La mordida. Al menos tienen estipulado un método para solucionar cualquier problema con los agentes de la ley. Es posible que un agente venga y te rompa un faro del coche. A continuación amenazará con ponerte una multa, o llevarte a la comisaría por no llevar la iluminación adecuada. La frase que se debe decir en estos casos es: "¿y cómo podríamos solucionar esto?". Y entonces él te dirá lo que se le debe pagar para no detenerte.

4. En México todo es más grande. Si pides una Coca Cola, te sirven una gigante, mucho más grande que cualquier otra que hayas visto en tu vida. Tienen un palacio presidencial gigantesco y pantagruélico. La bandera de México que ondea junto a él mide veinte veces más que la bandera de España de Colón.

Coco Zona Friki5. En sintonía con el punto anterior, las calles de la capital no terminan nunca. Una vez, íbamos a ver una peli y leímos en el smartphone que la ponían en la Avenida Insurgentes, justo aquélla en la que nos encontrábamos en ese momento. El cine estaba en el número 1 de la calle. Nosotros miramos al portal de al lado, y resultó ser el 3.459.

6. La venganza de Moctezuma. Al parecer, al líder de los Aztecas no le hizo mucha gracia que Hernán Cortés le conquistara, así que le lanzó un mal de ojo que perdura hasta nuestros días. De acuerdo a esta maldición, todo visitante sufrirá una enfermedad terrible, contagiosa y bastante puñetera. El primer síntoma es un delicioso sabor en la boca que algunos afirman que es 'mejor que las croquetas de tu abuela'. Le sigue un ligero malestar del estómago, y finalmente, el aquejado sentirá retortijones y una diarrea tan terrible que quienes la padecen la han comparado con los dolores del parto. Pero esto sólo es el principio, porque después viene un vómito masivo de color amarillo que, francamente, te hace desear estar muerto.

7. El carácter contradictorio de los mexicanos. Cuando ven a un español te tratan con un cariño infinito, que llega a ser incluso pelota, piensan en ti, según sus propias palabras, como un habitante de 'la madre patria'. Incluso consideran a Felipe VI un poco 'su rey'. Pero claro, luego te llevan al museo Nacional de Historia de Chapultepec y lo primero que ves al llegar es un cuadro gigante de un indígena matando a un conquistador español.

8. La serenidad que transmiten sus habitantes. Si pides algo en cualquier sitio la respuesta siempre es la misma: 'Ahorita mismo se lo traigo'. El concepto 'ahorita mismo' es tan variable que designa a un período indeterminado. O sea, que te pueden traer las cosas 'ahora mismo' o dentro de cuatro o cinco horas. 

9. Sus políticos. Aquí sabemos que nuestros representantes, o al menos una gran parte de ellos, meten mano a la bolsa. Allí directamente sospechan que el presidente, Enrique Peña Nieto, asesinó a su esposa. Como buen político lo niega, pero cuando un periodista le preguntó de qué murió su señora respondió literalmente "Ella llevaba dos años teniendo alguna enfermedad… parecida a lo que era… estertores, este… Eh…". Ahora está con una estrella de los culebrones.

10. La violencia. Como te presenten a una chica y se te ocurra darle dos besos,al estilo español, te arriesgas a que el novio te saque un pistolón que sería la envidia de Harry el Sucio. No, no me preguntéis por qué lo sé.

 

 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto