saltar al contenido principal


migrantesLos periodistas sucumbimos a modas extrañas, por ejemplo en los últimos meses se lleva tildar a los extranjeros que se establecen en España de 'migrantes', término que recoge la RAE, pero que os aseguro que hasta ahora no había leído en mi vida en los periódicos, y además no me remite a seres humanos sino a aves migratorias. Este nuevo eufemismo ridículo e innecesario, se usa al parecer para evitar una posible connotación despectiva de 'emigrante', como si cambiando palabras desaparecieran los prejuicios. O sea que por llamar ahora trabajadoras sexuales a aquellas personas a las que en mi barrio cuando era pequeño denominábamos sin maldad con un vocablo bastante malsonante, no van a lograr reconocimiento social, ni los abuelos dirán a sus amigos mientras juegan a la petanca "sí, mi nieta la pequeña, la que se ha metido a ramera, me trajo pasteles el sábado". Para no hablar de esos políticos que inventan términos como 'crecimiento negativo' para evitar reconocer que el país va como el culo, o 'novedad tributaria', cuando nos van a freír a impuestos. Me pregunto cuándo cambiarán la denominación Policía Nacional por 'Ministerio del Amor', como en 1984, la novela de George Orwell. No quedará mucho.

jumpscare

Hace poco me aclararon por WhatsApp con mucha gracia que en lugar de utilizar el vocablo 'fake news' tendríamos que haber recurrido a 'paparrucha', pues según según la primera acepción del diccionario de la Real Academia significa “noticia falsa y desatinada de un suceso, esparcida entre el vulgo”.

En el caso de los cronistas y críticos audiovisuales también hemos sucumbido a los anglicismos superfluos. Ya desde hace mucho hablábamos de 'film', de 'trailers' para referirnos a avances, del 'thriller' para mencionar al cine de suspense, del 'remake' o nueva versión, y del 'biopic', biografía filmada. Pero en los últimos tiempos, por culpa de internet, y las 'social networks' la cosa se nos ha ido exageradamente de las manos.

Ya no eres un crítico 'cool', que vaya a ser considerado un 'influencer' por miles de 'followers', si no comienzas tus 'reviews' avisando de que estás hablando de un largometraje que te había disparado el 'hype' (del inglés "hyperbole") a las nubes (el 'hype' no se dispara nunca a otro sitio, es de costumbres fijas, como Twitter, que siempre arde), para expresar algo tan sencillo como que había generado muchas expectativas. Suena rebuscadísimo, pero da igual, lo encontrarás en frases surrealistas como "yo tengo más 'hype' que tú" o "me ha entrado mucho 'hype', tío"; cuando lo leí por primera vez pensaba que el sujeto tenía hipo. Indica que el autor del artículo procede del mundo de los videojuegos (pues se usa sobre todo en este sector), o sea de los 'gamers'. Me da pena que se pierda que se le ha dado mucho bombo a un estreno, pero eso suena carca, la gente se va a enterar de que soy un carroza, de la época en la que hablábamos con frases como "dar un voltio" o "¿pero qué pretenders?". Alucina pepinillos.

Por supuesto, a continuación debes avisar de que tu texto carece de ‘spoilers’, una costumbre ridícula, pues debería resultar totalmente innecesario. Si yo leo cualquier texto sobre un estreno que acaba de aterrizar en los cines, espero que al menos no me revienten la trama, más allá de lo que cuenta el tráiler… ¡porque sino sencillamente no vuelvo a leer a ese autor! Por esa regla de tres también se podría añadir “crítica escrita por un crítico" o "crítica sin haber recibido un soborno, bueno, confieso que me dieron una camiseta". Pero en fin, tenemos que guiarnos por las modas, por aquello del posicionamiento SEO, pues al parecer la gente ‘googlea’ las palabras 'crítica sin spoilers'.

Vengadores Infinity WarEn el cuerpo del texto siempre habrá ocasión de hacerse el 'millennial', con locuciones de este estilo. Por ejemplo, en las últimas semanas he leído cuatro o cinco reseñas de la serie de moda La maldición de Hill House que coincidían en el uso reiterativo de 'jumpscare', para señalar los “sustos facilones” habituales del género de terror. En los casos en los que se comente uno de esos títulos cada vez más frecuentes en los que la trama no concluye, como Vengadores: Infinity War, ya no cabe decir que te han timado, porque te obligan a pagar otra entrada para conocer la conclusión, no, ahora tienes que escribir que concluye… ¡con un 'cliffhanger'!  

Con salvedades, los autores que usan dichos términos luego no entran a analizar mínimamente la producción que comentan, se limitan a contar el argumento, y después completan con un par de frases que pongan a caldo la peli, y se quedan tan anchos. El análisis y la reflexión al parecer también se han quedado anticuados. Una pena. 

 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE