saltar al contenido principal

 

Desde hace unos años, RTVE y otras cadenas nos bombardean con terribles telefilmes alemanes que hacen que echemos de menos los tiempos en los que nos atacaban con Panzers, me parecían más humanos, ya que acababan con tu vida en menos tiempo. Definitivamente, la Merkel ha cambiado la Blitzkrieg o Guerra Relámpago por la televisión… ¡que puede ser más dañina!

Cualquier día un historiador descubre documentos que demuestren que cuando Adolf Hitler se dio cuenta de que podía perder la II Guerra Mundial, se reunió con miembros de su gabinete para trazar un plan alternativo: producirían subproductos audiovisuales con la capacidad de reventar el cerebro de los espectadores extranjeros.

Existen de tres tipos: los que adaptan a la escritora nonagenaria británica Rosamunde Pilcher, que no se sabe por qué causa furor con sus historias pastelosas, los de Katie Fforde, muy similares, y las peores, las de una tal Inga Lindström, de nombre presuntamente sueco, que transcurren en Suecia, y tienen actores suecos… ¡Pero resulta que Lindström en realidad es el pseudónimo de Christiane Sadlo, una alemana sexagenaria! No entiendo nada.

Inga LindstromTodos ellos tienen protagonistas guapos, y ricos, que viven en un idílico paisaje campestre, donde poseen un casoplón que sería la envidia de Pablo Iglesias. El argumento siempre gira en torno a una profesional del campo de la medicina, o de la ingeniería o algo así, que está enamorada de un hombre maduro, pero se entera de que éste tiene un hijo secreto que fue dado en adopción, o un misterioso pasado. Tras numerosas desgracias encadenadas (la vida es dura) al final… ¡acaban juntos! Qué bonito es el amor.Aunque me ha costado, he encontrado entre mis conocidos a personas que ven estas películas. Me he dado cuenta de que estos individuos (poco exigentes) tienen en común dos rasgos curiosos:

1. Como están dobladas, en realidad no saben si son producciones alemanas. De hecho no podrían distinguirlas de las americanas, o de cualquier estreno de cine.

2. Se caracterizan por su escasa memoria, por lo que pese a que todas tienen el mismo guión –como mucho se esfuerzan en cambiar el nombre de algún personaje–, son incapaces de recordar que han visto la misma historia la semana anterior.

3. Lo que a mí me parece un problema, que estas pelis se reducen a una sucesión de clichés, a ellos les parece una gran ventaja: no tienen que pensar mucho, y aunque las cojan a la mitad, pueden deducir fácilmente qué ha ocurrido. "Es que después de comer no queremos complicarnos la vida", argumentan.

Así las cosas, nunca pensé que diría esto, pero: ¿qué fue de los culebrones venezolanos? ¡Carlos Mata, te echamos de menos!

 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE