saltar al contenido principal

 

En mis ratos libres, ejerzo como Secretario General del Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC), asociación que entrega anualmente los premios más antiguos del cine español, y que representa a algunos críticos, informadores, autores de libros sobre el Séptimo Arte, etc. Hace unos años quisimos enterarnos de por qué nuestra entidad no representaba a la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (FIPRESCI) a la hora de entregar sus premios en los festivales que se desarrollan a lo largo del globo.

Al final nos enteramos de que tal honor estaba reservado a un tal Óscar Peyrou, presidente de la Asociación Española de Críticos de Cine. Todo genial salvo por algún pequeño detalle como que ninguno de nosotros, aunque nos dedicamos a esto, habíamos oído hablar jamás de un crítico que se llamara así, ni le habíamos leído en ningún medio, ni jamás se le había visto por las proyecciones de prensa. Ah, y por supuesto nadie conoce la congregación a la que supuestamente representa.

cartelDesvela toda la verdad sobre este curioso tipo el interesante documental En busca del Oscar, que se estrena el próximo viernes, con el que el realizador canario Octavio Guerra retrata al tal Peyrou, paradójicamente una persona solitaria, triste y gris, pese a que en teoría ha encontrado un gran chollo. O sea, viaja a gastos pagados por todos los certámenes, como Cannes, Berlín, Venecia, San Sebastián, etc., le dan de comer, se codea con las estrellas y le alojan en los mejores hoteles con el único objetivo de reunirse con el resto del jurado para entregar el citado galardón de FIPRESCI. Pero lo más curioso de todo es que el individuo alardea de que puede realizar esta función… ¡sin necesidad de ver la película! Nunca se queda a ninguna proyección, así que valora las cintas… ¡a partir del título, y el cartel! Defiende que así sus reseñas son mucho mejores.

No se trata del único personaje peculiar del mundillo de los críticos. Es más, creo que en un par de años podré escribir un volumen que dejará a la altura del betún “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”, el peculiar bestiario del universo de J.K. Rowling, escrito supuestamente por el mago-zoólogo Newt Scamander. Tenemos de todo, desde algún actor que pasa por las ruedas de prensa para entregarle su último corto a Brad Pitt, a ver si le da un empujoncito en su carrera, tipos que cuelan a gente que le pague dinero,  ancianas madres de periodistas radiofónicos que no tienen nada que hacer y se entretienen acudiendo a los pases matinales para comentaristas, etc.

Entre todos ellos destaca un curioso personaje que merece su propio documental. Se le conoce como el Rey del Canapé. Si te encuentras en algún acto a este tipo, que fue profesor mío en la Universidad, sólo puede significar una cosa: a continuación va a haber comida.

O sea, tú cubres una convocatoria, sin tener ni idea de que vaya a estar acmpañada por un ágape, pero si ves a este señor, unos minutos después servirán viandas. Por supuesto, éste tampoco se queda a ver las películas, no parece que le interesen demasiado.

No juzgo su actitud, pues tiene pinta de pasar hambre. Recuerda un poco a Carpanta, pero con apariencia más descuidada. Un día me puse a su lado, experiencia que me resultó fascinante. Contaba que tenía localizadas las puertas por las que salían los camareros con las bandejas. Ah, y hasta me contó su secreto, llama por las mañanas a José Luis u otras empresas especializadas en cátering, donde tiene contactos que le desvelan donde van a servir ese día. Sin duda, un maestro en lo suyo.

 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE