“El caso Alcàsser”: cuando los padres son los reyes (del periodismo basura)
IMG-LOGO
Zona friki

“El caso Alcàsser”: cuando los padres son los reyes (del periodismo basura)

 

“Calumnia, que algo queda”, expresión que se podría actualizar como “invéntate una teoría de la conspiración y triunfarás”. Si hace un par de semanas hubiéramos preguntado a cualquier ciudadano de nuestra España por el caso más negro y mediático que nos ha sacudido, muy posiblemente habría dicho que no se tragaba la versión oficial, porque corruptos guardias civiles, forenses y jueces participaron en un montaje a gran escala para endosarle los asesinatos a un pobre desgraciado, de cara a proteger a poderosos individuos que realmente utilizaron a las víctimas para grabar películas snuff (esto era más o menos así).

Alcasser NetflixPor eso resulta bastante valioso que Elías León haya puesto las cosas en su sitio con su valioso documental en primera persona (fiel a su estilo) estrenado en Netflix, El caso Alcàsser, que se ha convertido en la serie del siglo de esta semana, justo a continuación de que lo fueran la valiosa Chernobyl y Juego de tronos. Conocí al amiguete Elías hace unos meses, porque el equipo de decine21.com organiza Educacine, Festival de Cine Educativo de Madrid, donde tuve el honor de presentar a este valioso documentalista, en una proyección de su interesantísima cinta Apuntes para una película de atracos, que recomiendo. Me adelantó algo de este nuevo trabajo, pero no pensaba que iba a acertar tan bien en la diana.

Entiéndanme, no por haberme hecho amiguete del director le voy a loar sin fisuras. Me rechina únicamente un aspecto de su trabajo, el alegato final regido por los patrones del post MeToo oportunista, que poco más o menos viene a concluir que habría que ponerle una calle a Antonio Anglés por haber traído el feminismo a nuestro país.

Pero también retrata muy bien a Fernando García, poliédrico padre de Míriam, una de las chicas asesinadas, a quien por un lado debemos comprender y acompañar en su dolor, y hasta agradecer su campaña de recogida de firmas para lograr que los violadores cumplan sus condenas. “Si esto ha salvado una vida, quizás tu hija, ha merecido la pena”, viene a decir en uno de los fragmentos de las entrevistas que ha concedido. Por otro, todo indica que se le fue un poco la olla, veía complots en todas partes, se sobreexpuso a los medios de comunicación, protagonizó algún episodio poco claro respecto al dinero de donaciones, y lideró a una legión de locos que le seguía para linchar a quienes osaran llevar la contraria a su líder, o cuestionar un poco sus quijotescos argumentos.

el crimen de alcasser 40436 g1Sin recrearse en mostrar imágenes chungas, El caso Alcàsser ajusta cuentas con el periodismo basura de la época, que utilizó este desgraciado suceso para ganar audiencia. Resulta paradójico que Paco Lobatón, dentro de lo que cabe el más serio y profesional de quienes entraron en este juego… ¡haya sido el único que se ha prestado a aparecer en esta obra para reconocer sus posibles errores y entonar un valioso mea culpa! Se niega a salir Pepe Navarro, aunque al parecer facilitó el trabajo de los cineastas, posibilitándoles el acceso al material de su programa, Esta noche cruzamos el Mississippi, donde se llevó a cabo un juicio paralelo, en entrevistas lamentables, que se emitían justo antes de que apareciera en este horrible programa por ejemplo un estrambótico forzudo que movía pesos pesados con su órgano sexual. Vaya circo.

Se ha negado a salir Nieves Herrero, a la que tengo por buena persona, pero que no estuvo en su mejor momento al frente del programa Tú a tú. Da pie a uno de los momentos más intensos de El caso Alcàsser, cuando se habla de la bochornosa emisión en directo desde el pueblo valenciano la noche en la que se descubrieron los cadáveres de las adolescentes, con aberrantes preguntas a vecinos y hasta a la madre de una de ellas, estilo “sería absurdo preguntarle cómo se siente pero…”. “¿Pues cómo me voy a sentir si acaban de encontrar el cadáver de mi hija? Está claro que una fiesta no voy a hacer”.

Me he quedado con la boca abierta cuando se recuperan unas imágenes en las que aquella presentadora dice textualmente: “Las niñas no se habían fugado, las niñas estaban asesinadas [textual]. ¡Pero se lo contaremos después de la publicidad!”. Y entonces salen las cortinillas y la alegre sintonía del programa: “¡De tú a tuuuuuuu!!!!!!!!!”.

Lo último del mundo del cine