saltar al contenido principal

 

(Cuidado, no leer si no se ha visto ya la peli).

Qué maravilla que se entienda en toda su plenitud el título de Érase una vez en… Hollywood cuando aparece sobreimpreso al final, reforzando la idea de que el “érase una vez” alude a los cuentos, como los que teje la meca del cine para edulcorarnos la realidad. Quentin Tarantino nos acaba de mostrar lo que debería haber ocurrido; lo que pasó de verdad fue tan horrible que merece la pena olvidarlo por un momento.

once upon a time in hollywood 38010 g4Se corresponden con este conflicto entre ficción y verdad los dos personajes centrales. La estrellita de Hollywood encarnada (francamente bien) por Leonardo DiCaprio representa la mentira, si se estrelló con el coche borracho cuenta una falsedad; le saca las castañas del fuego su doble de acción, interpretado por Brad Pitt (que está aún mejor, me quito el sombrero), metáfora de la realidad. Según esto, resulta genial que en una de las mejores secuencias, zurre a Bruce Lee, pues no se puede vivir siempre en la ficción, al final la realidad se impone.

Por cierto, que la hija de la estrella de las artes marciales se acordó de toda la familia de Quentin Tarantino. Con razón, posiblemente, porque se pinta a su progenitor como un fanfarrón. El cineasta se defiende aludiendo a que le describe con fidelidad; en la biografía escrita por su primera esposa, Linda Lee, cuenta que presumía de que podía vencer en un combate a Muhammad Ali. No hace falta nada más que ver en las fotos la pantagruélica mano del púgil de 95 kilos para predecir que al primer sopapo le manda de vuelta a China. No tengo nada en contra del hongkonés, fue más un actor que otra cosa, y nos ha hecho soñar en la pantalla, por lo que cuenta con mi eterna gratitud.

Esta vez el autor de Pulp Fiction ha metido una escena durante los títulos de crédito. Las imágenes de Leonardo DiCaprio anunciando una marca de tabaco, que elogia, para luego confesar que le repugna, refuerzan el mensaje de que lo que contemplamos en la pantalla no tiene por qué corresponderse con la verdad.

once upon a time in hollywood 38010 g3Pese a todo, qué diablos, da igual lo que cuente. Importa mucho más que la nostálgica Érase una vez en… Hollywood nos transporta a Los Ángeles en 1969 con impagables secuencias. Abundan los momentos de altura, como el ya citado de Lee, DiCaprio suplantando a Steve McQueen en la peli que más veces he visto en mi vida, la irrepetible La gran evasión, cuando cuenta a una niña (superprofesional de la actuación por cierto) el argumento de una novela con el que se siente identificadísimo, Sharon Tate (una estupenda Margot Robbie) contemplándose a sí misma en la pantalla de un cine, o el hippie que arde por obra y gracia de un lanzallamas. Qué pena que no pasaran de verdad algunas cosas que vemos en el cine.

Y después de rodar esta obra maestra, va el tío y amenaza una y otra vez con retirarse de la realización. Pero, ¿qué nos quentin, Tarantino? ¡No nos puedes hacer esta faena!

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2019 Contacto