saltar al contenido principal

 

 

Quiere uno pensar que su profesión cumple una función en la sociedad. De la misma manera que el mecánico puede presumir de arreglar coches, uno quiere creer que el informador-crítico de cine vale para que los ciudadanos conozcan las películas que se exhiben en los cines, que pueden servir para que se evadan durante un par de horas de sus problemas. No sólo en decine21.com escribimos sobre ellas, también tenemos una competencia sensacional, y siempre se puede recurrir a la prensa escrita, la televisión o la radio.

Pues no, estaba equivocado: no valemos para nada. Ahora, me siento más inútil que un miembro del senado, un Youtuber o el cenicero de la moto, tras la experiencia vivida en un cine esta semana, cuando me acerqué a adquirir una localidad en un céntrico complejo. Antes de que me llegara el turno, los dos jóvenes situados delante de mí preguntaron a la taquillera qué ponían.

–¿Perdón?

–Que qué pelis echáis aquí.

–Pues veréis, justo encima de mí podréis ver unos cartelitos con las películas y los horarios –contestó resignada aquella profesional, una mujer madura con gafas, que tenía un tono de voz tan cálido como amable.

once upon a time in hollywood 38010 g11Los chicos se quedaron un rato embobados observando los títulos desconcertados. Parecía que no los hubieran escuchado en su vida., por lo que no les decían nada.

–Ahora a las diez y cuarto empieza la de Tosar, por ejemplo, se llama Quien a hierro mata –comentó la señora, tratando de ayudarles a que se decidieran.

–¿Es de tiros?

-No, creo que no, pero dicen que de lo mejorcito del cine español de este año.

-Uy, no, cine español no, que seguro que va de la Guerra Civil, quite, quite.

–También tenemos Tu fotografía, una india muy maja.

–¡Peor! Seguro que se ponen a bailar como en el anuncio del “Pita Pita Del”, qué horror.

En vista de que los chavales no se decidían, intervine en la conversación. Más que nada, porque iba a empezar mi película, y no se movían de allí.

-Os recomiendo Érase una vez en… Hollywood. Lo mejor del verano –les expliqué. Se quedaron atónitos, pero me examinaron de arriba abajo.

–¿Érase una vez? ¿Qué es? ¿Un cuento? ¿De dibujos?

–No, nada de eso. Va de un actor y de su doble en la época de los hippies.

–¿Tiene disparos?

–Pocos, pero está muy bien. Me juego lo que sea a que esta pedazo de obra maestra gusta a cualquier tipo de público. Os lo vais a pasar bomba.

En ese momento, uno de mis interlocutores se acercó al otro para cuchichearle en la oreja. El segundo se inquieta, y me mira fijamente:

–Ya sé –me señala con el dedo–. ¡Eres el director de la película! ¡Por eso me la recomiendas!

–No, si a mí me da igual, no me llevo comisión ni nada de la distribuidora. No la he filmado yo, sino Quentin Tarantino, que sí sabréis quién es, imagino…

–Me suena –se justificó uno, mientras su compañero se quedaba pensativo. Por suerte para mí, compraron al fin sus entradas para la peli protagonizada por Brad Pitt y Leonardo DiCaprio –cuyos rostros quiero suponer que al menos les dirían algo a aquellos imberbes– por lo que me dejaron al fin vía libre para pedir las mías.

Mientras pago, la taquillera me dedica una risilla cómplice, con la que expresa que tiene que lidiar con casos similares a diario. Le muestro mi solidaridad asintiendo con resignación con la cabeza.

Puesto que tuve la suerte de dar con una peli interesante, me olvido durante dos horas del asunto. Pero al salir, mis dos nuevos amiguetes me estaban esperando muy serios. Me acerco a ellos.

–¿Qué tal, muchachos? ¿Os ha gustado la peli?

–¡No nos dijiste que estos cines eran en versión original! –me grita el más bajito con cara de enojo.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE