El guionista de "El graduado" supo poner en su sitio a los medios de comunicación
IMG-LOGO
Zona friki

El guionista de "El graduado" supo poner en su sitio a los medios de comunicación

Debo mucho a "El graduado", que puso de moda a los hombres poco atractivos pero con encanto oculto, como Dustin Hoffman. Sin él los feíllos jamás hubiéramos ligado.

Ha fallecido el guionista, Buck Henry, que obtuvo una candatura al Oscar con ese libreto. Más famoso en su tierra que aquí, escribió las memorables El graduado y ¿Qué me pasa, doctor?, además de crear junto a Mel Brooks la legendaria serie humorística El superagente 86. También ejerció como actor, por ejemplo interpretaba al conserje del hotel que se lo hacía pasar mal al personaje de Dustin Hoffman, en el legendario film dirigido por Mike Nichols. Se prodigó también como humorista en la televisión americana.

El superagente 86Acabo de redactar el obituario de este profesional, que me ha fascinado. Por ejemplo, en una entrevista Buck Henry desveló el secreto de sus guiones. "Antes de sentarme y empezar a teclear necesito saber tres cosas: el principio, algo muy convincente en la mitad que me anime a seguir avanzando y una idea para el final".

Pero sobre todo me ha resultado curioso el método por el que logró la fama. Le reclutó un tal Alan Abel, experto en dejar en evidencia a los medios de comunicación, para encarnar a a un tal G. Clifford Prout, presidente de SINA, organización que luchaba contra la desnudez en los animales. Empezaron a llamarle de la tele para hacerle entrevistas en las que defendía, por ejemplo, que si un animal medía más de diez centímetros debía cubrir sus vergüenzas.

Me ha dejado anonadado sobre todo que sus propuestas convencían a la gente, ya que la supuesta entidad llegó a reunir más de cincuenta mil socios. Su mandatario les enviaba todos los meses una revista en la que aparecían… ¡patrones de costura de ropa para mascotas! Aparecieron muchos donantes que pretendían dar dinero, (Abel y Henry nunca cogieron nada, no pretendían estafar a nadie), y lo mejor de todo… ¡Se organizaron manifestaciones masivas frente a la Casa Blanca!

Total, que hay gente para todo (como sabrán de sobra quienes utilicen las redes sociales). Recomiendo que si alguien se queda en paro que funde su propia ONG, con la que podrá vivir del cuento, y hasta pedirle una subvención al nuevo gobierno de Pedro Sánchez, que según Twitter nos va a dotar a todos de longanizas para atar a los perros. Ya existen algunas estrafalarias, como la Asociación de Terraplanistas, Apañaícos sin Fronteras, la Asociación Mundial de Gente Fea, la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores (voy a dejar el cine pero ya).

Un reportaje de la revista Time sacó al descubierto la verdad sobre la SINA, lo que acabó con la farsa. Pero el tal Alan Abel continuó con actividades parecidas. Escenificó su propia muerte, y después de que los medios la recogieran (porque ya entonces contrastaban los datos tan poco como ahora) él mismo les envió un comunicado de prensa. “Estas noticias sobre mi fallecimiento se han exagerado enormemente”, explicaba.

Lo último del mundo del cine