Decine21

Cartelera

Cine Olimpia

Major, 18, 46780 Valencia (Valencia)

Películas en cartel

(2020) | 97 min.
Anthony es un octogenario que ha vivido solo en su casa en Londres, bajo la atenta mirada de su hija Anne. Con dificultades cada vez mayores para valerse por sí mismo, por un claro deterioro cognitivo y síntomas quizá de Alzheimer, Anne le ha buscado varias cuidadoras, pero aguantan poco debido al carácter imposible del progenitor. Ahora que ha conocido a un hombre, y planea mudarse a París, Anne se plantea si bastará con una enfermera para que cuide a su padre en casa, o si convendrá ingresarle en una residencia de ancianos, donde quizá esté mejor atendido. El francés Florian Zeller debuta en la dirección de largometrajes adaptando su propia obra teatral, que ganó el premio Molière en 2014 y ha triunfado en escenarios de todo el mundo. Ha contado con la valiosa ayuda en el guión del también autor teatral, guionista y eventual director Christopher Hampton, muy familiarizado con la obra de Zeller ya que la ha traducido al inglés, y que ha podido además aportar su conocimiento del medio cinematográfico. Aunque se nota el origen teatral de la película, también por unos escenarios casi siempre interiores y únicos, Zeller ha conseguido dotar de cualidades cinematográficas al juego de la confusión que vertebra el film, donde conviven el drama, el contrapunto humorístico y la intriga. De modo que el espectador puede identificarse con el protagonista Anthony y sus dudas acerca de qué es real, qué producto de la demencia y qué resultado de los esfuerzos de los que le rodean por tratarle como a un niño, manipulándole u ocultando parte de lo que le ocurre. Y se pierden las coordenadas espaciotemporales, no acabamos de saber seguros acerca de dónde, cuándo y con quién estamos. En compañía de Anthony, nos desplazamos sobre arenas movedizas. El drama del envejecimiento y el decaimiento físico y psíquico, que afecta a las relaciones padre-hija, hasta el punto incluso de convertir en nebulosa una tragedia familiar que les marcó profundamente, se cuenta de modo maravilloso, con el dilema de cuidar al que lo necesita o dejar esa tarea en manos de profesionales, porque también quien está en la plenitud de la vida debe seguir adelante con sus proyectos e ilusiones. Hay amor y cariño, y hay dolor, a la hora de ver cómo se prodigan los cuidados, algo que hacen de distinta forma la familia directa, la política y los profesionales. La película cuenta con media docena de soberbios actores. Anthony Hopkins resulta verdaderamente conmovedor como el anciano homónimo, da todo un recital interpretativo mostrando la vulnerabilidad de quien se encuentra perdido y lo sabe, pero también resultando insoportable con su carácter explosivo, o mostrándose especialmente tierno. Y Olivia Colman también sabe dar matices a una hija que quiere a su padre, pero que no es ajena a las presiones de su entorno a la hora de tomar decisiones para procurar que estén bien él y ella. Creo obligatorio mencionar a los otros actores, Olivia Williams, Rufus Sewell, Mark Gatiss, Imogen Poots, que desarrollan muy bien unos roles que alimentan el juego de confusión por el que nos lleva Zewell para que reflexionemos sobre la grandeza y fragilidad del ser humano, que siempre y sobre todo necesita amor, como vemos en la última escena del film.
8/10

Hoy Viernes 05

  • 17:30

Mañana Sábado 06

  • 17:30

Domingo 07

  • 19:00
(2020) | 86 min.
Cinta política y de crítica social escrita y dirigida por el mexicano Michel Franco. Sigue la celebración de una boda de la alta sociedad en la residencia familiar en una urbanización de lujo, se casa Marian. El lugar parece una burbuja, a la que llegan del exterior algunas noticias de desórdenes sociales, una manifestación y la represión de las fuerzas de seguridad; también se presenta un antiguo empleado, pidiendo dinero para acometer la operación de urgencia que necesita la esposa. Esto último supone una ligera perturbación, y como el esfuerzo por ayudar no es todo lo eficiente que sería de desear, la propia Marian toma cartas en el asunto. Es el comienzo de una completa pesadilla, pues mientras ella se ausenta, su casa es asaltada; ella misma será víctima propicia de un comando militar del que es difícil saber con qué autoridad actúa. Deja bastante frío este film, que seguramente pretende concienciar de algo, tal vez de la desigualdad creciente y de la deshumanización de la sociedad, en todos los estamentos, ni los ricos ni los pobres parecen tener capacidad de compasión, solo algunos casos aislados desmienten esta apreciación, y no necesariamente se van a ver recompensados por tratar de hacer lo correcto. Se subraya la ceguera de las clases altas, incapaces de ver que todo se está yendo al garete, un poco al estilo de la orquesta del Titanic mientras el barco se va a pique. Y hay algo de ironía gatopardiana en el título, algo cambia para que todo siga igual, el nuevo orden de nuevo tiene poco. Franco sabe dotar al relato de ritmo, maneja bien la puesta en escena y la planificación. Pero su propuesta es desoladora y no conduce a ninguna parte, solo vemos violencia y desesperanza gratuitas. De todos modos, como a veces tristemente ocurre, la forma vence al fondo a la hora de repartir premios en festivales, y el que nos ocupa fue recompensado con el Gran Premio del Jurado en Venecia.
5/10

Hoy Viernes 05

  • 19:30

Mañana Sábado 06

  • 19:30

Domingo 07

  • 17:00