Decine21

Cartelera

Cinesa La Salera

Carretera Nacional 340, Km 64,5, 12004 Castellón (Castellón)

Películas en cartel

(2020) | 90 min.
La pequeña reina Poppy vive despreocupadamente en su reino de música Pop, mientras el tristón Branch sigue sin encontrar las palabras para decirle que está enamorado de ella. Pero la diversión del lugar se desestabiliza cuando la reina del Pop descubre que hay más trolls en el mundo y, todavía más grave, que la reina del Rock pretende destruir la música de las demás comunidades de trolls. Sin embargo, Poppy piensa que puede evitarlo y llegar a convertirse en aliada Barb, la reina rockera. Coloridísima secuela de Trolls, una apuesta que Dreamsworks convirtió en éxito en 2016. Cuatro años después, las aventuras de los pequeños muñecajos peludos se adentran de lleno en el mundo de la música en Trolls 2: Gira mundial, cuyo argumento servirá como metáfora de la cultura y la diversidad humana. Retoman los guionistas, principalmente Glenn Berger y Jonathan Aibel, a la pareja compuesta por la pizpireta Poppy y el gris Branch, para ofrecer un viaje musical por un mundo de colores vivos realmente atosigante y que se ve incrementado por las variadas canciones y las coreografías. La verdad es que resulta ocurrente esa división de los pueblos trolls por cinco estilos musicales –country, tecno, funky, clásica y pop– y esa idea tan mordaz en el fondo de que el pop robó las melodías a los diferentes géneros… Siguiendo por esa línea algunos momentos son especialmente divertidos, como la aparición del smooth jazz (que casi te hace odiar el jazz), de la troll-country con look a lo Dolly Parton o los encuentros con cazarrecompensas tan distantes como los trolls del reguetón, del canto tirolés o del K-pop. La película acaba así haciendo un entretenido y original repaso por los distintos estilos de música. Dirigida por el tándem compuesto por David P. Smith y Walt Dohrn, que repite tras la primera parte, Trolls 2: Gira mundial está destinada a los más pequeños y ofrece bajo su envoltorio musical una interesante reflexión predicable a todos los ámbitos humanos: unificar pensamientos y modos de ser nos empobrece; la diferencia y la diversidad son las que crean la verdadera armonía y es posible que todo tipo de pensamientos y actitudes convivan pacíficamente. En su aspecto formal, la película cuenta con unos dibujos de gran calidad, aunque la explosión de color y el tono decididamente infantil pueden agotar al espectador adulto.
5/10

Mañana Martes 24

  • 16:10
  • 17:05
  • 18:15
  • 19:10
  • 20:20

Miércoles 25

  • 16:10
  • 17:05
  • 18:15
  • 19:10
  • 20:20
(2020) | 92 min.
Dani es un joven que trabaja en una agencia de viajes en Barcelona. Es un tipo bueno y servicial, que ha cuidado durante años de su padre enfermo, pero también se nota que es un poco paradete y a veces demasiado panoli de tan bondadoso. Cuando su padre muere, su hermana le anima insistentemente para que cumpla un antiguo sueño: dar la vuelta al mundo en avión. Él no lo ve claro, duda, aunque finalmente parece decidirse. Pero, entonces, esa misma noche se le acerca una joven en apuros que le pide ayuda. Y después de pagarle él la cena, se deja convencer para acompañarla a su casa. Potente y sórdido thriller del barcelonés David Victori, que confirma su buen hacer tras El pacto. Demuestra el director potencia narrativa y buen manejo del tiempo, aquí pieza clave de un relato acelerado que tiene lugar principalmente durante una sola noche. No matarás responde a la clásica película de chico bueno y formal que estaba donde no debía estar y se ve envuelto en una verdadera pesadilla, tan desquiciante que casi irá conformando en él una nueva personalidad. Acierta el director y coguionista, en colaboración con Jordi Vallejo y Clara Viola, al dibujar con esmero el tranquilo y pasmado carácter del protagonista, pieza clave para hacer creíble la insospechada peripecia límite en que se ve envuelto. Con una ambientación nocturna y turbia, la intensidad y agobio de la trama va “in crescendo” durante el metraje, en donde la cámara en movimiento acabará siguiendo al protagonista con nerviosismo realista durante las horas más ajetreadas de su vida, con una remarcada banda sonora que aporta una estresante atmósfera de fondo. Por supuesto, la violencia, a veces mostrada con bastante claridad, hará acto de presencia y también en el plano sexual Victori se muestra muy explícito y grosero, en la línea de la oscuridad que desprende toda su película. Mario Casas hace un loable papel como protagonista, creíble en su evolución si se asume la premisa inocente que da comienzo a su tenebrosa aventura. Además se le entiende bien al vocalizar, una asignatura que tenía pendiente el actor coruñés. Y le acompaña con solidez Elisabeth Larena en el papel de su hermana.
5/10

Mañana Martes 24

  • 16:50
  • 19:00
  • 21:30

Miércoles 25

  • 16:50
  • 19:00
  • 21:30
(2020) | 98 min.
Julio, profesor de conservatorio, lleva una vida en apariencia feliz, con su esposa, Ana, con la que tiene una hija preadolescente. Ana ha invitado a cenar los vecinos de arriba, la psicóloga Gloria y el bombero Brian, pues seis meses atrás les prometieron una cena por la ayuda prestada durante su mudanza. A Julio no le gusta nada la idea, pero como no logra que su mujer suspenda la invitación, decide que a los invitados les echará en cara el escándalo que arman cuando hacen el amor... El cineasta Cesc Gay siempre ha estado ligado al teatro, pues debutó con Krámpack, adaptación de un montaje de éxito sobre las tablas, y sus películas En la ciudad y Ficción bien pudieran haber dado lugar a sendas obras. Por eso no resulta sorprendente que debutara como autor y director de escena en 2015 con “Los vecinos de arriba”, con la que obtuvo elogiosas críticas. Tras Truman y la serie televisiva Félix adapta al cine aquella pieza, con un reparto nuevo. El punto de partida trae a la memoria Un dios salvaje, la obra de Yasmina Reza de 2006 que llevó al cine Roman Polanski, también sobre un encuentro entre dos parejas, salvo que allí tenían la finalidad de resolver el enfrentamiento entre sus hijos. En esta ocasión, la visión frívola y desinhibida de los vecinos sobre el sexo y las relaciones de pareja, hará que los anfitriones se replanteen el estado de su relación. En las agudas réplicas y contrarréplicas del texto predomina el humor, pese a que al final queda claro que se está pintando una situación dramática; impera una visión desencantada y amarga de la pareja tradicional, y sobre la superación del desgaste que producen los años. Cuesta mantener lo que realmente merece la pena. Quizás el dúo formado por Javier Cámara (actor fetiche de Gay), y la argentina poco conocida fuera de su país Griselda Siciliani (Me casé con un boludo) está muy por encima de sus competidores, Alberto San Juan y Belén Cuesta. Pero estos dos últimos cumplen y tiene mérito que todo el metraje esté sostenido en solitario por los cuatro. Sorprende la agilidad que los cuatro le dan a sus diálogos, sin que el metraje parezca apresurado.
6/10

Mañana Martes 24

  • 17:10
  • 19:05
  • 21:10

Miércoles 25

  • 17:10
  • 19:05
  • 21:10
(2020) | 119 min.
Pese a que el título original, Greenland, hace referencia a Groenlandia, lo que se explica después, la acción comienza en Atlanta (Georgia), donde el ingeniero estructural John Garrity trata de recuperar a su familia, ya que su esposa, Allison, le ha pedido la separación, pues ha cometido un terrible error. Así que acude a su casa para celebrar el cumpleaños de Nathan, su hijo diabético de corta edad, que sigue con pasión la noticia de que el extraño cometa Clarke se aproxima hacia la Tierra, si bien en principio no supone un peligro, según los científicos. Mientras está en el supermercado con el pequeño, para comprar algunos artículos que faltan para la fiesta, John recibe en su móvil una alerta presidencial: ha sido seleccionado para tomar un vuelo que saldrá en 48 horas, y le llevará con Allison y Nathan a un lugar seguro. Tras Objetivo: Washington D.C. el realizador Ric Roman Waugh, que antes fue especialista para escenas de acción, vuelve a dirigir un film protagonizado por Gerard Butler, pero muy distinto. Parece que se ha tomado como modelo el cine catastrofista de Roland Emmerich, en concreto la trama guarda muchas similitudes con su film 2012, donde también diversos privilegiados han logrado plaza en un lugar seguro para resguardarse de un desastre inminente. Pero trae a la memoria también otros títulos como Deep Impact, en la que otro cometa chocaba contra nuestro planeta, y se pueden extraer paralelismos bíblicos con el Pueblo Elegido por Dios, al estilo de Encuentros en la Tercera fase, pero no tan bien resueltos; se nota que el tal Waugh no tiene el talento de Steven Spielberg ni de lejos. De todo esto se puede colegir que la originalidad no supone el punto más sólido del largometraje. Pero el director logra un trabajo digno, que aprovecha un guión bien compuesto por Chris Sparling, que demostró su valía como autor de Buried (Enterrado), que hace hincapié en la importancia de la unidad familiar, y se toma su tiempo en retratar a los personajes, por lo que el espectador se implica en la trama. Se estrena en cines tras la pandemia del coronavirus, lo que provoca que el público se implique más en diversas situaciones, por ejemplo con los gestos de solidaridad de algún soldado o profesional sanitario. Como cabe suponer, se cuenta con extraordinarios efectos visuales de última generación. Por suerte, éstos se usan con cabeza, sin abusar. Ni Gerard Butler ni Morena Baccarin realizan trabajos dignos de premio, pero no desentonan, y se benefician de tener al lado al expresivo niño Roger Dale Floyd. En el reparto destaca el veterano Scott Glenn, en la piel del abuelo, un viudo creyente al que imprime una gran humanidad.
6/10

Mañana Martes 24

  • 17:15
  • 19:50
  • 21:00

Miércoles 25

  • 17:15
  • 19:50
  • 21:00
(2019) | 89 min.
Yacov Ronen es un judío neoyorquino que vive traumatizado. Un accidente le hizo abandonar la práctica de la ortodoxia judía y ahora lucha por reconducir su vida lejos de todo eso. Pero dar ese giro es socialmente problemático, ni siquiera sabe manejar bien un móvil, relacionarse mínimamente con una mujer… En esa situación la escasez económica le obliga a aceptar un trabajo que le propone un viejo conocido ortodoxo: se trata de hacer de “shomer” durante una noche, es decir, ha de velar el cadáver de un hombre que ha fallecido recientemente en su casa. Producto típico de la factoría Blumhouse, The Vigil (qué extraña manía de no traducir títulos que tienen traslación directa al español: La vigilia) esta rodado con escaso presupuesto, diría que con cuatro duros, prácticamente en una única localización interior y durante las horas nocturnas. Sigue así derroteros parecidos al de uno de los grandes éxitos de la casa, la saga de Paranormal Activity. Pero lamentablemente The Vigil no alcanza la calidad de muchas otras películas de la productora que ha revolucionado el cine de terror hollywoodiense en los últimos años. Plantea una historia con interés, la de los propios fantasmas personales, los traumas que nos llenan de dolor y no nos dejan avanzar. Aquí se juega bien con esa ¿metáfora?, asimilando el estado depresivo y angustiado con un demonio de la tradición judía que se adueña de los pobres humanos en pena. Sin embargo, es una lástima que el guión del debutante Keith Thomas no progrese como debiera. Durante todo el metraje el terror enseña los dientes, gracias a los trucajes tópicos del género –abuso del sonido, alucinaciones horribles, sustos fáciles, silencios eternos, apariciones sorpresivas…–, y aunque hay algún momento más original –ese crujir de huesos– se abusa de la reiteración, las ideas se extinguen muy pronto y se ofrece un pobre colofón. Mantiene, eso sí, una factura técnica correcta. Hay una puesta en escena opresiva, buen tratamiento fotográfico de la penumbra y un esfuerzo interpretativo bastante meritorio por parte del protagonista, Dave Davis, bien acompañado por la veterana e inquietante Lynn Cohen.
4/10

Mañana Martes 24

  • 20:25

Miércoles 25

  • 20:25
(2020) | 97 min.
Lily y su madre Helen se trasladan a vivir a casa de Adam, el hombre de quien Helen se ha enamorado, padre de tres hijos. Sus comienzos en el nuevo instituto serán traumáticos para Lily, pero encontrará la amistad de tres jovencitas, aprendices de bruja. Pronto Lily demostrará que la brujería es lo suyo y las cuatro amigas se harán inseparables. Jóvenes y brujas es una película que parece diseñada para satisfacer la tontería de jovencitas con poco, muy poco cerebro. Esta vez la compañía Blumhouse se ha columpiado a lo grande ofreciendo lo que más bien parece a un telefilm de los años ochenta, con unos efectos especiales vulgares y un argumento de lo más pobre que se recuerda, donde el guión no cuenta absolutamente nada, sin hilo narrativo, ni conflicto, ni nada que se le parezca. La hondura y el desarrollo de los personajes es inexistente y durante casi toda la película, asistimos a una continua reunión chicas de instituto, jijiji, jajaja, cuánto me divierto, qué malita soy, mira lo que hacemos, somos brujitas, etc., para después, sin comerlo ni beberlo, ofrecer como colofón una batalla de magia de lo más superficial y ridícula. Resulta, la verdad, poco comprensible que la directora y guionista Zoe Lister-Jones no haya dado para más, especialmente cuando a priori esta película era una puesta al día de su precedente noventero, Jóvenes y brujas, que ahora se sitúa años luz de distancia en cuanto a calidad, y eso que tampoco era para echar cohetes. Claramente ha pinchado en hueso la que había demostrado tener colmillo e imaginación en su debut tras las cámaras con Band Aid. Por destacar algo bueno podría comentarse la expresividad de la actriz Cailee Spaeny, que intenta, aunque sea en vano, que las cuitas de su personaje interesen algo.
3/10

Mañana Martes 24

  • 18:10

Miércoles 25

  • 18:10
(2020) | 90 min.

Cuatro parejas deciden ir a un retiro espiritual en un exclusivo resort del Caribe con el fin de salvar su relación y evitar una inminente separación. Para lograrlo, no solo deberán sobrepasar las insólitas pruebas creadas por dos destornillados gurús del amor, sino que sin imaginarlo, también se verán obligados a tener que salvar hasta sus propias vidas.

Mañana Martes 24

  • 16:45
  • 19:10
  • 21:20

Miércoles 25

  • 16:45
  • 19:10
  • 21:20
(2020) | 106 min.
Entretenida adaptación de la novela de Roald Dahl, que ya había sido llevada al cine en 1990 de la mano de Nicolas Roeg. En esta ocasión es Robert Zemeckis quien acomete la nueva aproximación, con un guión en el que ha intervenido también Guillermo del Toro, aunque no es fácil saber si el mexicano se sentirá muy identificado con el resultado final. El film, aunque no sea de animación, sigue la estela de cintas familiares de Zemeckis basadas en títulos más o menos clásicos, como Polar Express y Cuento de Navidad, que partía de Charles Dickens. Tras la muerte de sus padres en un accidente de automóvil, un chaval va a vivirse con su abuela. Y aunque el principio se encuentra embargado por la tristeza, el cariño de la yaya y su nueva mascota Daisy, un ratoncito, le levantan el ánimo. Además, los dos se van de vacaciones a un hotel de lujo para blancos ricachones, pero con la mala pata de que coinciden ahí con un congreso de brujas que odia a los niños, de modo que están empeñadas en transformarlos en ratones. Tenemos aquí una trama sencilla de aventuras, con un pequeño mensaje de fondo, hemos de estar contentos de cómo somos, incluso si somos... ¡ratones! Mientras tengamos el amor de los seres queridos y una familia, no hay problema. Esto está envuelto con diseño de producción de lujo, escenario y vestuario, más los efectos visuales, que Zemeckis siempre ha sabido aprovechar de modo excepcional, no solo para la parafernalia de Regreso al futuro, sino para dar un realismo histórico en Forrest Gump en la presencia de personajes históricos, o de mostrar personajes agujereados en La muerte os sienta tan bien, por citar unos pocos ejemplos. Aquí los rasgos que ocultan las brujas, en manos, pies o cuero cabelludo, tienen su gracia, al igual que las transformaciones de las personas en ratones, aunque la primera puede asustar a los más pequeños de la casa. También los actores dan peso específico a sus personajes, Octavia Spencer es la abuela que todos querríamos tener, y Anne Hathaway se lo pasa en grande como bruja muy bruja. Es menor la aportación de Stanley Tucci como el encargado del hotel, mientras que los niños como Jahzir Bruno sencillamente cumplen.
6/10

Mañana Martes 24

  • 16:05
  • 17:00
  • 18:25
  • 19:20
  • 21:15

Miércoles 25

  • 16:05
  • 17:00
  • 18:25
  • 19:20
  • 21:15