IMG-LOGO

Lista de cine

Las mejores películas de terror

Sobre todo, se debe procurar no ver ninguna de estas películas justo antes de irse a dormir, si se quiere conciliar el sueño.

Cualquier lector que haya pasado auténtico miedo con algún escalofriante título que no esté en la lista, que nos escriba a decine21@decine21.com, mientras todavía pueda teclear.

Mañana, puede ser demasiado tarde...

Las mejores películas de terror
(2019) | 111 min. | Terror Tráiler
Una pequeña localidad de Estados Unidos, en 1968, cuando el ex vicepresidente republicano Richard Nixon está a punto de enfrentarse en las elecciones al demócrata Hubert Humphrey. En Halloween, la joven aspirante a escritora Stella Nicholls, y sus amigos, llevan a Ramón, emigrante mexicano que les ha salvado de unos matones, a una auténtica mansión encantada, donde se supone que una tal Sarah envenenó a varios niños. Allí, Stella encontrará un libro, donde se escriben solos relatos con final trágico que se convierten en realidad. Creador en 2016 de la serie animada Trollhunters, inspirándose en experiencias personales de su infancia y otras fuentes, Guillermo del Toro quizás se sentía en deuda con el realizador noruego André Øvredal, responsable del falso documental Trollhunter, con el que no guarda relación, salvo por la presencia de las mismas criaturas fantásticas. Es posible que por esta razón haya decidido apadrinar su segundo trabajo estadounidense (tras la interesante La autopsia de Jane Doe), en este film en el que el mexicano ejerce como productor y creador de la historia original. Parte de una serie de libros, compuestos por historias independientes de terror, de Alvin Schwartz, que publicó el primero en 1981. En realidad el punto de partida del guión sirve como excusa para ir enlazando pequeños relatos de miedo procedentes de estos volúmenes, aunque también se introducen elementos de It (aquí también los protagonistas forman una pandilla juvenil, y se despierta la nostalgia con una ambientación del pasado, en este caso sesentera) y de las películas de los 80 de Amblin presentadas por Steven Spielberg. De La noche de los muertos vivientes, que los protagonistas contemplan en un autocine en el arranque, se hereda el afán de salpicar un relato fantaterrorífico de ciertas lecturas políticas, pues de aquí se deducen sobre todo una crítica a la Guerra de Vietnam –los jóvenes de la época eran reclutados en masa para acudir al frente– y también se habla de la discriminación hacia los emigrantes mexicanos, habiéndose filmado en la era Trump. Mantiene el interés del espectador, con una buena ambientación, y algún que otro susto bien construido, como el de la criatura bajo la cama. El reparto juvenil, encabezado por Zoe Margaret Colletti (desconocida con cierta experiencia en filmes como Annie) logra dar la suficiente entidad a sus personajes como para que preocupen al espectador. Encarna a su progenitor el carismático Dean Norris, cuñado de Walter White en Breaking Bad, que tiene una presencia muy secundaria.
6/10
(1957) | 81 min. | Ciencia ficción
Las películas sobre científicos que acaban siendo víctimas de sus propios experimentos tienen una larga tradición, a veces con ilustres referentes literarios. Ahí estan para demostrarlo los casos del Dr. Frankenstein o el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, los experimentos de El hombre invisible o la terrorífica historia de La mosca. En esta tradición se enmarca todo un clásico del género, entre la ciencia ficción y el terror, El increíble hombre menguante. En este caso las críticas se dirigen a los peligros derivados de la era atómica. El protagonista, Scott Carey, sufre los efectos de verse expuesto a una nube radioactiva. Para su desgracia, el bueno de Scott empieza a encoger paulatinamente de tamaño. Su mujer intenta ayudarle, y le hace una acogedora casa de muñecas. Pero la situación es horrible, y animales antes inofensivos como un gato o una araña, e instrumentos como unas tijeras, se convierten en elementos muy peligros cara a la supervivencia cotidiana. El film lo dirige Jack Arnold, con un guión del célebre escritor Richard Matheson, que adapta su propia novela. Fue el primer trabajo importante para el cine de Matheson, quien más tarde se convertiría en prolífico guionista de la mítica serie televisiva En los límites de la realidad, además de intervenir posteriormente en otros productos televisivos de misterio con formato parecido, o firmar el guión de El diablo sobre ruedas, de Steven Spielberg. Historia modesta, actores poco conocidos, efectos especiales repletos de ingenuidad (aunque en alguna ocasión se acude a las inevitables retroproyecciones, la mayoría de las veces el truco consiste en hacer decorados con los objetos mucho mayores que su tamaño real, entre los cuales se mueve el actor Grant Williams)... Y sin embargo, ah, la magia del cine, el conjunto funciona a la perfección, de modo que el film se ha convertido en un pequeño clásico. Más tarde la idea de personajes reducidos de tamaño se emplearía en filmes como Viaje alucinante, El chip prodigioso, Cariño, he encogido a los niños y La llave mágica. Aunque esa es otra historia, que debe ser contada en otra ocasión…
7/10
(2004) | 102 min. | Terror
Desde Seven y El silencio de los corderos, los thrillers de asesinos en serie suelen repetir el mismo esquema. Aquí, el argumento parte de una idea más o menos original. Aunque el asesino, un tipo poco recomendable conocido como ‘Puzzle’, piensa que está purificando la sociedad (como su ‘primo’ de Seven), no se toma la molestia de matar él mismo a sus víctimas. En vez de eso, les chantajea para que se maten entre ellos. Es lo que les pasa a Adam y Lawrence, dos desconocidos que se despiertan repentinamente encadenados en un baño. Han sido llevados hasta allí por el psicópata, que les enfrenta en un juego de supervivencia. El director y coguionista James Wan se excede en elementos sanguinarios y en la truculencia de los macabros juegos del asesino, y filma con un estilo videoclipero, pero logra mantener cierta tensión por las inesperadas reacciones de los personajes, y dosifica las sorpresas de la trama. Y aunque el mayor reclamo comercial es la presencia de Danny Glover (Arma letal) como el policía que investiga el caso, lo cierto es que su presencia es mínima. Su personaje apenas sale diez minutos, pues el film pone más énfasis en el retrato de las víctimas que en la investigación policial.
6/10
(1986) | 97 min. | Terror
Carretera al infierno provocó en 1986 más de una pesadilla. El film se inscribía en la tradición de historias de miedo que transcurre en esas interminables carreteras rectas donde apenas circula un alma, tan abundantes en Estados Unidos. Con una historia así, El diablo sobre ruedas (1971), dio el golpe Steven Spielberg cuando era un desconocido. Y títulos recientes como Nunca juegues con extraños (2001) y Jeepers Creepers (2002) siguen esta estela terrorífica. Incluso esta película dio lugar a una secuela en 2003, Carretera al infierno II. La película fue el debut de su director, Robert Harmon. Especialista en fotografía, Harmon dirigió un corto de casi media hora que se incluye en el DVD, como carta de presentación para poder debutar en el largo. En el reparto, además de a C. Thomas Howell y Rutger Hauer, se pudo a ver a la entonces desconocida Jennifer Jason Leigh.
6/10
(1925) | 93 min. | Drama | Romántico | Terror
Quizá la más popular de las versiones de la obra de Gaston Leroux. En ella el mítico Lon Chaney es el hombre de feo rostro, que oculta tras una máscara, y que vive en los sótanos de la ópera parisina. Sus esfuerzos por formar musicalmente a Christine, que alimenta el amor, chocan con un apuesto rival. Destaca el maquillaje del fantasma, obra del propio Chaney: su cara recuerda a una calavera, y una membrana en los ojos los deforma hasta asustar de veras.
7/10
(2004) | 97 min. | Terror
La enfermera Ana Clark es atacada en su casa por una niña zombie. Consigue escapar, pero descubre que en la calle reina el caos y que innumerables muertos vivientes siembran el pánico. Encuentra también algunos supervivientes: Kenneth es un oficial de policía negro; Michael, un joven vendedor de electrodomésticos; André es un tipo duro de la calle que protege a su esposa embarazada. El grupo se refugia en un centro comercial donde encuentran a otros humanos ocultos, con los que deben unir fuerzas para hacer frente a la horda que intentará ir a por ellos continuamente. Debut en el largometraje de Zack Snyder, un director publicitario de talento, a juzgar por la tajada que le saca en esta ocasión a un guión que en otras manos podría parecer trillado y vacío. Con sus impactantes imágenes, Snyder logra mantener el interés en una historia muy similar a la de cualquier película de zombies, que encima es un remake de una secuela. Se trata de una nueva versión de Zombie, la segunda parte de La noche de los muertos vivientes, que dirigió al igual que el original George A. Romero, que fue seguida de El día de los muertos, la tercera parte. A pesar de los excesos sangrientos al estilo “gore”, la cinta funciona por su oscura ambientación, su excelente reparto y la crítica al consumismo desmedido que se puede interpretar del hecho de que los personajes se queden atrapados en un centro comercial que pronto se revela como un inhóspito y desangelado lugar. También se puede ver como una metáfora de la actual sociedad estadounidense, unida ante el miedo por la amenaza exterior del terrorismo.
6/10
(1933) | 100 min. | Acción | Aventuras | Fantástico
Carl Denham, cineasta de prestigio en busca de una cara nueva, contrata a Ann Darrow, una ladronzuela, para un film de aventuras. El equipo de rodaje marcha a una isla remota, pero unos indígenas secuestran a Ann para entregarla a Kong, una colosal criatura que les tiene atemorizados. Ésta resulta ser un gorila gigantesco, como descubre Jack, rudo marinero enamorado de Ann. Obra clave del cine fantástico de todos los tiempos, revisitada recientemente por Peter Jackson. Los norteamericanos Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, solvente pareja de directores responsables de títulos como El malvado Zaroff, actualizaron el mito de ‘la bella y la bestia’ y convirtieron al gorila en icono cinematográfico. La idea fue del propio Cooper, inspirado por la llegada al zoo de Nueva York de los primeros dragones de Komodo capturados vivos, en 1926. El cineasta desarrolló la historia con el novelista Edgar Wallace. El film tuvo dos secuelas.
7/10
(1955) | 93 min. | Terror | Thriller | Drama
Es la única película dirigida por Charles Laughton. Al actor británico le bastó ponerse una vez tras la cámara para lograr una indiscutible obra maestra. Pero en 1955 el film no fue bien acogido, y sólo el paso de los años le concedió el mencionado estatus. La noche del cazador es un fascinante dibujo de los miedos infantiles. Ensoñación, cuento con ogros y hadas, título terrorífico y fábula moral. El film se basa en el libro de Davis Grubb, convertido en guión por James Agee; aunque según señala Mitchum en sus memorias, Laughton reescribió todo el libreto. Cuenta cómo un ladrón de bancos, padre de familia con dos hijos, los niños John y Pearl, les entrega antes de ir a la cárcel su precioso botín. El progenitor comparte celda con Harry Powell, charlatán que le sonsaca su secreto, aunque no el lugar exacto donde está el dinero. El padre muere, y Powell, bajo la capa de un predicador, se presenta a la viuda con el propósito de seducirla y hacerse con la pasta. Otro director habría servido un thriller quizá entretenido, pero rutinario y previsible. Con Laughton el relato adquiere resonancias insospechadas, casi míticas. Robert Mitchum, el reverendo, parece la maldad encarnada. Sus dedos, con las letras tatuadas que componen las palabras “hate” y “love” (odio y amor), recuerdan la lucha del bien y el mal. Su boca está llena de maldad e hipocresía, retuerce las Escrituras, usándolas a su antojo. Los niños, gracias a su inocencia, auténtico sexto sentido, advierten que Powell no es trigo limpio. Y emprenden una huida fantasmagórica en barca, en una noche de niebla donde la naturaleza parece acechar para cobrarse su presa infantil. El personaje de Mitchum tiene su contrapunto en Rachel Cooper, interpretada por la musa del pionero del cine Griffith, Lillian Gish. Ella, con el aspecto bondadoso de una benéfica hada, protege a los niños y les lee la Biblia (el pasaje de Moisés en su canastilla, que los otros niños piensan es el relato de la llegada de John y Pearl en su barca) antes de acostarse. De algún modo, con ella, los niños han encontrado un hogar, un lugar que pueden llamar “su casa”.
8/10
(2002) | 99 min. | Terror
Gracias a una arriesgada operación de trasplante de córnea, Mann recupera la vista, tras haber permanecido ciega desde los dos años. Pronto se da cuenta de que también percibe aterradores personajes desfigurados, que las demás personas no pueden ver, y que convierten su vida en una pesadilla. Por si fuera poco, se le aparecen además unas siniestras figuras de negro. Con el paso del tiempo aprende a darse cuenta de que estas últimas presagian muertes a punto de ocurrir. Al borde de la locura, Mann investiga la causa de las apariciones, para lo que viaja a Thailandia, al pueblo de Lynn, la chica que le donó su córnea. Descubre que era una adivina que presagiaba terribles desastres, pero que los habitantes del pueblo tenían miedo de sus palabras y no la escuchaban. Últimamente hacen furor en Japón las películas de terror, y algunos títulos han tenido repercusión mundial, especialmente The Ring, que tuvo dos secuelas y un remake americano. Ésta sigue los parámetros de su predecesora: en lugar de dejar abierto continuamente el grifo de la sangre artificial, uno de los grandes lastres del género en los últimos años, se busca el terror con una ambientación sugerente y una historia sólida. Sus responsables son dos gemelos tailandeses, los hermanos Pang, que se reparten las tareas de dirección al más puro estilo Coen. Su original estilo visual compensa que la trama recuerde demasiado a El sexto sentido, y propicia algún que otro susto para no dormir en varias semanas. El mismísimo Tom Cruise ha comprado los derechos para una versión americana, como hizo con Abre los ojos.
4/10
(2002) | 113 min. | Ciencia ficción | Terror
Un grupo de ecologistas británicos asalta un laboratorio donde se hacen experimentos con monos. ¡Craso error! Su intención era buena, liberar a los animalitos, pero no podían sospechar que se estaba experimentando con ellos un virus letal, que estimula la rabia hasta extremos insospechados. 28 días después, un tipo en coma despierta en la UCI de un hospital. No hay nadie allí, ni en las calles; el espectáculo de Londres desierto es sobrecogedor. Pronto sabrá que quedan pocos supervivientes, y que los infectados por el virus se han convertido en una especie de zombies, siempre sedientos de sangre. Aunque el trío Danny Boyle, Andrew Macdonald y Alex Garland sigue fiel a su esquema de “grupo de personas sometido a una situación límite” que ya empleó en La playa, aquí se bebe también de clásicos varios del cine fantástico, los más evidentes La noche de los muertos vivientes y El último hombre… vivo. Boyle se revela, al igual que en Trainspotting, como un director de gran sentido visual (la gota de sangre que cae por culpa de un cuervo, la esperanza en el cielo entre las ramas de un árbol, las vallas publicitarias de caras sonrientes en las calles desiertes…), y también como creador de atmósferas desasosegantes. Aquí, recurriendo al vídeo digital, que le permite una gran versatilidad, nos pone a los espectadores con el corazón en un puño.
6/10
(2001) | 101 min. | Terror
Un nuevo terror oriental está de moda. El creador de The Ring, vuelve a contar con una novela de Koji Suzuki para pergeñar un sólido producto con las mismas características. Una mujer que lucha por mantener la custodia de su hija, se traslada a vivir a un lúgubre apartamento de un solitario bloque de pisos. Allí acontecen cosas raras relacionadas con el agua: goteras, grifos que se abren, impurezas. Poco a poco descubre que esos sucesos pueden estar relacionados con una niña desaparecida allí hace unos años… Nakata sabe crear miedo con lo más vulgar. Si antes fue una cinta de vídeo, ahora algo tan cotidiano como el agua provoca una inquietud angustiosa. No le hace falta sangre para aterrorizar, el agua basta. Y si ésta sale del grifo con un cabello, el espanto es ya superlativo. Las tomas de la lluvia torrencial son tan bellas como lóbregas. La escena del ascensor, inolvidable.
6/10
(2002) | 102 min. | Thriller
El plano con que se inicia Señales es un magnífico botón de muestra del dominio de la narrativa cinematográfica alcanzado por el director y guionista de origen hindú M. Night Shyamalan. Vemos en una mesita de noche una foto de rostros sonrientes, un clérigo rodeado de su familia. De pronto el clérigo, que está acostado en la cama, se despierta sobresaltado de una pesadilla. Al incorporarse, la fotografía queda oculta. De modo gráfico no exento de intriga, Shyamalan resume el tema de la película: la angustia de una familia, apagada tras la muerte de la madre en accidente de tráfico. Acontecimiento especialmente traumático para el padre Graham Hess, pastor presbiteriano que ha visto removidos los cimientos de su fe, hasta el punto de colgar el traje clerical. Y lo que le sostiene, el amor a sus dos hijos, parece no acabar de bastar. Aunque le eche una mano su hermano Ferrill, que generosamente se ha venido a vivir con ellos. Una lectura superficial del film podría llevar a definirlo como la versión Shyamalan de Encuentros en la tercera fase. Pero las señales que aparecen en los campos de maíz de Graham, y que provocan la desazón mundial (¿será un fraude?, ¿constituyen las pistas de aterrizaje de una invasión alienígena?) no son un puro divertimento ni una especulación vacía. El director filma con extraordinaria fuerza, planifica con ángulos novedosos. Crea atmósferas inquietantes, apoyado en la banda sonora y en los efectos de sonido. Y hace mil y una variaciones sobre un mismo tema, la incomunicación, mal endémico, de modo paradójico, en nuestra sociedad mediática. Aunque los filmes de Shyamalan tienen una veta indudablemente sobrenatural, resulta decisivo también el cuidado de su aspecto realista. Están llenos de pequeños detalles cotidianos, y de golpes de humor (el uso que se hace en el film del papel de plata no tiene precio), que para nada están metidos con calzador. El director asegura que “las películas sobrenaturales suelen tener una especie de pliego de descargos al principio, que viene a decir algo así como que nada de lo que van a ver es real, etcétera, etcétera. Yo intento prescindir de ese etcétera, etcétera.”
7/10
(1960) | 75 min. | Terror | Ciencia ficción
Por razones ignotas, los habitantes de un pueblo caen en un profundo sopor. Tras despertar, las mujeres en edad de procrear están embarazadas. Los niños que nacen tienen gran inteligencia, ausencia de emociones, pelo albino y ojos fosforescentes. El ‘padre’ de uno, cual moderno Dr. Frankenstein, desea investigar sus cualidades, aunque otros los ven como una amenaza. Clásico de la ciencia ficción de serie B, coescrito por Stirling Silliphant. Crea una atmósfera desasosegante, jugando a la inversión de los sentimientos que despiertan habitualmente los niños.
6/10
(2001) | 100 min. | Terror Tráiler
Un apartado caserón victoriano en la isla de Jersey. Es el año 1945, y la Segunda Guerra Mundial acaba de concluir. Grace vive con sus dos hijos en forzada reclusión. El marido fue a combatir, y no ha vuelto. Los chicos sufren una rara enfermedad: no puede exponerse a la luz del día, y deben vivir en perpetua penumbra. Su madre, sobreprotectora, pone todos los medios para que estén a gusto. Abre y cierra puertas para evitar los rayos de luz fatal. Y los educa lo mejor que puede, dentro de unos estrictos principios religiosos, a veces poco meditados. La llegada de tres nuevos sirvientes va a alterar la vida de tan peculiar familia. ¿Están tramando algo? ¿Tienen algo que ver con los extraños ruidos que se oyen en la casa, producidos por “los otros”? Inquietante y terrorífico film de Alejandro Amenábar, que sabe asustar sin acudir a las sanguinolencias al uso. El joven director (y guionista, y autor de la banda sonora) demuestra una vez más ser un maestro en la creación de atmósferas. Sabe agarrar al espectador y encerrarlo con Nicole Kidman y sus retoños en el siniestro caserón donde transcurre la película, para erizarnos el cabello a su antojo. Amenábar reconoce que de niño le gustaba imaginar historias de casas encantadas y extraños fantasmas. Y que las pelis de miedo como La semilla del diablo, Alien, el octavo pasajero, La noche del cazador, Seven y El silencio de los corderos le chiflan. Así las cosas, se ha despachado a gusto en este film. Quizá otra referencia inevitable es Alfred Hitchcock, el mago del suspense. Hasta el hecho de convertir a Nicole Kidman en una mujer rubia asustada, un poco a lo Grace Kelly, nos remite a las célebres rubias que poblaron las películas del mago del suspense.   Los otros es la película española que más éxito ha tenido en Estados Unidos hasta la fecha. Su recaudación en ese país ha rozado los 100 millones de dólares, y logró mantenerse con gran mérito entre las diez más vistas durante varias semanas. Lo suyo no fue el clásico arrase el primer fin de semana, para luego caer en picado, cuando se corre la voz de que el film no es bueno. Todo lo contrario: mantuvo una recaudación constante durante varias semanas, señal inequívoca de que funcionó bien el “boca-a-oreja” de que se trataba una estupenda película. Amenábar volvió a repetir el éxito de los Goya que ya tuvo con Tesis: ocho premios, incluidos el de mejor película, director y guión.
7/10
(2001) | 90 min. | Terror
Peli de miedo producida por Francis Ford Coppola. Lo mejor, la primera media hora, de suspense notable. Es la parte del viaje de dos hermanos, chico y chica, que van en coche por una carretera poco transitada. Un amenazador camión les atosiga, al más puro estilo de El diablo sobre ruedas de Steven Spielberg. En una parada, ven de refilón al conductor, arrojando unos bultos a un pozo. ¿Serán unos cadáveres? Los jóvenes se debaten entre investigar u olvidar el tema. Victor Salva se pierde un poco al enseñar su criatura, una especie de zombi patoso. El film empieza a parecerse entonces a otros títulos de monstruos y demonios sedientos de sangre. Sólo algún detalle ingenioso (las llamadas telefónicas donde suena una canción) sobresale. Esto no ha impedido el éxito del film. Hasta el punto de que existe una resultona segunda parte, Jeepers Creepers 2, donde el zombi trata de merendarse a los viajeros de un autobús, los jugadores de un equipo de baloncesto y su grupo de animadoras.
4/10
(1965) | 109 min. | Drama | Thriller
Carol Ledoux vive en un apartamento de alquiler sobreprotegida por su hermana. Cuando ésta inicia una relación con un joven, la situación despierta celos desorbitados. Roman Polanski describe en profundidad a un personaje esquizofrénico, apoyado en una atmósfera inquietante, con pasajes casi oníricos, y en un trabajo formidable de una jovencita y hermosa Catherine Deneuve.
7/10
(1976) | 100 min. | Terror
Los que se enfrentan a Freddy Krueger al menos saben que tienen que huir de él nada más verle la cara. Por el contrario, en esta ocasión, la amenaza se oculta con el rostro de unos niños aparentemente encantadores. Son los habitantes de una isla mediterránea, donde tiene la desgracia de recaer un matrimonio británico. Uno de los clásicos por excelencia del terror hispano, dirigido por Narciso Ibáñez Serrador, autor de La residencia y el célebre concurso televisivo "1, 2, 3".
6/10
(1973) | 133 min. | Terror
Uno de los films más terroríficos de todos los tiempos, basado en la novela de William Peter Blatty. Una niña presenta extraños síntomas físicos y mentales. Los médicos no tienen respuesta para su mal. Entonces su madre, no creyente, empieza a preguntarse si su hija estará poseída por el diablo. El padre Karras, un joven sacerdote, trata de ayudarla. Pero quizá el caso le venga demasiado grande. La fuerza de este impactante film dirigido por William Friedkin en 1973 reside en mostrar con verosimilitud un caso de posesión diabólica y los ritos católicos de exorcismo para lograr su expulsión. El buscado realismo penetra hasta los tuétanos del espectador, provocándole escalofríos. Las nuevas escenas recuperadas (11 minutos) ni añaden ni quitan nada destacable a una película que ya es un clásico por derecho propio; pero la copia es sin duda excelente, con un magnífico sonido. La llegada del padre Merrin, un veterano luchador contra el demonio (magnífico Max Von Sydow), hace que el film crezca en el sorprendente desenlace.
8/10
(1962) | 129 min. | Thriller | Drama
Es la historia de las hermanas Hudson, la niña prodigio Baby Jane (Bette Davis), y Blanche (Joan Crawford). Baby Jane es una ex-niña prodigio que quiere regresar a 1917, en la cumbre de su fama y, con su vestido blanco de encaje, volver a cantar "I have written a letter to daddy". Blanche es una gran estrella del cine que quedó paralítica por culpa de su hermana, que la mantiene aislada en su habitación, ocultándole las cartas de sus admiradores y poniéndole pájaros y ratas muertas en la comida... Blanche trata de cuidar de su hermana, alcohólica y desequilibrada. Con esta película, Robert Aldrich se plantea una producción barata tras el desastre de Sodoma y Gomorra. La idea parte de un guión de Lukas Heller, sobre una novela de Henry Farrell, y piensa en pocos decorados y escasos personajes. Su gran acierto es confiar en dos grandes estrellas de otra época, que realizan una interpretaciones fascinantes. Con ¿Qué fue de Baby Jane?, Aldrich crea un subgénero con características propias. Combinación de melodrama y thriller de intriga policíaca que desemboca en la intriga y en el terror.
7/10
(1976) | 94 min. | Terror | Drama
Brian De Palma marcó una época con este film de terror adolescente filmado con mano firme y con un dominio imponente delritmo narrativo, donde la tensión dramática (y trágica) va creciendo hasta la catártico y brutal desenlace. Incluido el sustito final, mil veces repetido posteriormente. Carrie es una joven de buen corazón, pero que vive apocada debido a su psicótica madre, una fanática religiosa que tiene casi encerrada y enclaustrada a su hija, y para quien cualquier cosa que no sea rezar está prohibida. Por su carácter retraído, Carrie no encuentra tampoco compañía entre sus compañeros de instituto, que, con salvadas excepciones, le ponen la vida todavía más difícil. Pero Carrie tiene un extraño don, la telekinesis, por el que puede mover los objetos sólo con el pensamiento. Una jovencísima Sissy Spacek compone una protagonista perfecta, inquietante. La película supuso también uno de los primeros papeles importantes de John Travolta.
7/10