LIBROS
“Guía del cine”, de Carlos Aguilar

Guía del cine (Carlos Aguilar, Cátedra, 2.030 págs)

Se cumplen casi 30 años de la publicación de la “Gran Enciclopedia del video-cine” de Carlos Aguilar, precedente de esta indispensable obra de consulta en castellano, que en su forma actual alcanza su quinta edición, corregida y aumentada con respecto a sus predecesoras, como cabía esperar. En eras de internet, donde abundan los lugares de consulta en la red (incluido decine21.com, por supuesto), actualizables con relativa facilidad, una de las virtudes de la obra es la coherencia que sabe dar al conjunto el autor.

Estamos ante un completo diccionario de películas, más de 25.000 títulos ordenados alfabéticamente por su título en castellano, aunque también pueden consultarse por su título original, además de que se incluye un índice de directores con su filmografía ordenada cronológicamente.

Cada film, que tiene una pequeña ficha técnica, se resume en media docena de apretadas líneas, y el mérito del autor es condensar una breve descripción del argumento con otra también breve valoración, de modo que el lector se hará una idea aproximada de la película consultada, dentro de los límites que tiene un diccionario de estas características, y del inevitable subjetivismo de quien escribe, con quien puede estarse de acuerdo o no, pues su opinión sobre algunos cineastas puede ser algo radical.

Así, por dar un ejemplo de los más suaves, quizá no todo el mundo comparta plenamente lo que se dice de El padrino: “Intento de plasmar la historia de una América moderna a través de una familia mafiosa de origen italiano. Basándose en la novela de Mario Puzo, que aparece en los títulos de crédito como coguionista, la película continuamente procura fundir rasgos del cine norteamericano clásico con características propias del cine europeo de la época, obteniendo resultados un tanto forzados [el subrayado es mío]; con todo, alcanzó un enorme éxito crítico y comercial.”

Ilustra la portada del libro una imagen de Aguirre, la cólera de Dios, que como cabe imaginar, merece un comentario muy elogioso que comparto, donde Aguilar asevera que es “la revelación a escala mundial de Werner Herzog y uno de los films más embriagadoramente arrebatadores del cine moderno, inagotable por muchos visionados a los que se le someta”.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit