IMG-LOGO

Lista de cine

Las 100 mejores comedias españolas

En España hemos destacado en todos los terrenos cinematográficos, últimamente abunda el cine de terror y el thriller de calidad, y hasta hemos rodado algún título bélico decente.

Pero no cabe duda de que si hubiera que escoger un género nacional, todo el mundo estaría de acuerdo en que habría que quedarse con la comedia, nos gusta reír, incluso de nuestros grandes problemas. Recopilamos las 100 mejores comedias españolas de todos los tiempos, con el deseo de que todos podamos echarnos unas buenas risas. No todas son perfectas, pero se agradece el intento.

Las 100 mejores comedias españolas
(1945) | 92 min. | Comedia
Comedia clave dentro del cine español y demostración palpable del inmenso talento atesorado por su autor, conocedor de los resortes de éxito y ritmo del cine americano con el que tuvo bastante contacto desde su estancia en Hollywood en 1928. El film cuenta cómo una viuda conoce en un tren a una adivina que le cuenta su historia: de cómo pasó una aburrida vida en compañía de un hombre cuando, en realidad, el destino le podría haber brindado la oportunidad de tener una existencia muy distinta. Una fábula sentimental sobre las pequeñas causas y los grandes efectos, que logró ganar el premio al mejor guión por el Círculo de Escritores Cinematográficos. No es para menos, después de conocer la importancia que Neville otorgaba a este apartado: “El guión es lo fundamental, más importante que la dirección y que todo. La obra, el diálogo, es lo que contiene el nervio de la película”. Poco debió aprender de estas palabras Gerardo Vera cuando, en 1992, dirigió una nueva versión de este argumento en Una mujer bajo la lluvia, cuyo único dato positivo es la aparición de Conchita Montes en un breve papel.
9/10
(1944) | 120 min. | Comedia
Arturo Salazar es un joven millonario al que le van estupendamente los negocios. Como desea emparentarse con alguien de sangre noble, pide ayuda a un amigo aristócrata para que le busque novia. Éste piensa que alguien de su propia familia podría valer, ya que están arruinados... El prestigioso director Juan de Orduña (Locura de amor) ofrece una amable comedia que no acaba de desembarazarse del estilo teatral del que procede. El reparto es brillante.
5/10
(1955) | 92 min. | Comedia
Encantadora recreación de los comienzos radiofónicos en España. Hay películas entrañables, pero pocas como ésta del talentoso José Luis Sáenz de Heredia (Raza). En ella se narran tres concursos radiofónicos enlazados por el locutor Gabriel y su prometida. La mezcla de la mecánica del programa, de los divertidos gags provocados por los concusantes y de las vidas de los protagonistas, hacen del film una de las obras más paradigmáticas de la sociedad española de posguerra. Quien no suelte una lagrimita en el episodio final del maestro es que no tiene corazón.
7/10
(1950) | 85 min. | Comedia
Brillante comedia escrita y dirigida por Edgar Neville, a medio camino entre el neorrealismo y la farsa, que se convirtió en una de las películas favoritas del escritor Azorín. En su argumento, Fernando (Fernando Fernán Gómez, en una de sus creaciones más recordadas) es un soldado de caballería que se entera de que su regimiento va a ser motorizado y que, por lo tanto, los caballos serán vendidos para que sean usados en las plazas de toros. Hay que tener en cuenta que, en esa época, los caballos de los picadores carecían de protección, y que muchos de ellos morían por asta de toro. Fernando tiene un enorme cariño a uno de sus caballos, así que decide gastarse los ahorros de su boda en comprarlo. Cuando llega a Madrid con el animal encontrará numerosos problemas para mantenerlo. Humor y crítica social unidos en un paisaje urbano que convierte a Madrid en parte esencial de la historia. El Círculo de Escritores Cinematográficos premió a Neville como guionista y a Fernán Gómez como mejor actor protagonista.
9/10
(1943) | 109 min. | Comedia
Uno de los títulos más representados en la historia del teatro español, procedente de la inteligencia de Enrique Jardiel Poncela, que consiguió una obra casi perfecta comenzando por su título. Rafael Gil cosechó un gran éxito en pantalla llevando el argumento a su terreno de cine social y personajes creíbles, mezclando la comedia con el cine negro en una fusión de contrastes ciertamente ingenioso. El Sindicato Nacional del Espectáculo la consideró la 4ª mejor película del año. Tras sus estudios en el extranjero, Fernando regresa a su casa. Allí tendrá que hacerse cargo de una misteriosa misión que, a través de una carta, le encomienda su difunto padre: encontrar al culpable de la muerte de su amante. En sus pesquisas, Fernando encontrará todo tipo de extraños tipos más cercanos a la locura que lo que él hubiese imaginado.
8/10
(1953) | 84 min. | Comedia
Película conjunta de dos pesos pesados de nuestro cine, Berlanga y Bardem, que ya habían coescrito Bienvenido, Mr. Marshall. En ella un modesto matrimonio gana un concurso.
5/10
(1953) | 85 min. | Comedia
Villar del Campo... perdón, del Río. Un pueblecito castellano, como cualquier otro. Son los años cincuenta, y la llegada del delegado del gobierno revoluciona el lugar. Los americanos están de visita en España, cargaditos de dólares. El plan Marshall está ayudando a reconstruir a una Europa castigada por la guerra, y hay esperanzas de que también los españoles reciban un buen pellizco. Todos los pueblos de la zona están haciendo preparativos para agasajar a los visitantes. Las ideas para hacerlo –banderitas, fuegos artificiales, fuentes con chorrito...– no son demasiado originales. Pero en Villar del Río cuentan con el asesoramiento del representante de la folklórica Carmen Vargas, que ha montado muchos espectáculos en Boston, y que tiene una idea ‘genial’: maquillar el pueblo al más puro estilo andaluz, para responder a la idea algo ‘sui generis’ que en Estados Unidos tienen de España. En 1951 Juan Antonio Bardem y Luis García Berlanga habían escrito y dirigido a cuatro manos Esa pareja feliz. Al año siguiente repitieron colaboración en el guión, con la ayuda de Miguel Mihura, bajo la batuta única de director de Berlanga, en Bienvenido Mister Marshall Resulta curioso observar cómo Berlanga y Bardem realizaron sus mejores trabajos durante el franquismo, y es que la censura reinante les obligaba a aguzar el ingenio, como en la escena del discurso, parodia nada velada de las soflamas de Franco. El blanco de su inteligente crítica era la exclusión de España de los planes de reconstrucción de Europa, y el resultado, lejos de la amargura, fue una comedia entrañable, agridulce, que no dejaba de ser mordaz. Esos Estados Unidos, que en el imaginario colectivo ofrecían un panorama tan variado e ilusionante –mostrado en el sueño de los habitantes del pueblo, que abarcaba desde el Ku Klux Klan, los gángsters y la caza de brujas hasta los indios nativos, pasando por los vaqueros del viejo oeste que se paseaban por el ‘saloon’ hablando en un macarrónico inglés–, acababan pasando de largo, sin dejar huella, un sueño roto que  sólo había ocasionado gastos, cuando de verdad se necesitaba su ayuda. La imagen en el suelo de una triste banderola con sus barras y estrellas, arrastrada por el agua de la lluvia, resultaba bien elocuente. El film acertó con la voz del narrador, Fernando Rey, que mostraba la vida cotidiana de los lugareños, su vida dura y sus esperanzas, al estilo de Thornton Wilder en Sinfonía de la ciudad, permitiéndose audacias como la congelación de la imagen, para reclamar tal o cual plano de detalle de alguien en particular. En el reparto destacaban Pepe Isbert, el alcalde, y Manolo Morán, el representante, pero se trataba en realidad de una interpretación intensamente coral, donde estaban representados con aciertos diversos tipos humanos: el cura, el boticario, el secretario del ayuntamiento, la maestra, el empollón de la clase, la folklórica, el pregonero, el humilde campesino, el orgulloso hidalgo...
8/10
(1961) | 89 min. | Comedia
Cuatro años después de dirigir Los jueves, milagro, Luis García Berlanga estrenó Plácido, hoy en día considerada una de sus mejores películas, integrante de la gran terna del director valenciano, junto con Bienvenido Mr. Marshall (1953) y El verdugo (1963). En este caso, la historia acontece durante la tarde de un día de Navidad en una ciudad de provincias. Los pudientes del lugar han organizado grandes festejos bajo el lema "siente un pobre a su mesa". Los actos incluyen una gran cabalgata con actrices llegadas de Madrid, y un sorteo promovido por la marca Cocinex. La idea es promover entre los ciudadanos que ese día la caridad ha de reinar en cada hogar. Entre toda la gente implicada destacan Quintanilla, encargado de la organización, y Plácido, un transportista que anda de un lado para otro intentando pagar la primera letra de su carricoche recién adquirido. Como es habitual en su cine, Berlanga y su guionista Rafael Azcona, pergeñan una aguda aunque sutil crítica social de la España de la época, en donde la disparidad entre pobres y ricos no se podía, aunque se quisiera, ocultar con una caridad ficticia. La película está plagada de personajes entrañables, auténticos, pero Berlanga les llena de sibilina hipocresía al hacerles caer en una caridad oficial, ridícula, vacía de verdadero sentido. Resulta muy original la larga secuencia del enfermo del corazón en casa de los Helguera, rodada y planificada con una pericia impresionante, y que ofrece una crítica mordaz tanto de la filantropía falsa como de la chata idea de la religión que reinaba entre las "beatas" lugareñas. Al menos, ésa es la limitada visión del escéptico Berlanga... Los diálogos se solapan con gran realismo y rapidez, y los momentos cómicos son variadísimos. Destaca sobremanera un impresionante José Luis López Vázquez, cuyo resfriado es claramente heredero del que un año antes tenía Jack Lemmon en El apartamento. Y muy gracioso resulta el pobre comilón interpretado por Luis Ciges.
8/10
(1963) | 75 min. | Comedia
Amadeo es un verdugo que acaba de jubilarse. Su hija Carmen no encuentra novio por la macabra profesión de su padre. Finalmente se queda embarazada de José Luis, un empleado de pompas fúnebres que tampoco encontraba pareja por su trabajo. A Amadeo le van a conceder un piso por su condición de funcionario, pero sabe que cuando se lo entreguen ya estará jubilado. Tratará de convencer a José Luis para que acepte convertirse en su sustituto como verdugo, lo que les permitirá conservar el inmueble. Le promete que no tendrá que matar a nadie. Pero cuando se hace cargo del puesto, llega una orden de ejecución, lo que asusta terriblemente y se plantea dimitir aunque esto signifique que se quedará en la calle. Comedia negra que sin duda es una de las mejores películas de Luis García Berlanga, junto con Bienvenido Mister Marshall y Plácido. El realizador aprovecha un inspirado guión de Rafael Azcona que lanza una clara crítica contra la pena de muerte, pero también describe problemas de la España de la época, como la dificultad para acceder a una vivienda, la burocratización, etc. También describe fenómenos como el turismo emergente del momento. Según el propio Berlanga también quería tratar la dificultad del ciudadano para seguir su propio camino en libertad. "Lo importante en la historia es, a mi juicio, la facilidad con que el hombre contemporáneo acaba cediendo a los condicionamientos sociales, se trague inconscientemente -o quizá no- los elementales cebos que las circunstancias le tienden y quede así, sujeto a las garras de un estado de vida que no es el que íntimamente habría deseado", comentó el realizador. Como curiosidad, el director valenciano ha contado en más de una ocasión que la censura le hizo eliminar el sonido de los hierros del garrote vil, que el verdugo lleva en su maleta. Genial la escena de la cueva de Mallorca, con los guardias civiles gritando en las grutas el nombre "José-Luis-Rodríguez". En el reparto destaca especialmente el gran José Isbert, que imprime gran humanidad y humor a su peculiar personaje de Amadeo. Le acompañan unos correctos Nino Manfredi y Emma Penella, e inspirados secundarios como José Luis López Vázquez, María Luisa Ponte, Alfredo Landa y Chus Lampreave. A nivel técnico, destaca la inspirada fotografía del italiano Tonino delli Colli, operador habitual del cine de Pier Paolo Pasolini.
8/10
(1978) | 95 min. | Comedia
Despiadada crítica sobre los estertores del régimen franquista en una exhibición del cine de Berlanga y Azcona, con memorables planos secuencia y diálogos que no dejaban títere con cabeza sobre algunos temas –ejército, religión, dictadura– hasta entonces intocables en España. Su acción tiene lugar a comienzos de los años 70, cuando el industrial catalán Jaume Canivell llega a Madrid para participar en una cacería donde también están presentes personas muy bien relacionadas con el Pardo. Lo que pretende Canivell es que un futuro ministro que participa en la caza le financie su proyecto de porteros automáticos. Con un antológico José Sazatornil al frente, tiene uno de los mejores repartos de todo nuestro cine con Agustín González, Mónica Randall, José Luis López Vázquez y un recuperado Luis Escobar como el pervertido e inolvidable marqués de Leguineche. Todo un éxito de público aupado también por críticas como la de un revanchista Fernando Trueba en El País: 'Un filme directo, sin concesiones, salvaje, en el que se destapa y tortura a quienes, durante 40 años, nos han estado haciendo la puñeta'.
5/10
(1985) | 117 min. | Comedia
En plena Guerra Civil española unos soldados republicanos planean robar la vaquilla que el pueblo enemigo cocinará en el banquete de la fiesta en honor a la Virgen de Agosto. Esto echaría al traste los festejos, pero animaría a las tropas que sufren escasez de alimentos debido a la guerra. Comedia al más puro estilo del equipo formado por Luis García Berlanga y Rafael Azcona, ambientada en la Guerra Civil y con moraleja de fondo. Hay algunos aspectos tópicos, como las caracterizaciones del comandante franquista (Agustín González), del marqués o del cura, con el anticlericalismo propio de Berlanga, y también excesiva tendencia a la grosería burda. De todas maneras, el tono cómico resta seriedad y maniqueísmo a la visión de la época. La odisea del intento de rapto de la vaca es la parte más divertida del film, que cuenta entre el reparto con actores de la talla de Alfredo Landa, José Sacristán o María Luisa Ponte.
6/10
(1959) | 87 min. | Comedia
Los talentos de Rafael Azcona y Marco Ferreri se unen para pintar, con trazos de humor negro, un cuadro de la sociedad española de los años 50. El tiempo pasa, pero los problemas e ilusiones de entonces, siguen siendo los de ahora. En El pisito, una pareja de novios de condición humilde busca vivienda para poder casarse. Él acabará planteándose un primer matrimonio con una anciana, con la esperanza de heredar pronto el piso del que ella es propietaria.  Rafael Azcona trabajaba en la publicación humorística "La codorniz", y nunca había tenido relación con el cine, cuando el italiano Marco Ferreri, inicialmente productor, le requirió para trabajar juntos. Tras diversos proyectos tumbados por la censura, pudieron hacer El pisito, basado en una novela del propio Azcona.
6/10
(1960) | 85 min. | Comedia
Los talentos de Rafael Azcona y Marco Ferreri se unen para pintar, con trazos de humor negro, un cuadro de la sociedad española de los años 50. El tiempo pasa, pero los problemas e ilusiones de entonces, siguen siendo los de ahora. En El cochecito tenemos a un anciano, que anhela hacerse con un cochecito de inválido para desplazarse a sus anchas por Madrid; y para conseguirlo recurrirá a todo tipo de artimañas. Clásico entrañable.
6/10
(1958) | 90 min. | Comedia
Antonio y Josefina son una pareja que, tras acabar la carrera, ella de doctora y él de abogado, buscan trabajo para poder comprarse un piso y vivir juntos, pero ambas cosas están tremendamente complicadas. Uno de los mejores trabajos de Fernando Fernán Gómez en los años 50, que destaca entre los varios títulos que protagonizó con Analía Gadé.
6/10
(1959) | 102 min. | Comedia
Josefina y Antonio sobreviven desde su boda gracias al sueldo como abogado de él y el que gana ella en el hospital. Aún así, les entran dudas y temores cuando reciben la noticia de que Josefina está embarazada de su primer hijo. Antonio se introduce en el mundo de la mafia, en busca de clientes a los que ofrecer sus servicios. Uno de los mejores trabajos de Fernando Fernán Gómez como director, de los protagonizados por él mismo con Analía Gadé. Describe con mucha frescura a personajes muy característicos de la época.
6/10
(1959) | 88 min. | Comedia | Romántico
El mismísimo San Valentín baja del cielo el 14 de febrero para cumplir los deseos amorosos de varias parejas. Manolo está enamorado de Luisa, pero ésta trabaja como manicurista, hecho que provoca los celos de Manolo. Antonio es un zapatero aficionado al fútbol, cosa que no le hace mucha gracia a Conchita porque piensa que le quita tiempo para estar con ella, y por su parte María José es una joven rica que espera ilusionada a su príncipe azul. Comedia de Fernando Palacios con aires caprianos, y una de las películas españolas más célebres de los años 50. Con un reparto donde destacan Tony Leblanc, Concha Velasco, Antonio Casal, Manolo Gómez Bur y el argentino George Rigaud, el film es una cinta románticona donde el amor es el leit-motiv que mueve a sus personajes. Ya sean celos, envidias, o sueños, los protagonistas anhelan por encima de todo estar con su media naranja.
5/10
(1957) | 75 min. | Comedia
Spanish Way of Life. En un partido de fútbol Miguel le da un puñetazo al campeón español de boxeo y su vida da un giro de 180 grados. Humor y amor con un genial desenlace y un reparto a la altura.
6/10
(1956) | 83 min. | Comedia
El ilustre secundario Manolo Morán protagonizó esta entrañable cinta, todo un clásico del cine español. Morán interpreta a Manolo Martínez, guardia urbano muy apreciado por sus conciudadanos que siempre quiso tener un hijo, y finalmente decidió adoptar. A pesar de su avanzada edad, su mujer le anuncia que está embarazada contra todo pronóstico. Pero Paloma, la hija adoptiva tiene miedo de perder el cariño que hasta entonces le habían dispensado. Ciertamente, el argumento es sencillo, pero apela a los buenos sentimientos y tiene un mensaje positivo. Además, elevan sustancialmente la calidad del producto las inspiradas interpretaciones de Morán, y el resto de grandes actores y actrices. Sobresale el gran José Isbert, como Don Andrés, un cura apasionado de las quinielas. Ofrece también grandes dosis de costumbrismo en su descripción de la época y la posibilidad de contemplar el Madrid de los años 50, con localizaciones de gran interés, como la Plaza de Cibeles, donde Manolo vigila el tráfico.
6/10
(1958) | 83 min. | Comedia
Cuatro jovencitas madrileñas están a punto de postular para la Cruz Roja en la "jornada de la banderita". Hucha en mano, las cuatro protagonistas vivirán todo tipo de situaciones, algunas de ellas de lo más disparatado. Clásico del cine español, al igual que lo es la canción homónima que para él compusiera Augusto Algueró hijo. Una jovencita Concha Velasco alcanzó la fama nacional gracias a su interpretación de Paloma.
5/10